IV Congreso PSUV “protagónico” en exceso y 5.999.999 “militantes” inútiles

"Mi impresión global de aquella visita inolvidable fue que la vida de Polonia [como puede ser hoy la de Venezuela] estaba muy lejos de ser el socialismo (…) Era, por el contrario, una realidad cruda y amarga, cuya tensión interna había de estallar o temprano, si no corregía a tiempo. Es decir, si no se hacía una revolución …" (subrayado es mío)

Gabriel García Márquez

Como se ha anunciado por los medios de comunicación, el PSUV tiene un poco más de seis millones de militantes. Para ser muy sincero, no hay manera de darle la condición a una gran mayoría de este nivel de inscritos de ser militantes. Cabe más bien, la condición de tenerlos como cosas o seres inanimados y temerosos. Pienso que son muy temerosos, a pesar de esa condición de ser inanimados.

Lo de inanimado es relativo. Se mueven, no por iniciativa o voluntad propia. Se mueven, cuando alguien muy particular y poderoso lo ordena y otro, para cuidar los extremos del "protagonismo", pero en perfecta alianza con el poderoso, decide apretar un botón

EL PSUV está en los preparativos de su IV Congreso. El 15 de este mes comenzaran apretarse unos botones y otros no. Es decir, la cúpula activará los mecanismos para continuar siendo cúpula y esa cosa de los seis millones de militantes se reducirá a una pequeña minoría que impone su ley a través de los mecanismos que crearon para mantener esto.

Se inicia el proceso de apretar el botón y escoger los delegados y delagadas al IV Congreso del PSUV, como debe suponerse, hay toda una fumigación previamente elaborada -exposición de motivos- que es para marear. En la exposición de motivos del reglamento, se dice, que para ser postulado y postulada deberán tener las siguientes características: "Ser socialista, bolivariano, chavista, antiimperialista, anticapitalista, humanista, ambientalista y feminista. Además deberán ser –entre otras- "un luchador contra el burocratismo y luchar incasablemente contra la corrupción". Una lógica sin mucha filosofía, nos remite a un bla, bla, bla. Un delegado o delegada, lamentablemente será un fiel peón de un burócrata y cuidado, que sin saberlo, será una ficha de un corrupto.

Toda cúpula-macollérica-protagónica que se respete y pretenda conservar la dignidad de esta condición cupular-macollérica-protagónica, comienza todo por el principio. El principio es la comisión electoral. Es la primera situación estratégica.

Hay una comisión electoral, que no se decide protagónicamente. Todo lo contrario, se decide, como debe ser cupular-macollérica-protagónicamente: ¡Cooptación! Esta comisión, es una cosa verdaderamente genial, desde la perspectiva macollérica.

Según el Reglamento (Art. 3), en cada estado del territorio nacional se conformara una comisión electoral con cinco o siete miembros. Tendrá un presidente u una presidenta. Tan…. Tan ¿Quién elige al presidente(a)? Como debe ser, el presidente(a) lo elige la macolla mayor. Siendo consecuente con el precepto de la democracia cupular-macollérica-protagónica; el presidente o presidenta de la comisión electoral estadal, lo designa la Comisión Nacional de Organización del IV Congreso.

En el caso del estado Anzoátegui, supongo que está cocinado y apuesto, que la presidenta podría ser la protectora. Na´guara: Protectora y presidenta de la Comisión Electoral. Totalmente protegido. ¿Díganme si puede haber más protección?

Tan… tan. ¿Quién elige a los otros miembros de la comisión electoral estadal? Esto es verdadera y macolléricamente genial. El presidente o presidenta de la Comisión Electoral Estadal, que es nombrada por la Comisión de Organización del IV Congreso, elegirá "protagónica" y muy "democráticamente" a los otros cuatro o seis miembros(as) de la comisión. Más machete, imposible. (Véase artículo 5 del Reglamento)[i]

Aquí se resume todo. Esto es un congreso para la cúpula.

La macolla PSUV, que sostiene dignamente el legado de Chávez, se les "olvidó", que su papá, si en algo enfatizó, fue eso de los equilibrios territoriales.

En el Reglamento de la Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno hay un concepto-instrumento para hacer efectivo esta igualdad territorial. Resulta que la Comisión Organizadora del IV Congreso del PSUV patea esto. Aplica el criterio de la IV: Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebritas inofensivas.

Según el artículo 9 del reglamento, una parroquia de Caracas es más chévere que cada uno de los 335 municipios del país. Los municipios capitales de estados también son más chévere, que los otros municipios. El reglamento dice:

"En el caso del Dtto. Capital se elegirá un delegado o delegada territorial en cada una de las 22 parroquias que conforman su territorio. En los municipios capitales de cada estado se elegirán dos delegados o delegadas territoriales. En total se elegirán 379 delegados o delegadas". En los municipios de monte y culebra, se elegirá un delegado o una delegada. ¡Equilibrio! Los más desiguales continúan siendo lo más desiguales.

El cierre macollérico lo hace la UBCH. Las llamadas UBCH completan este círculo que ya cualquiera tendencia política de la democracia representativa envidiaría. La UBCH cierra este entramado de macolla y cogollo, tal y como lo recoge el reglamento en otros artículos

Dominguezclaudio15@gmail.com

@ClaudioElcuaco

 


 

[i] http://www.psuv.org.ve/wp-content/uploads/2018/06/Boletin_No115-1.pdf

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1020 veces.



Claudio Dominguez


Visite el perfil de Claudio Dominguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Claudio Dominguez

Claudio Dominguez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a266244.htmlCd0NV CAC = Y co = US