A 26 años del asesinato de Magdiell Segundo Páez García

"El General Vargas Ortiz afirmó que el cabo (Jhonny Sosa Vera)

que asesinó al estudiante no sería castigado, porque defendía

los bienes de la nación". Diario El Vigilante Mérida 23/03/1991

Paraíso de Chabasquen 3 de febrero 1968. Cuando llegaste no hacía mucho tiempo que el sueño de jóvenes insurgentes había declarado esa serranía como "la sierra libertadora". Pueblo surcado por dos ríos, quebradas y montañas. Allí naciste Magdiell Segundo, acompañado por Magadiell Antonio, tu hermano morocho que murió siendo un niño – más que por enfermedad su muerte fue consecuencia de la ausencia de atención médica-. En ese parto –el noveno de "Namilia"- saliste de segundo, por eso, ese nombre acompaño el de Magdiell. Buscando nuevos horizontes y esperanza de vida "Namilia" nos sacó desde carajito de nuestro pueblo natal. Fugazmente pasamos por Guanare para aterrizar en Acarigua. En esa ciudad estudiaste la primaria en la escuela "Alberto Levi Mora" para luego ir a estudiar la secundaria en el liceo "5 de Diciembre", donde te destacaste como un estudiante ejemplar. En ese combativo liceo de la zona sur de Acarigua te empinaste como líder estudiantil, escribiste poemas, hiciste teatro, organizaste junto con otros compa actividades deportivas.

En la 24 de julio -donde te criaste- junto a otros chamos te incorporaste a la lucha de los vecinos. Tus amigos, hermanos te recordamos haciendo teatro en el grupo Tejal en ocasión de exigir la sustitución de viviendas de madera por casas de bloque. Con tu morral cargado de alegría, sueños y esperanza compartida marchaste a la Ula-Mérida a estudiar en la escuela de historia. Impregnado ibas del sueño de Bolívar - de ese Bolívar que conociste con los compa agrupados en el Movimiento Cultural Bolivariano-. En Mérida te diste la mano con los camaradas del Movimiento Popular Bolivariano y ayudaste a editar el periódico "Abrebecha". Tus sueños libertarios te llevaron a otras tierras de nuestrAmerica, razón por la cual tuviste que "congelar" tus estudios universitarios. Luego de conocer y compartir experiencias de lucha, llegas de nuevo a Mérida, te reincorporas a la facultad de humanidades y allí redoblas el trabajo militante vinculándote a las luchas del pueblo merideño y contribuyes a jalonar un movimiento estudiantil de nuevo tipo.

Recuerdo perfectamente la conversa telefónica que sostuvimos la noche del 20 de marzo -un día antes de tu vil asesinato-, dialogamos sobre la situación del país y de la necesidad de juntar esfuerzos para avanzar en la construcción de un bloque de fuerzas sociales y revolucionarias que permitiera la unidad en la lucha para golpear bien fuerte a quienes sometían al pueblo a un paquetazo de hambre, miseria y represión. Tu compromiso de lucha, tu desprendimiento y solidaridad militante te empujaron a acompañar a los estudiantes que con hidalguía protestaban el asesinato de Rubén Darío Cadenas (estudiante del Núcleo Universitario Rafael Rangel Ula-Trujillo).

En la madrugada del 21 de marzo te encontrabas en la facultad de medicina compartiendo sueños, poesía, rebeldía y lucha cuando desde un convoy militar disparan brutal y criminalmente contra el grupo de estudiantes que se acompañaban esa fría madrugada y el disparo de un ametralladora accionada por un soldado hijo del pueblo que servía al ejercito de la democracia burguesa militarizada (puntofijista) disparo a mansalva hiriendo a tres (3) jóvenes: José Sánchez ( herido en la cabeza) Nelson Enrique Méndez Araujo (herido en la pierna) y José Ramón Vento (herido en la pierna). Tu humanidad fue atravesada por el impacto de una bala criminal que segó tus sueños. De inmediato los adecos-copeyanos haciendo coro con los milicos encabezados por el ministro de relaciones interiores Alejandro Izaguirre, el gobernador Jesús "chuy copey" Rondón Nucete, el Gral. jefe de la guarnición militar Gonzalo Vargas Ortiz salieron a justificar tu muerte afirmando entre otras cosas "los estudiantes pretendieron asaltar la unidad militar...", "un grupo de desconocidos trato de asaltar un camión militar que venía de Caracas..". Tu obligada partida a otro escenario, fue producto de la cultura pentagonista que como lo dice el Comandante Arauca "convirtió a jóvenes militares en terroristas como efecto de un adoctrinamiento criminal..." expresada en la orden betancurista de "disparen primero y averigüen después".

Hoy 21 de marzo 2017, a 26 años de tu asesinato, tus hermanos, sobrinos, camaradas, compañeros, compañeras de lucha continuamos levantando las banderas del combate por la vida y exigimos justicia. Como dice el flaco Prada: "No la justicia de la indemnización, ni de los homenajes. Exigimos la justicia del castigo a los crímenes impune, la justicia del encuentro de los desaparecidos". Exigimos justicia y castigo no solo a los militares que ordenaron tu muerte física sino también para aquellos políticos que pretendieron asesinarte moralmente. Exigimos justicia también por aquellos compañeros que quedaron en la caldera de la muerte pentagonista que enseño la democracia gringa a sus cachorro políticos-militares de la democracia adeco-copeyana.

NO QUEREMOS HOMENAJES EXIGIMOS JUSTICIA A LOS CRIMENES IMPUNE!!!

BASTA DE HIPOCRESIA: CASTIGO A LOS ASESINOS PUNTOFIJISTAS DE JOVENES ESTUDIANTES, DEL CAMPO Y LA CIUDAD!

LUCHAR HASTA VENCER!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1506 veces.



Freiman Páez García

Apure-Venezuela. Revolucionario socialista, marxista, sociólogo: solidario con los pueblos en lucha por su soberanía y la construcción del socialismo

 gabansabanero@yahoo.es      @freimanpaez

Visite el perfil de Freiman Páez García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freiman Páez García

Freiman Páez García

Más artículos de este autor