Datos sobre la guerra de cuarta generación


La llegada al poder en Venezuela, de las fuerzas políticas y sociales agrupadas (para 1998) en el Polo Patriótico, significó el inicio de un cambio sustancial en el paradigma de democracia representativa (predominante por más de 40 años) y se abrieron las puertas a la posibilidad real de transferirle el poder al pueblo por medio de la concepción de la democracia participativa.

No obstante, la ruta para transitar los cambios que conducen a la transformación de las estructuras del Estado se ha inscrito dentro de una perspectiva distinta al uso de la fuerza. El proceso venezolano, por sus características particulares de revolución pacífica, encara un frente de batalla intangible, es decir no se mide contra un ejército convencional. Hablamos de un frente cuyos comandos se ejercen desde los ámbitos de las Tecnologías de la Comunicación y la Información que, en el momento histórico actual, es orquestado por poderes transnacionales que buscan dominar las fuentes energéticas necesarias para afrontar sus crisis internas.

Luis Bonilla Molina en su libro Guerra de Cuarta Generación y Sala Situacional Social, señala que “precisamente, desde esa perspectiva, la mayoría de los medios de comunicación nacional ha desarrollado, impulsado y fomentado la más desproporcionada e injusta campaña de oposición al modelo de democracia participativa y protagónica, así como al líder del proceso Bolivariano, Hugo Chávez. Iniciativas que les han llevado a aliarse con los sectores contrarios a los intereses nacionales que estaban enquistados en la corporación petrolera venezolana (Pdvsa). La industria de la Comunicación y la Información nacional en abril de 2002, (construyó) una alianza estructural con el campo energético y armamentista global”

Evidentemente, toda la campaña que auspicio la ejecución de un golpe de estado contra el presidente Hugo Chávez, en abril e 2002, tenía una coordinación central desde los medios privados de comunicación (Venevision, Globovision, Rctv, Televen, Cmt), quienes se aliaron en los tres grandes ejes descritos por Bonilla: Mediático (Dominado por la Corporación Cisneros en alianza con otros grupos comunicacionales) Energético (en manos -para ese entonces- de la cúpula de la estatal petrolera agrupada hoy en la Gente del Petróleo) y Armamentista (Tráfico de armas ligado a Isaac Pérez Recado y alguno ex militares del Four Season´s) Al unirse estos tres ejes, en conjunto con poderosos capitales trasnacionales, estamos frente a un Guerra de Cuarta Generación.


GUERRA DE CUARTA GENERACION (1989)
Esta teoría fue elaborada por William S. Lind y cuatro oficiales del Ejército y del Cuerpo de Infantería de Marina (Army and the US Marine Corps — USMC) de los Estados Unidos. La guerra de cuarta generación es principalmente una teoría a nivel táctico, la cual a veces abarca los niveles operacionales, y está situada en la era moderna, desde el Tratado de Westfalia en 1648 hasta la actualidad. Fue publicada simultáneamente en la edición de octubre de 1989 del Marine Corps Gazette y del Military Review.

Esta teoría está basada en una dialéctica cualitativa derivada del conflicto entre tesis y antítesis. Dentro de este contexto, las revoluciones militares están consideradas como innovaciones tácticas, posiblemente operacionales, que producen una ventaja decisiva a todo el que se adapte a ellas primero.

Desde 1989, el ejército norteamericano baraja una nueva concepción de la guerra denominada de cuarta generación, más conocida como Fourth Generation Warfare (4GW), que es la que corresponde a la revolución de la información, aunque todavía no ha sido oficialmente asumida.

Vanessa Marsh, de la Revista Tendencia 21 explica la Guerra de Cuarta Generación apuntando que “La evolución tecnológica, la aparición de enemigos que no responden a definiciones clásicas y la ofensiva terrorista, han llevado a los estrategas militares a concebir un nuevo modelo de guerra que se apoya, por primera vez, más en los elementos culturales que en el potencial bélico. Se llama guerra de cuarta generación y lo que pretende es la victoria a través de la movilización cultural contra un enemigo imperceptible y volátil como es el terrorismo”.

La guerra de cuarta generación oscila del aspecto armamentista al psicológico. Lo que pretende es una movilización masiva de la población en un antagonismo integral contra el supuesto enemigo, que abarca los aspectos políticos, económicos, sociales y culturales de una nación con el objetivo de alcanzar el sistema mental y organizativo del adversario.

La guerra de cuarta generación es totalmente asimétrica, ya que opone a dos agentes que apenas tienen nada en común: por un lado potencias tecnológicamente muy desarrolladas, con capacidad para emplear armas inteligentes muy sofisticadas, y por otro agentes transnacionales o infranacionales, ya sean religiosos o étnicos, que se enfrentan a distintos símbolos como el mercado o el imperio, y con un nivel armamentista muy elemental.


EEUU VS IRAK
En un artículo escrito por William S. Lind titulado: A Warning from Clausewitz, puede leerse: “Con la invasión de Irak, Washington está intentando convertir una guerra de cuarta generación, una guerra con entidades no-estatales, en una guerra de segunda generación, una guerra contra otro estado que puede ser conquistado por la aplicación simple del poder de fuego a los blancos”.

El atentado contra las torres gemelas el 11de Septiembre de 2001, es un claro reflejo de este estadio de la guerra actual, ya que representó un golpe certero contra el corazón del enemigo que perseguía sobre todo un impacto mediático y psicológico que se consiguió completamente.

En síntesis, la emergente guerra de cuarta generación prevé estar firmemente basada en las ideas, en particular las ideas no occidentales. El terrorismo, el cual sobrepasa las fuerzas militares tradicionales y ataca directamente a la población civil de una nación, es considerado un componente importante de este modo de guerra.

TELEGUERRA EN VENEZUELA
Los autores de los eventos desestabilizadores contra el Presidente Chávez, agrupados en la coordinadora de oposición, hacen uso irracional de los medios de comunicación privados del país, básicamente de la televisión, para generar una matriz de opinión desfavorable a los logros del gobierno nacional.

La utilización de los medios trabaja las siguientes aristas: Fomentar miedo en la población, la desinformación, la confusión en el ambiente informativo y/o las pantallas televisivas (utilizando los supuestos, los aparentes y las informaciones no confirmadas), generación de una matriz para victimizar a los canales de tv, control informativo, propaganda psicológica para legitimar a los golpistas y el fomento de una la guerra mediática.

Pero como dice el dicho, en el amor y la guerra todo se vale, y la historia nos demuestra que en los conflictos inventados o magnificados por la gran prensa venezolana, la crónica es torcida por la desinformación la cual pretende manipular al mundo entero.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 15436 veces.



Ernesto J. Navarro


Visite el perfil de Ernesto Navarro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ernesto Navarro

Ernesto Navarro

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a7339.htmlCd0NV CAC = Y co = US