Alienados y Zombis

Los estadounidenses nunca irán a la guerra, mandan a otros como a los ucranianianos o a los latinos residentes en USA ellos los catires de ojos azules y verdes, no van a la guerra ni mañana ni nunca porque la guerra la tienen metida en la sangre y prueba de eso es que se matan a tiros aproximadamente entre siete y nueve mil muertos diarios , se matan por lo que sea, por lo de menos y por diversión, viven un estado de crispación constante que gustosamente exportan y de esa manera comparten con las sociedades bajo su control, el detonante de todo ese baño de sangre y esa locura de muerte, el sistema de vida de alienación mediática y el daño que provocan las drogas.

Esto Forma parte del llamado Sueño Americano

LA SELVA DE EL DARIEN ENTRE COLOMBIA Y PANAMÁ UNOS 200 KILÓMETROS DE SELVA PRFUNDA CON LODO RÍOS HOMBRES ARMADOS ANIMALES FEROCES Y SERPIENTES...DONDE LOS ILUSOS EMIGRANTES SE AVENTURAN A MORIR CON SU FAMILIA E HIJOS A CAUSA DE EL HAMBRE Y LA FALTA DE TRABAJO Y BAJOS SALARIOS QUE PASAN EN SUS PAÍSES...MUCHOS MUEREN EN BUSCA DE ESE SUEÑO-

La Selva Del Darien,

Atravesarla para alcanzar "el sueño americano"

Lo que dice una venezolana que atraviesa El Darien y perdió una hija de 13 años ahogada.

«Ya Colombia está como Venezuela. Es muy difícil conseguir trabajo y es prácticamente lo que estábamos viviendo en nuestro país. Y la verdad, uno siempre quiere algo mejor», expresó.

Negocio redondo para las mafias que venden El Sueño Americano.

¿Cuanto cuesta atravesar El Darien y llegar a la frontera de México con USA?

Los venezolanos que intentan cruzar el tapón del Darién pueden gastar cientos de dólares en guías y transporte acuático y terrestre, la ruta del Darien es una de las rutas migratorias más complicadas y peligrosas para quienes intentan llegar a Estados Unidos.

Esta jungla es el único tramo en el que se corta la carretera Panamericana, una vía terrestre que conecta a casi todo el continente y va desde Alaska (Estados Unidos hasta Argentina y Chile). Es por esto que los migrantes cruzan a pie la selva enfrentándose a pantanos y ríos caudalosos.

Grupos y particulares ofrecen sus servicios como guías para atravesar la selva del Darién. La transacción puede costarle a los migrantes cientos de dólares, en algunos casos se incluye el uso de lanchas para atravesar el golfo de Urabá en Colombia y llegar a un sector de la jungla. para cruzar el golfo de Urabá los venezolanos pagan 100 dólares para abordar una lancha que los lleva desde Necoclí en Antioquia (Colombia) hasta Capurganá.

existe una ruta en la que los migrantes cacelan 300 dólares por pasajero para tomar una embarcación desde Capurganá (Colombia) hasta Carreto (Panamá) y caminan entre dos y cinco días por la selva.

José Pernalete indicó que la tarifa para llegar hasta Carreto puede costar hasta 460 dólares por persona. Dependiendo desde qué punto comienzan a caminar los migrantes, la travesía puede durar entre 2 y 15 días. Luego de esa caminata los migrantes llegan a una zona con un racho indígena llamado El Abuelo, donde se aborda una lancha hasta el sector Canaán Membrillo. Posteriormente, los migrantes deben pagar 25 dólares para viajar en piragua hasta Puerto Limón. Allí agentes de seguridad los llevan al puesto migratorio de San Vicente desde donde abordan un autobús que los lleva hasta la estación migratoria Planes de Gualaca en Chiriquí, en la frontera con Costa Rica, por un costo de 40 dólares. dicen migrantes venezolanos que lograron atravesar la selva del Darién.

De acuerdo con estos testimonios, la travesía dura entre 4 y 8 días. La violencia sexual es otro de los riesgos que enfrentan los migrantes en la selva. Médicos Sin Fronteras ha documentado al menos

Se estima que 71 % de los migrantes que han cruzado la selva del Darién desde enero de 2022 son de nacionalidad venezolana

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 556 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Juan Requena

José Juan Requena

Más artículos de este autor