El dólar paralelo y el precio de las papas en una cadena de supermercados

¿Qué tiene que ver el precio del dólar paralelo con el precio de las “papas” en una cadena de supermercados que de un día para otro, en menos de 12 horas, incrementa el 35% del precio de estas?

Ambas, dólares y los tubérculos comestibles, son “mercancías” y con ambas los capitalistas especulan en un país donde especular, por parte de quienes comercializan, ha dejado de ser la excepción para convertirse en la regla del mercado. Los de la cadena de supermercado justificarán sus precios alegando que “especulan pero ofertan papas”, recordando la tristemente célebre frase de un banquero especulador venezolano.

Se poco de economía, pero si tengo claro como el agua que si el gobierno cede a la presión para que se apliquen políticas tendentes a la “liberalización” de la economía, los afectados serán las mayorías y el pueblo, que tiene 16 años apoyando consecuentemente a la Revolución, tendrá razones para resentirse y restarle su apoyo al gobierno de Nicolás Maduro.

Indudablemente que el gobierno está entrampado en lo referente al tema económico y un claro ejemplo de ello lo podemos encontrar en el reciente anuncio de venta de vehículos en dólares, como vía para la reactivación de este sector económico y la polémica que en torno al asunto ha suscitado.

Por la vía de los hechos los factores del capitalismo han impuesto la dolarización de la economía de nuestro país y ahora parece que aspiran ir más a fondo en el asunto, proponiendo que el gobierno impulse políticas económicas que legitimen una economía dolarizada y por tanto dependiente de la moneda estadounidense. Parece que el gobierno, acorralado por la dura realidad que la economía capitalista le impone, pisa el peine.

Entre los sectores que más dólares preferenciales recibieron de parte del gobierno, el sector automotriz encabeza la lista y ahora es este mismo sector el que quiere abrir la brecha de la legalización de la dolarización imponiendo sus precios en billetes verdes. Nada de eso es casual, que nadie olvide que el capitalismo gringo floreció con la industria de automóviles. El negocio no es producir vehículos para venderlos en Venezuela, el negocio es producir vehículos en Venezuela, con las condiciones que ofrece este país (bajos salarios en comparación a EE UU y Europa), para venderlos en dólares en cualquier región del planeta que los requieran, pero sobre todo que los puedan pagar.

No creemos que Nicolás sea un tonto, como la derecha fallidamente intentó hacerlo creer, ni tampoco que las decisiones que debe tomar sean tan fáciles y sencillas como una izquierda “cabezacaliente” pregona, pero es quien tiene entre sus posibilidades asegurar políticas económicas que mantengan el Legado del Comandante Chávez.

Nuestro país cuenta con una inmensa riqueza petrolera por explotar, que nadie del pueblo crea esa estupidez de que este país está en la ruina y que por ello la salida es volver a un pasado oprobioso donde las grandes mayorías permanecían excluidas.
El único modelo que ha fracasado y seguirá fracasando es el capitalismo.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2738 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: