Ecuador: ¿De donde proviene la amenaza?

¿Es realista creer que quienes ponen en peligro la democracia y la paz con sus armas, acostumbrados a defender el poder de unos pocos, comprados por el dolor del pueblo, aprenderán a pensar de forma diferente?

La única esperanza para el futuro del gobierno de Rafael Correa, esta en la integración externa y la unión interna legitimada por la democracia revolucionaria, y para sobrevivir en la sociedad que pretendemos transformar, todos debemos aprender a pensar de forma diferente, eso con la fuerzas armadas ecuatorianas, por ahora es una lejana posibilidad.

La denuncia de Correa respecto a la infiltración de la CIA en la inteligencia policial y militar del Ecuador es una historia tan vieja como el saludo, la UIES (Unidad de Investigaciones Especiales) por ejemplo solo trabaja con la embajada de los Estados Unidos, la CIA y la NSA así como con la DEA, investigando la subversión, lideres populares, sindicalistas, escuchando a lideres políticos, sin tener contacto con la inteligencia militar, ya que a los EEUU, LA DIVISION ES SU LEMA, también existe un batallón contra insurgencia entrenado en la época del traidor Lucio Gutiérrez, alimentados, pagados, entrenados y vestidos por el Imperio. No es de extrañar que el comando conjunto de las FFAA una gran mayoría de generales estén el servicio del pentágono o de la CIA, desde que son mayores ya son contactados, es evidente que el método de control de los Estados Unidos sobre el ejercito Ecuatoriano nos es infalible, pero esa infalibilidad es también para la revolución, es ahí, de donde proviene la amenaza interna para el gobierno y la asamblea constituyente ecuatorianas. Fuerzas armadas que por décadas fueron y son abastecidas por los norteamericanos, de tal manera que la ideología ultraderechista de la mayoría de los oficiales de las cuatro ramas de esa fuerza esta diseñada para proteger el poder civil de la oligarquía, por ende del capitalismo estadounidense.

Materias de control de seguridad nacional, manejo político, influencia masiva, para detener al pueblo, son parte de los cursos académicos en las academias militares ecuatorianas, en esas circunstancias quienes llegaban a generales, eran nombrados a dedo por quienes así ascendieron. Por meritos propios solo se llega hasta coronel, de ese grado en mas, la CIA, “sugiere” quienes son los nuevos generales del componente militar. Este es el caso de Ecuador, revela que, en menos de dos años el gobierno de Rafael Correa a posicionado a cuatro ministros de defensa, es de suponer que la nueva cúpula militar (comando conjunto de las fuerzas armadas) posesionada estos últimos dos días estén también infiltradas por la CIA. Ese cambio de pensamiento militar, requiere de una regeneración generacional, como lo esta haciendo Venezuela, es un proceso a largo plazo, el tiempo, en una reestructuración militar, es una arma de doble filo, cuando de revolución social se trata y esta de por medio los intereses imperiales.

En Ecuador, en los últimos 20 años, las industrias militares aportan con más del 37% de la economía privada. Los casos más relevantes son TAME (transporte aéreos militares del Ecuador) monopolios del transporte aeronáutico interno en manos de generales en retiro de la fuerza aérea que junto con la dirección de aviación civil (DAC) cierran muchas empresas, llamadas competencia, a mas de los acuerdos con la BOEING, quien por muchos años, financio las aeronaves de esa compañía, hoy también lo hacen con AIR-BUS. Así, los generales de la FAE (fuerza aérea ecuatoriana) se retiran de esta y pasan a pilotear los aviones de TAME; sosteniendo el monopolio de los aires ecuatorianos.

Otro caso emblemático es la fuerza naval ecuatoriana. FLOPEC (flota petrolera ecuatoriana) la cual es controlada por la marina mercante y esta a su vez por la fuerza naval. Este tipo de monopolios están estrechamente ligados a los partidos políticos que representan las oligarquías, siempre disputándose el poder, gobiernos incapaces de gobernar, al carecer de ideología, por solo aceptar los mandatos de la casa blanca, así jamás tuvieron la guía para el pueblo, de gobiernos capaces y confiables.

En este contexto, la denuncia del compañero Correa de la infiltración de la CIA en las fuerzas militares es un hecho, todavía con verdades ocultas, como el asesinato de la primera ministra de defensa que enluta a seis familias, tres de las cuales todavía luchan para que la verdad salga a flote. ¿Hubo o no un tercer Helicóptero en el accidente de los dos restantes? ¿Por qué ICARO a la vista? ¿la orden para que la ministra sea trasladada por tierra, quien la cambio? ¿Dónde se encuentra la Sra. testigo presencial de ese accidente? ¿Por qué un gringo llegó primero a la escena del crimen tapando con su chaqueta a la hija de la ministra incrustada en un palo agonizante? ¿Por qué uno de los pilotos aparece con un orificio de entrada y salida en el cráneo? ¿Por qué campesinos del lugar escucharon gritos pidiendo auxilio cuando el informe militar plantea otra cosa? ¿Por qué? Esta es la pregunta más difícil de contestar, que tiene que aclararse, ¿Por qué?...

Esto me hace recordar cuando el asesinato de Jaime Roldós Aguilera, perpetrado por la CIA en mayo de 1981. Un campesino del lugar propietario de la finca donde cayo el avión presidencial, manifestó que una luz se acerco al avión y este exploto, la primera patrulla que llegó al lugar, una escuadra completa, en los siguientes meses, uno se suicido, el otro se electrocutó y otro murió en un accidente de transito. Así sucesivamente hasta llegar al campesino, que se cayó a una quebrada de 3 metros en su propia finca golpeándose la cabeza a sus 56 años de estar recorriendo el mismo camino desde niño. Todos los testigos presénciales y los que llegaron primero al sitio del “accidente” murieron misteriosamente. Estas “coincidencias” nos revelan que todavía la CIA pretende CONTROLAR Y SOSTENER EL PATIO TRASERO DEL PLAN COLOMBIA, en complicidad con militares y policías pagados por las agencias norteamericanas. Los 39 barcos hundidos, MAYORIA DE ELLOS POR LA ARMADA IMPERIAL EN AGUAS TERRITORIALES, la matanza de mas de 103 personas, emigrantes, viajando a bordo de un barco pesquero, hundido por la armada de los Estados Unidos, donde todavía existe cómplices y encubridores, infiltrados en el gobierno del camarada Correa. Algunos de estos personajes militares y civiles sabían con un mes de anticipación que este hecho iba a ocurrir, planeado por el agregado de seguridad de la embajada de los Estados Unidos en el gobierno de Alfredo Palacio, para justificar la base de Manta y su lucha contra el narcotráfico.

Muchos de estos militares ya ascendieron al grado superior, algunos son generales, así como funcionarios trabajando para la cancillería, defensoria del pueblo y otras instituciones ecuatorianas.

La denuncia del compañero Correa, debe haber causado malestar en las fuerzas armadas de ese país, oficiales petulantes, desleales, fieles al dólar, al cual guardan lealtad absoluta.

Los 18 o 20 millones de dólares que recibe la inteligencia militar ecuatoriana por el intercambio de información, con los EEUU, permite que el Israel colombiano se entere de operaciones militares, siempre promovidas por la CIA mucho antes que el gobierno alfarista bolivariano de Correa. Se admite que para lograrlo recurren a oficiales superiores y policiales, con programas secretos muchos de ellos realizados fuera del país, en las agregadurías militares, controladas por la agencia estadounidense, influyendo no solo las instalaciones militares, sino la tecnología, como en el caso del ataque a territorio ecuatoriano por fuerzas imperiales colombianas -estadounidenses-, colocadas bajo salvaguardas, reciban otros usos, para desde territorio patrio, promover operaciones encubiertas, como el caso de la ministra de defensa, apenas iniciado el mandato presidencial de Correa, o como los mas de 39 embarcaciones y 103 muertos, comprobados, por las alianzas de traidores militares ecuatoriano- estadounidense, complots de la CIA, con militares del Ecuador. Eso tiene que acabar de una vez por todas y para siempre, en este gobierno alfarista y constituyente del pueblo ecuatoriano.

En este estado de incertidumbre, la guerra mediática, utilizada por las computadoras mágicas de Raúl Reyes, aceptadas por los canales de la contra revolución ecuatorianos, en ella todo es útil, porque todo sirve para el imperio en su propósito político de dividir a la sociedad, en esta los servicios de inteligencia juegan un importantísimo papel, en la desestabilización del gobierno democrático del Ecuador.

Los militares ecuatorianos, su pobreza mental, machismo militar y por el dólar norteamericano, no les permite aceptar el mando femenino de una ministra de defensa, peor el mandato de un pueblo revolucionario, para aceptar el mando civil revolucionario y soberano de Correa, pero no deben olvidar que los últimos 11 años, el pueblo los paso por arriba, frenar la masa con las armas seria condenarse, la alta aceptación popular de Correa, es una jaqueca para el imperio y los lacayos criollos, con seguridad otro accidente como el de la ministra y el de Roldós ya debe estar en la mente militar.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4839 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: