El “Anti-terrorismo” oportunista del PSUV-Gobierno

Leyendo recientemente un comunicado emitido por el ministerio de relaciones exteriores de Venezuela “rechazando el terrorismo” a razón de unos atentados ocurridos en Colombia la última semana del mes de Enero contra varias estaciones policiales, uno puede notar con total desagrado lo oportunista que suele ser la burocracia psuvista que no pierde ocasión para intentar sustentar su autoritarismo y desapego de las necesidades que está pasando el pueblo venezolano como consecuencia de la política de un gobierno que ha privilegiado por ser el garante de llevar adelante un plan de medidas antipopulares con intereses bien definidos donde los beneficiarios de dicha aplicación pasa por los tenedores de bono, banqueros, burguesía parasita y por supuesto grandes corporaciones del capital financiero mundial que incluye a los Estados Unidos, China, Rusia, entre otros.

El término “Terrorismo” se ha hecho de una impresionante asiduidad en el discurso de los principales voceros oficialistas, facilitando con ello el uso desmedido de la fuerza policial o militar contra cualquier actividad, que incluso pueden ser tranquilamente reclamos o protestas ante la crisis generalizada que golpea a nuestra población. La manera o la administración del término “Terrorismo” por parte de quienes dicen ser una dirección política revolucionaria, les coloca en una lista que nada tiene que ver con esta última categoría, siendo que más bien les ubica al nivel de Ronald Reagan o Georghe Bush (Padre e hijo) satanizando a los oponentes y desde dicho concepto elimina cualquier otra salida que no sea el del aniquilamiento del adversario. Esto no solo se ha vivido con el reconocido caso de Oscar Pérez y sus compañeros, sino que basta con echar un vistazo a cifras alarmantes como las que cita Keymer Ávila, investigador del Instituto de Ciencias Penales y profesor de Criminología de la Universidad Central de Venezuela, en una entrevista para la asociación civil CER-Latinoamericana (I), donde dice que el 22% de los homicidios ocurridos en el país en 2016 fueron consecuencia de la intervención de los cuerpos de seguridad del Estado, entre otros trágicos datos.

La forma violenta del quehacer político de Maduro, Cabello y compañía les asemeja muchísimo al Estado corpo-militarista colombiano que ha mantenido en la represión y la persecución de la disidencia a uno de sus herramientas predilecta que le ha permitido imponer a sangre y fuego el control político y social en uno de los países donde se han cometido todas las violaciones de derechos humanos posibles contra la población y en donde cada gobierno de turno siempre se ha justificado en la “lucha contra el terrorismo” para perpetrar todo tipo de crímenes, en medio de una gran complejidad de conflictos históricos que siguen a años luz de poder resolverse y ante lo que ha capitulado el gobierno venezolano de manera involutiva con su entreguismo y con su antiimperialismo vacío. En ese sentido se enmarca el reciente comunicado condenando de manera automática unos actos que le son funcional propagandísticamente para su política autoritaria, represiva, antidemocrática y policial, desprovisto de reflexión alguna que ponga en contexto las condiciones que han llevado a Colombia a enfrentamientos internos que son insalvables tanto con la falsa paz de Santos, como con el guerrerismo de Uribe Vélez y que afecta a toda la región.

Al PSUV-Gobierno por el contrario no se les escucha decir nada del exterminio progresivo del que siguen siendo objeto dirigentes campesinos e indígenas por parte de las fuerzas militares, como por ejemplo el caso de Temístocles Machado, líder del paro de Buenaventura asesinado también en Enero pasado o así mismo lo que sucedió con Eleazar Tequia, Indígena mayor en el Chocó. Aquí parece constatarse lo que bastante se dice de la política exterior, que ha de ser la continuidad de la realidad interna y ya sabemos cómo se las gastan los señores de la cúpula roja cuando de doble moral o cinismo se trata: Con la misma vehemencia con que celan para que no se investigue la desaparición de Alcedo Mora o se llevan presos a unos trabajadores por denunciar las razones que llevaron a quebrar una empresa que el mismo gobierno administraba, con esa misma vehemencia les disparan con lanza granadas a unos hombres acorralados o por otro lado le entregan los dólares a Lorenzo Mendoza y similares, a quienes siempre han responsabilizado de un esperpento llamado “Guerra económica” 

Ya lo hemos dicho: La gran tragedia para nuestros pueblos se retrata en lo parecido que son los gobiernos de Santos y de Maduro.

(I)https://www.aporrea.org/ddhh/n320288.html

 

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 929 veces.



Gustavo Martínez Rubio


Visite el perfil de Gustavo Martínez Rubio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a258867.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO