Crónica

De cómo el 27-F se irrespetaron los acuerdos

Días antes se fijó la ruta y el destino de la marcha. Opositores acatan a la Guardia nacional para intentar superar el anillo de seguridad. “Son unos malandros” dijo José Vicente Rangel.

Cuando el Viceministro de Interior tomó la palabra en la rueda de prensa del viernes 27 de febrero, pasaban ya de las 8:40 de la noche. La televisión privada seguía mostrando a esa hora, imágenes grabadas durante la mañana y la tarde, intercaladas con unas nocturnas donde podía verse a un grupo de 15 ó 20 revoltosos que no se cansaban de lazarle piedras, bombas molotov, cohetes “Bin Leaden” y clavos a la Guardia Nacional.

Carlos Vettiol, el viceministro, se mostraba decepcionado por el irrespeto a la palabra empeñada que, apenas el día anterior (jueves 26), habían ofrecido los representantes del grupo opositor al gobierno bolivariano. El acuerdo al que había llegado era simple, respetar los límites del perímetro de seguridad establecido para garantizar la integridad de los presidentes llegados a Venezuela para la reunión del Grupo de los 15.

Esa tarde, la del jueves, el ministerio de Interior y Justicia invitó a una reunión de coordinación policial –incluidos los representantes de los partidos opositores- en la que se habló del recorrido de una marcha, los límites de la misma y se expuso “a los organizadores que el Estado venezolano tiene el deber de hacer cumplir los tratados internacionales, en especial la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, que nos obligan a garantizar la integridad física de los diplomáticos enviados en misiones”,

Pero para la hora en que el viceministro Vetiol se dirigió a los periodistas, era evidente que el acuerdo no importó mucho a los opositores, ya que intentaron superar el dispositivo de seguridad implementado por las Fuerzas Armadas Nacionales para atender las exigencias de la Cumbre del G-15 y por lapso de 7 horas, realizaron disturbios en las inmediaciones de Plaza Venezuela y el Distribuidor Maripérez al final de la avenida Andrés Bello de Caracas.

De la marcha a la violencia

Cerca de las 11:35 de la mañana del viernes 27 de febrero, un grupo se desprendió de la marcha cerca del elevado de Maripérez y sin mediar negociación alguna lanzaron improperios, piedras y cohetones contra los efectivos militares. “Parecían decididos a llegar hasta el Teatro Teresa Carreño” apuntó luego el coordinador nacional de investigaciones penales de la Policía Científica (Cicpc), comisario Henry David Zerpa Roa.

La manifestación había salido una hora antes desde el Parque del Este, con la intención de entregar un documento a los presidentes visitantes, en el cual desconocen desde ya, una negativa del Consejo Nacional Electoral a su petición de referéndum revocatorio contra el presidente Chávez, tal y como anunciaron insistentemente a través de la televisión los miembros de la Coordinadora Democrática.

Cuando moría la mañana, de nuevo en Venezuela convivieron dos países en uno. El que ocupaba la franja que va desde la Plaza Venezuela hasta maripérez, que se veía en vivo y directo por las pantallas de televisión y el que nunca salió al aire, es decir, el país que trabajó, se movilizó y transcurrió su día con normalidad.

Así lo entendió el diputado emeverrista Nicolás Maduro, quién después del mediodía ofreció una entrevista telefónica que transmitió Venezolana de Televisión, y en la que dijo: “aquellos que intentaron incendiar el país, no lograron levantar ni una chispa. Lo único que pretendieron fue generar imágenes de violencia para empañar la realización de la cumbre presidencial y por ello se enfrentaron a las Fuerzas Armadas”.

Y mientras encapuchados lanzaban su arsenal contra la fuerza pública, el diputado Tarek William Saab se preguntaba “dónde están los dirigentes que convocaron a esa marcha, los que llamaron a la insurrección, a desconocer al CNE y derrocar a Chávez”.

“Estaban sentados en tremendas sillas, diputado, refrescándose con aire acondicionado, dando entrevistas en los canales de televisión. De allí veían a la gente, que sacaron a marchar, corriendo para escapar del gas lacrimógeno” exclamó desde su casa en Bello Monte, la señora Almeris Mendible, cansada de pulsar el control remoto del televisor para ver que transmitían los canales.

Protagonistas del caos

Pero no había mucha variedad, los canales de televisión de Caracas mostraban en vivo y en directo al grupo violento que se enfrentó a la Guardia Nacional. La programación habitual fue modificada. No se transmitieron telenovelas, ni los programas acostumbrados. La agenda de los medios privados restó importancia a la instalación de la Cumbre del G-15 y jerarquizó como importante.

En medio de esa lluvia de imágenes violentas, concentradas en unas cuántas calles de Caracas, surgió la voz del Vicepresidente de la República, José Vicente Rangel. De forma tajante y firme, como acostumbra a declarar aseguró: “no existía ninguna razón para convocar esa marcha. Las personas que se observaron en las pantallas de los canales de televisión, son un grupo de malandros, de forajidos, el lumpen actuando contra el orden constitucional y democrático”.

Pero regresemos a las horas de la mañana del viernes, cuando la marcha estaba por comenzar y los líderes de la oposición soltaban sus amenazas de no respetar el cordón de seguridad activado por las FAN en torno al G-15.

El Ministro de la defensa, General en Jefe Jorge Luis García Carneiro, convocó a rueda de prensa rodeado del alto mando militar donde recordó que las medidas se acordaron para garantizar la seguridad de los Mandatarios participantes en el Grupo de los 15 (G15), no deben tomarse como extrañas.

Desde la noche del jueves ya se habían desplegado 10.800 efectivos militares pertenecientes a los diferentes componentes de las FAN los cuales activaron un patrullaje preventivo por tierra, aire y mar. A pesar de esto, los organizadores arengaban a sus seguidores a “pasar hasta el Teresa Carreño a como de lugar”.

Al descubierto

La línea informativa declarada por los medios cerró filas en torno “la agresión de los cuerpos de seguridad del estado contra manifestantes pacíficos”, desconociendo la actitud violenta de un reducido grupo de manifestantes que desató los ataques contra la GN.

Pero no todos lo percibieron así. “Como no llegaron a generar el caos que ellos querían, se retiraron a sus reductos. Quemaron cauchos y basura en la Plaza Altamira y frente a la alcaldía de Baruta”, nos dijo Gustavo Díaz luego de caminar desde Plaza Venezuela hasta su casa en la calle Caurimare de Bello Monte, porque el metrobus no podía pasar.

“Lo único que consiguieron este viernes fue quedar al descubierto. Se dejaron ver las costuras. Hace un rato el General García Carneiro lo dijo en cadena, la guardia tiene 15 detenidos, dos eran policías de Baruta. A esos debe caerles todo el peso de la ley, pa que se acabe el bochinche de una minoría”, aseguró Gustavo.

XXXCcas, 28 / 02 / 04



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2856 veces.



Ernesto J. Navarro


Visite el perfil de Ernesto Navarro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a7130.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO