El canciller tiene razón: aquí, "no hay crisis migratoria"

El canciller madurista tiene razón: aquí, "no hay crisis migratoria"; porque en Venezuela lo que tenemos es una inconmensurable emigración que ha generado en otros países una permanente inmigración de connacionales sin precedentes históricos.

El canciller madurista tiene razón: aquí, "no hay crisis migratoria"; porque desde que el madurismo llegó al poder destruyó la economía al punto que antes de que Trump asumiera la presidencia de Estados Unidos (2017) y poder "justificar" tanto desmadre con "sanciones", el país entró en un escenario de perniciosa inflación de tres dígitos anuales que desde 2013 hasta 2016 nos llevaron a la revolucionaria hiperinflación, que nos ha convertido en una nación lúgubre, senil y cancerígena socialmente hablando, en la cual las esperanzas para nuestros hijos y nietos se han diluido en términos de tener una vida digna, y obligándolos a huir de Venezuela originando, no una "crisis", sino una hecatombe migratoria.

El canciller madurista tiene razón: aquí, "no hay crisis migratoria"; porque la desgracia madurista acabó con Pdvsa y las empresas básicas como pilares fundamentales en la multiplicación de ingresos para el país, y con ello, pulverizó la entrada de divisas condenando a más de 3 millones de empleados públicos, y otros 4 millones de pensionados y jubilados a tener los ingresos mensuales más bajos del mundo, cuyo promedio de 1 dólar mensual se convirtió en el detonante de una espantosa pobreza que originó, no una "crisis", sino una oleada de más de 5 millones de hombres, mujeres y niños que tuvieron que abandonarnos para poder subsistir, antes que morir de hambre.

El canciller madurista tiene razón: aquí, "no hay crisis migratoria". Aquí lo que hay es un régimen que llenó de ramplones y corruptos las hidrológicas y la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), así como el Metro de Caracas, lo cual destruyó todos los servicios públicos en Venezuela. Hoy, los venezolanos viven sin agua, teniendo que resistir "administraciones de cargas", término con el cual de manera burlesca nos azotan con suspensiones eléctricas de 4, 8, 12 o más de 24 horas diarias en todos los estados y municipios, mientras vemos el cómo hasta las explosiones son parte de quienes se trasladan en el otrora "servicio de calidad masiva" de los caraqueños, ahora reducidos sus vagones y estaciones a un conjunto de chatarra, basura y desechos biológicos, razones que siguen generando no una "crisis", sino el aumento desproporcionado de venezolanos que siguen abandonado su patria.

El canciller madurista tiene razón: aquí, "no hay crisis migratoria"; porque desde que el madurismo tomó el control de las instituciones, ahora para trasladarse desde Amazonas, Guayana, Delta Amacuro, Zulia, Táchira, Sucre, Anzoátegui, o nuestros llanos para llegar a Carabobo, Aragua y la capital de Venezuela, todo se ha vuelto un suplicio. Cualquier viaje es una enorme tragedia en donde las horas se han duplicado y hasta triplicado por el exceso de mal llamadas "alcabalas" (matraqueros con uniforme) y por pésimas carreteras, esto sin contar que de ser un país exportador de combustibles, ahora tenemos que importar gasolina y gasoil de pésima calidad, y en cantidades que ni siquiera cubren las demandas internas, y menos las agrícolas. Aún así, todavía vemos venezolanos caminando desde cualquier parte del país en destino a la frontera, mientras otros más arriesgados hasta pierden sus vidas en altamar buscando abandonar, ya no una simple "crisis", sino la tragedia madurista.

El canciller madurista tiene razón: aquí, "no hay crisis migratoria". Lo que tenemos es un grupo de patanes e ignorantes que acabaron con la educación y la salud de Venezuela. Los niños y adultos mueren en los hospitales por falta de medicamentos y tratamientos asistenciales. Las escuelas, liceos y universidades fueron abandonados y destruidos sus espacios y plantas físicas. Enfermeras, médicos y educadores sobreviven ante tanta maldad madurista con precarios "salarios", mientras intentan reiniciar una fallidas clases presenciales sin haber vacunado a la mayoría de la población en tiempos que aumentan las cifras de covid-19, y teniendo como resultado que un número importante de los profesionales de la salud y la educación también hayan abandonado el país, es decir, no es una "crisis", es que el madurismo nos ha conducido hasta la pérdida irreparable de una nación de años de formación humana indispensables para su desarrollo social y económico.

El canciller madurista tiene razón: aquí, "no hay crisis migratoria". Aquí lo que existe es un conjunto importante de venezolanos que han debido exiliarse al ser perseguidos en sus ideas y formas de pensar, o sea, el madurismo condena a miles y miles de ciudadanos en su forma de pensar, y emplea una mal llamada "ley del odio" contra aquellos que se atreven a criticar y denunciar todos sus desmanes, mientras otros, como el fiscal general de la República, callan cuando algunos de quienes forman ese grupete declaran en videos públicos con armas que defenderán la "revolución" o los sacarán a golpes de sus "instituciones". Verbigracia, no es una "crisis", el madurismo es una peste politica que viola derechos humanos en todos los órdenes de la vida democrática, y por ello, es que vemos venezolanos en condiciones de refugiados o asilados en distintas naciones del continente y del mundo.

Tiene razón el canciller, el madurismo no originó una simple "crisis migratoria" es algo que va más allá de la xenofobia y el desprecio que puedan sufrir parte de esos millones de venezolanos en otras naciones, incluso del tener que resistir con la más vil saña de vejaciones y humillaciones de unos pocos que no comprenden la magnitud de haber abandonado forzosamente su tierra, familias y espacios, por culpa de la pobreza en que el madurismo, ese que usted representa "internacionalmente", asumió al país entero.

Usted canciller tiene toda la razón. No tenemos "crisis migratoria". Lo que tenemos en el exterior es una pléyade de corruptos afines con su ideología que disfruta de los dineros robados a la nación, mientras millones de venezolanos luchan contra muchos obstáculos políticos, económicos y sociales, cuyas causas y consecuencias tienen un solo nombre: el madurismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1764 veces.



Javier Antonio Vivas Santana

Más de 6 millones de lecturas en Aporrea. Autor de la Teoría de la Regeneración del Pensar. Dr. en Educación (UPEL). Maestría en Educación, mención Enseñanza del Castellano (UDO). Lcdo. en Educación en las menciones de Ciencias Sociales y Lengua (UNA). Profesor de pre y postgrado tiene diversas publicaciones y ponencias internacionales acreditadas y arbitradas por editoriales, universidades e instituciones de España, Rusia, Estados Unidos, Alemania, Francia, y naciones de América Latina.

 jvivassantana@gmail.com      @_jvivassantana

Visite el perfil de Javier Antonio Vivas Santana para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: