El 25 de abril de 1945 Italia se liberó del nazifascismo

25 de abril de 1945, el Comité de Liberación Nacional del Norte de Italia (CLNAI) proclamó la insurrección general

25 de abril de 1945, el Comité de Liberación Nacional del Norte de Italia (CLNAI) proclamó la insurrección general

25 de abril de 2024.- “¡Ciudadanos, trabajadores! Huelga general contra la ocupación alemana, contra la guerra fascista, por la salvación de nuestras tierras, nuestras casas, nuestros talleres. Como en Génova y Turín, los alemanes se enfrentan al dilema: rendirse o morir”. Con esta proclama, el 25 de abril de 1945, el Comité de Liberación Nacional del Norte de Italia (CLNAI), cuyo mando residía en Milán, proclamó la insurrección general en todos los territorios aún ocupados por los nazifascistas y dio instrucciones a todas las fuerzas partidistas activas. en el norte de Italia, formando parte del Volunteer Freedom Corps, para atacar las posiciones fascistas y alemanas, e imponer su rendición: días antes de la llegada de las tropas aliadas (Unión Soviética, Estados Unidos y Gran Bretaña), que combatían a las potencias del Eje (Alemania, Italia y Japón).

Con dos decretos, emitidos en paralelo, el CLNAI asumió poderes de decisión y pronunció la pena de muerte para todos los jerarcas fascistas, permitiendo la ejecución de Benito Mussolini, que huyó de Milán el mismo día y fue capturado y fusilado tres días después. El CLNAI fue un movimiento de fuerzas fundado el 9 de septiembre, el día después del armisticio del 8 de septiembre de 1943 (que sancionó la rendición incondicional de las fuerzas armadas italianas a las fuerzas aliadas), y finalizó en los primeros días de mayo de 1945.

El perfil de sus dirigentes indicó la pertenencia y el peso de las fuerzas políticas que participaron en la Resistencia, comenzando por el Partido Comunista, y los contenidos que lo determinaron, entre la lucha de liberación y la lucha de clases. A nivel simbólico, la fecha del 25 de abril representa el apogeo de la Resistencia armada y el inicio efectivo de una fase de gobierno de sus representantes, que desembocará en primer lugar en el referéndum del 2 de junio de 1946, en el que se tratará de elegir entre monarquía y república, luego al nacimiento de la República Italiana, hasta la redacción definitiva de la Constitución. Una Carta Magna nacida de la Resistencia, cuyo espíritu era defenderse contra el regreso del fascismo, todavía fuerte y presente en todas sus formas: desde lo institucional hasta lo subversivo. Ya el 26 de diciembre de 1946, para reunir a las fuerzas fascistas dispersas tras la Liberación y fusionadas provisionalmente en el partido de los Todos, y para contrarrestar la hegemonía de los partidos CLN, nació el Movimiento Social Italiano (MSI), que después de 1972 pasó a ser italiano. Movimiento Social – Derecha Nacional (MSI-DN). Un partido neofascista, considerado heredero del Partido Republicano Fascista fundado por Benito Mussolini, cuyos símbolos recordaban la llama tricolor. La llama tricolor sigue presente en los gráficos de Fratelli d’Italia, el partido de gobierno, mayoritario dentro de la alianza de derecha que ganó las elecciones de 2022.

A lo largo de las décadas, también por las sirenas del “fin de las grandes ideologías” que sedujeron a los partidos de centro izquierda en Italia, la pasión con la que el ex partidario socialista Sandro Pertini, que llegó a ser presidente de la Cámara (y más tarde presidente de la República) se dirigió a los neofascistas, después de otro ataque, en 1973, llamándolos “residuos de alcantarillado”. Además, hay que considerar la escisión de quienes, a la izquierda del Partido Comunista (el más fuerte de Europa en ese momento, que sin embargo había abandonado el terreno revolucionario), retomaron, incluso con las armas, el legado de la “resistencia traicionada”. ”contra la democracia burguesa, en un proceso algo similar a lo que ocurrió en Venezuela después del derrocamiento del dictador Marco Pérez Jiménez en 1958.

Hoy, en un contexto de guerra imperialista y rearme de los países que integran la Unión Europea, el 25 de abril de 2024 tendrá una fuerte connotación antifascista, pero también antisionista. Un 25 de abril de resistencia junto al pueblo palestino, víctima de un genocidio que no cesa, y del renacimiento de una protesta juvenil que no se veía desde hacía tiempo en Europa.

En Italia, la reconversión de la economía europea en tiempos de guerra al servicio de los intereses de la OTAN implica una mayor sumisión de los procedimientos democráticos, desactivados por decreto para votar a favor de una dirección contraria a los principios de la Constitución nacida de la Resistencia, según la cual “Italia repudia la guerra ” . En cambio, entre agresiones militares disfrazadas de “intervención humanitaria”, envío de armas y misiones al exterior en apoyo a los regímenes sionista o ucraniano, se ha desactivado el espíritu y la letra de aquella Carta Magna. Aún más preocupante es lo que está sucediendo en Alemania, cuna del nazismo que regresa con fuerza en grupos de extrema derecha como AfD, y donde el gobierno de centroizquierda muestra cada vez más su vocación belicista: intentar “reaclimatarse” ” los engañosos ciudadanos a la guerra con frecuentes ejercicios militares como parte de las operaciones de la OTAN y anunciando la reestructuración de sus fuerzas armadas.

Con la operación Cuadriga, Alemania hace su contribución a la misión de la OTAN denominada “Steadfast Defender”, compuesta por un contingente de 41 mil soldados de 32 países miembros y medio centenar de buques de guerra. El ejercicio, que simula una respuesta rápida en caso de agresión en suelo de la OTAN, se desarrolla en Polonia, Alemania y los países bálticos, la zona oriental más cercana a las fronteras rusas y en la que se incluye el enclave de Kaliningrado.

En estos días, el canciller alemán Olaf Scholz se reunirá con el primer ministro británico, Rishi Sunak, cuyo país acaba de destinar 3.500 millones de euros de ayuda militar a Ucrania: la mayor financiación hasta ahora desembolsada por Gran Bretaña, que alcanza a Francia como segundo financiador de Zelensky, y por detrás Alemania, que ha anunciado el envío de 7.000 millones de euros este año. El apoyo militar se considera “fundamental para que Europa” se defienda de Rusia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3459 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter