Con Maduro todo, sin Maduro nada

Recordemos ese histórico día, el 8 de diciembre de 2012, el cual pasará a la historia, y por ello se declaró en Venezuela ese día como el día de la lealtad y el amor a Chávez y a la Patria, un día  que para muchos quedará impregnado en las mentes de millones de personas a nivel mundial, ya que fue el último discurso en público del querido comandante, y en el cual indicó: “Si algo ocurriera, repito, que me inhabilitara de alguna manera, Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir, como manda la Constitución, el período; sino que mi opinión firme, plena como la luna llena, irrevocable, absoluta, total, es que en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales, ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Yo se los pido desde mi corazón”.

Es importante acotar que Nicolás Maduros nació el 23 de noviembre de 1962 en Caracas, Venezuela y creció en la parroquia de El Valle de esa misma localidad, perteneció a la Liga Socialista, la cual fue una organización política revolucionaria de Venezuela fundada hacia los años 1969 por Jorge Antonio Rodríguez, padre del actual Alcalde del Municipio Libertador del Distrito Capital, el Presidente Maduro también se desempeñó como conductor en el Metro de Caracas, fue dirigente sindical de dicha institución y fue fundador del nuevo Sindicato del Metro de Caracas (SITRAMECA), así como, de la Fuerza Bolivariana de Trabajadores (FBT), acompañó al Comandante Hugo Chávez Frías en el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200) y por último formó parte del Movimiento Quinta República (MVR), partido fundado por el Comandante Hugo Chávez.

Ocupó varios cargos como diputado de la Asamblea Nacional entre el 2000 y el 2006, uno de los cuales fue Presidente de dicho organismo, hasta que  fue nombrado Ministro de Relaciones Exteriores, cargo que ocupó hasta el 10 de octubre de 2012. Seguidamente asume la Vicepresidencia de la República Bolivariana de Venezuela hasta el 05 de marzo de 2013, fecha trágica en la historia política y social de Venezuela, pasó a ocupar La Presidencia, en posición de encargado hasta el 19 de abril de ese mismo año como Presidente legitimo y constitucional de la República Bolivariana de Venezuela a través de la victoria alcanzada en las elecciones presidenciales del 14 de abril con un 50,61% que equivalió a un total de 7.587.579 de votos. Esta breve biografía obedece a la necesidad que debe tener el venezolano de conocer por completo la trayectoria política y social del camarada Presidente, y omitir ese pseudo comentario: “que él salió de la nada”, de esas grandes cantidades de calumnias que reposan sobre él, es un ser humano, y como ser humano puede cometer errores como cualquier persona, se nota a simple vista el esfuerzo que está haciendo por el bienestar de todas y todos.

En las revoluciones un liderazgo es fundamental para guiar a las masas hacia los objetivos fundamentales, y en muchos casos consiste en liberar a un pueblo de la opresión implementada por aquellos sectores  que son minoritarios pero abarcan mucho poder, tal poder, que son capaces de esclavizar a un gran número de seres humanos por el simple hecho de lucrase. En este caso el liderazgo radica en enfocar a toda una población, que la única opción fundamental para liberarse, es encontrar el socialismo, que el socialismo es la razón por el cual se debe luchar y a la que debemos llegar; y es el presidente Nicolás Maduro Moros  el encargado de guiarnos para lograr implementar ese esperanzador sistema en Venezuela como lo soñó ese humilde ser de grandes glorias, el comandante Hugo Chávez Frías y el Socialismo del Siglo XXI.

La importancia de apoyar a Maduro es un compromiso revolucionario, más allá de que fuese la tarea que no asignó el comandante el 8 de diciembre de 2012, de elegirlo como Presidente de la República,  la cual se cumplió, es ahora nuestro deber profundizar esta revolución, y confío que podemos estar tranquilos ya que contamos con un presidente que está dispuesto a ayudarnos.

A pesar de algunas diferencias que puedan tener camaradas por ciertas decisiones de tipo reformista, es fundamental tener claridad y esperanza de que esas sean solo condiciones y/o etapas, que la Revolución Bolivariana debe franquear para así lograr lo que en realidad es nuestro destino como clase oprimida, que es alcanzar el Socialismo del siglo XXI, y ahora más que nunca debemos tener la clara visión y convicción de que eso es posible dándole continuidad a un proceso de transformación que se viene dando desde el año 1999, el del gran Comandante Hugo Chávez Frías, y que ahora tiene la responsabilidad el Presidente Nicolás Maduro Moros, por eso es importante tener como lema: Con Maduro todo, sin Maduro nada. Y para esos camaradas inconformes les cito: “Aquellos que esperan ver una revolución social 'pura' no vivirán para verla. Esas personas prestan un flaco servicio a la revolución al no comprender qué es una revolución”. V. I. Lenin

Chávez vive, la lucha sigue.

La lucha seguirá hasta que no hayamos alcanzado el socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1295 veces.



Cristofer García


Visite el perfil de Cristofer García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: