El dólar se encuentra sólido

Se han publicado artículos sobre la desaparición o debilidad del dólar no sin preocuparme porque el gobierno de Washington, el momento que tenga que comprar otras divisas para adquirir petróleo es capaz de incentivar la tercera guerra mundial.

Estados Unidos es el origen de la mayoría de las crisis económicas que han sacudido el sistema financiero mundial y de esta última la peor en 70 años, es tal la situación económica de EEUU que su banco central (FED) está imprimiendo 1 billón de dólares por año para poder sostenerse como economía hegemónica. Ese monstruo financiero ha emitido gran parte de toda la deuda soberana en circulación en el mundo, lo que termina impulsando al dólar.

Washington proyecto bien la crisis para fortalecer al dólar en toda la tierra, La FED y la casa blanca supieron que la estupidez belicista de Bush, esa inercia afectaría al país en su política como imperio pero también sabían que en crisis los activos seguros se vuelven escasos, era la oportunidad para reposicionar al dólar.

Según The economist la zona euro tiene una deuda soberana del 22%, Japón del 19%, los mercados emergentes del 15%, EEUU la sitúa en el 34% para dejar al resto del mundo con el 10%.

En el porcentaje global el PIB estadounidense está en el 24%, la zona euro 19%, Japón 9%, mercados emergentes 34% y el resto del mundo en un 15%.

Pero la deuda fiscal de EEUU es enorme, algo menos de 17 billones de dólares con un sistema político totalmente anacrónico como el europeo, es uno de los motivos que impulsan a pensar que el dólar como moneda hegemónica podría llegar a su fin o que está seriamente afectada, sin embargo, el economista Edward Prassad, presenta otro argumento.

Prassad tiene un doctorado en la universidad de Chicago y una experiencia de 15 años en el FMI en donde sostuvo las operaciones de organismos para China, hoy, trabaja en la universidad de Grnell y en el Brookings Institution en Washington.

“La crisis mundial ha fortalecido la prominencia del dólar en las finanzas globales, el dólar sigue siendo el refugio global, cuando el resto del mundo quiere seguridad no hay otro lugar adonde ir” afirma Prassad.

“Ni el euro ni el yen son rivales para el dólar, el yuan en otro tiempo puede serlo, ahora no porque China carece de instituciones jurídicas de otra índole y de los mercados financieros sofisticados que hacen de la deuda del Tesoro de EEUU, tan atractiva para tantos” menciona Prassad.

En su libro “Algo como la trampa del dólar” Prassad dice “la dominación persistente de la moneda es una realidad suboptima“. Estima que el dólar terminara por caer en el largo plazo pero elude las proyecciones sobre su trayectoria a largo plazo tampoco dice sobre el valor del dólar en euros, yenes, libras y yuanes que aumenten inexorablemente. Prassad espera que China y otros países fijen los precios de sus exportaciones en sus propias monedas.

El yuan hace poco supero el euro como segunda moneda utilizada en los mercados internacionales dice la firma Swft, entidad que gestiona para el mundo un canal económico electrónico.

Pero, como lugar seguro para guardar dinero el dólar es más fuerte que nunca lo dicen las remesas enviadas de toda Europa a los bancos de EEUU, a pesar de la crisis fiscal producida por el interés republicano xenofóbico de oponerse por oponerse al primer afro americano que ocupa la casa blanca.

La crisis global construida en los EEUU sirvió para fortalecer al dólar. La banca del mundo depende del dólar, los gobiernos de Europa dieron instrucciones para que ofrezcan préstamos fáciles y seguros para evitar la profundización de la crisis, esta situación aumento la demanda de bonos soberanos de EEUU y la FED los emite más que cualquier país.

En la misma línea los mercados emergentes buscaron activos más seguros por la cantidad de dinero especulativo que recorre el planeta entrando y saliendo con gran retorno, lo que origino que esas economías se blinden para evitar que las tasas de cambio se eleven y amenacen las exportaciones como le paso a Brasil, así, los gobiernos frenaron el alza de sus monedas vendiéndolas para adquirir monedas extranjeras, otra situación que afirma la demanda del dólar que luego se invierte en bonos del Tesoro de EEUU.

Los mercados emergentes con el 34% del PIB mundial necesitan contar con una póliza de seguro en caso de una fuga de capitales, lo que se traduce según los economistas en la acumulación de reservas en monedas extranjeras que no solo sirven para ahuyentar a los financistas especuladores sino para demostrar que disponen de fondos para los pagos internacionales, otra situación que fortalece al dólar y a los bonos del Tesoro de los EEUU.

El euro y su política están con muchos problemas y la deuda soberana de los países de la zona es apenas segura. Japón y Suiza disponen de instituciones y mercados financieros fuertes, pero, simultáneamente, presionan para bajar el valor de sus monedas restándoles del atractivo como refugio de valor.

La FED ha imprimido en los últimos años unos 5 billones de dólares, ha retirado del mercado 2.2 billones en bonos del Tesoro de EEUU a través de su programa de compra de activos de 85.000 millones de dólares mensuales. “Todo el edificio de la estabilidad financiera global descansa sobre esta base frágil, si no es el dólar y si no es la deuda del Tesoro de EEUU, entonces que es” continua Prassad.

El apetito global por dólares mantiene las tasas de interés bajas y facilita la implementación de políticas fiscales insensatas orientadas a reducir el déficit futuro. Para el resto del mundo la dependencia con el dólar hace que casi todas las economías sean muy sensibles a los movimientos de la FED, para aumentar o disminuir la oferta de dólares mientras trata de corregir la economía estadounidense.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2411 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: