Haciendo bulto / ¿Vivas Santana?

—Aló, dígalo ahí.

Para qué le sirvo.

—Compita, cómo le va.

—Ni me va ni me viene. Esto está estancao desde hace rato.

Imagino que sigue guardado y que no anda de insensato por ahí como muchos.

Que andan en la calle sin tapaboca o lo llevan guindado debajo de la quijada.

Fíjese que la curva de contagiados está baja, pero no dominada y ni ha disminuido.

Además, ¿qué va a hacer usted en la calle?

Lo único que usted puede hacer en la calle es estorbar y hacer bulto, nada más.

Mire, si en el Metro hicieran una encuesta estoy seguro que por lo menos el 50% de la gente que anda montada ahí lo que hace es estorbar, a los que van a hacer algo de interés.

Eso es puro bulto.

Usted es un limpio, no tiene plata.

¿Qué va a hacer en un centro comercial? Nada, a estorbar a quien puede ir a comprar algo.

O esa parranda que dicen que con la cuarentena no pueden salir a chambear. ¿A chambear qué?

A pararse todo el día en el bulevar de Catia o Cementerio con tres ramas de cilantro, a eso lo llaman a trabajar.

O esa parranda que se la pasa en la avenida Baralt vendiendo cuanto cachivache consiguen o compran en comercial hurtado.

¿Van a decir que están trabajando?

Lo que están es estorbando en la acera, que no dejan pasar a quien va trabajar.

—Algo tienen que hacer.

—Estorbar, eso es todo lo que hacen.

La gente sale a la calle para decirse a sí misma que está haciendo algo útil, que son útiles.

Pero que va, eso es pura muela que se meten solos.

Nadie quiere decirse a sí mismo que es un inútil.

Yo creo que eso es lo que están midiendo con esta cuarentena mundial.

—¿Usted cree?

—A pues, la gente que invierte su churupos no están jugando carrito.

Esa gente ha aprovechado esta golilla del virus, pero sacar cuenta quién sirve y quién no.

Cuánta gente en este mundo es útil y cuánta no.

Eso lo están anotando a uno en alguna lista, este sirve, este no; para más adelante llevárselo a uno por delante.

Esté pilas.

Además, como aquí no ha habido una mortandad ya la gente está diciendo que ese virus no existe.

Mire, nos salvamos porque este estero ya estaba aislado de antes y nadie venía por estos lados.

Por lo mínime, el 90% de nosotros estamos desnutridos y con las defensas más bajas que pantalón de rapero, nos agarra ese virus y pa’l otro lado.

Nos salvamos de ver a la gente muriendo en la calle de chiripa.

Los médicos, la mayoría, se fueron hace tiempo a ver cómo la resolvían en otro país; las enfermeras dejaron el pelero, también.

Quién lo va a atender a uno en un hospital.

Usted cree que hay respiradores suficientes para entubar a la gente. Aquí estamos a la buena Dios.

Solo guardados tenemos chance de medio sobrevivir, si no nos mata el dólar oficial y el paralelo.

—Pero, están flexibilizando la cuarentena.

—Así es y así tiene que ser.

Pero, hay que estar mosca.

Porque ahí es donde se puede descontrolar esto.

Como le dijo mucha gente anda como si nada estuviese ocurriendo.

—Así es.

Como usted dice, hay que estar moscatel.

Compita, ¿cómo le va con el estudio en inglés?

—Oiga "Beans Black" ¿sabe qué es eso?

—Y cómo voy a saber.

—Caraotas.

Cómo le quedó el ojo.

—Compita, hablando en serio y deje la guachafa.

Qué se sabe de los presos políticos y de Vivas Santana.

—Y qué se va a saber.

Usted debe recordar que años atrás había unos afiche de turismo que decían "el mejor secreto guardado del Caribe".

Asimismo, se está con los presos políticos o políticos presos, como usted prefiera.

Pero tenga en cuenta que esos tienen quien los llore.

Nos hablamos más tarde.

Y le dijo: Por ahora, apriete.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 904 veces.



Obed Delfín


Visite el perfil de Obed Delfín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Obed Delfín

Obed Delfín

Más artículos de este autor