El Arado y el Mar

Una cortina de hierro aísla a la sociedad

Nos permitimos parafrasear a Churchill, en su famosa frase sobre la Unión Soviética. Ahora sobre nosotros cae una cortina de hierro mediático. Nunca como hoy la masa estuvo tan mediada su conexión con la realidad. Es una paradoja, mientras existen más “medios de comunicación”, más aislada de la realidad está la gente; los medios, las redes, funcionan como un filtro de la realidad, como unos constructores de realidad virtual.  La tecnología de la comunicación se ha convertido en tecnología del aislamiento de la realidad, una verdadera cortina de hierro. Es un tema para los especialistas honestos que no tengan miedo de quedar aislados.

Donde el aislamiento hace un daño evidente, donde es un peligro vital, es en el campo político. Allí funge de gran elector, supremo juez. Puede destruir a una persona, convertirla, en un tris, en un corrupto, o puede desaparecer de raíz a una persona, sacarla del universo mediático, confinarla al olvido, transformarla en un inexistente, convertir a un dudoso empresario en un Che Guevara, en un súper ministro. Puede construir diez millones de votos, miles de asambleas virtuales, sin dar cuentas a nadie. Convertir una gestión fracasada en una exitosa obra.

La cortina mediática es poderosa, es una gran arma en manos de gobernantes débiles, que caen en la tentación de sustituir la realidad por la virtualidad de la cortina. Terminan creyéndose la realidad virtual, viviendo en ella, gobernando para ella, hasta que un día la realidad real les da en la cara.

Hoy vivimos en Venezuela un caso agudo de embriaguez mediática. En la esfera gobernante la realidad virtual sustituye a la realidad real. Ya no es un gobierno que miente, es más grave el asunto, se trata de un gobierno que padece aislamiento total de la realidad, crea un mundo que no tiene conexión con el mundo real. Ahora, el país está sin presidente, sólo hay candidatos, uno el oficial, con delirio de siglas e inauguración, montado arriba de un carro saludando a espectros que aparecen sólo en tomas cerradas. Los otros candidatos permitidos no emocionan ni en su casa. La “rumba” electoral sólo embobece a los gobernantes y enchufados, el resto está ocupado en la realidad real, en sobrevivir, en ver como estira 4 dólares para un mes, con cuidado de no enfermar, desatendido de cualquier futuro, pendiente de emigrar, de participar de la estampida.

El resultado es previsible. Seguirá la embriaguez mediática, el 29 veremos unos resultados asombrosos, un triunfo arrollador, pero, en el universo virtual, que desde ya está ordenado, lo creerán los enchufados. Y el país real seguirá su ruta de rebaño, hasta que las ovejas se den cuenta que juntas son un titán, que juntas pueden algo más que recoger basura, pueden tumbar gobiernos, rescatar países, fundar mundos. Y el país entrará en una etapa de definiciones, necesariamente la conducción debe cambiar, no hay país que soporte a unos gobernantes que viven en el ciberespacio. La cortina mediática debe correrse, debemos volver a la realidad, a la autocrítica, al propósito de enmienda. Está por decidirse hacia dónde irá el país, las posibilidades son muchas, van desde un fascismo, la disolución del país, hasta una etapa de resurrección retomando el camino de Chávez, que fue abandonado por la traición del madurismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1101 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: