El fascismo de Mario Silva y su intento de silenciar Aporrea

Aporrea es sin ninguna duda el principal medio de comunicación de la revolución bolivariana. Y que conste que por revolución bolivariana entendemos el proceso de lucha popular iniciado el 27 de febrero de 1989, pero que en nada consideramos relacionado con el gobierno de Nicolás Maduro.

El actual gobierno ha traicionado todos los postulados fundamentales que enarboló Chávez a partir de 1999 y no se puede considerar como "continuidad" del gobierno del comandante. Sobre eso hemos escrito bastante, y muchos en aporrea lo han escrito mejor que nosotros, así que por ahora no abundaremos en ese tema.

Nos interesa abordar aquí las amenazas proferidas por Mario Silva contra Aporrea, que de acuerdo al discurso polarizante-fascista que viene manejando Maduro ("el que no está conmigo está contra mí", el mismo discurso de George Bush luego de los atentados del 11 de septiembre), expone a esta importante página web a sufrir la represión brutal de los cuerpos policiales-militares gubernamentales (SEBIN-DGCIM).

Silva recurre a un discurso profundamente maniqueísta, refiriéndose a las fuentes de información utilizadas por una noticia publicada en aporrea sobre la Rusia de Putin. Para Silva, Putin es un "aliado" de la pretendida "revolución socialista bolivariana". Cuando en realidad Vladimir Putin es un líder de derecha que encabeza un gobierno capitalista. Su condición de dirigente del Partido Comunista en la antigua URSS simplemente lo identifica como traidor abierto a esos ideales que usufructuó en su juventud cuando estuvo al frente de la temible KGB (inteligencia soviética equivalente a la CIA). Hoy mismo, 20 de diciembre de 2018, Vladimir Putin ha afirmado tajantemente: "La restauración del socialismo en Rusia es imposible" (https://actualidad.rt.com/actualidad/299624-putin-rusia-desarrollarse-socializacion-no-socialismo). Eso quiere decir que la supuesta "solidaridad" de Putin con el gobierno de Maduro no tiene ningún fundamento ideológico y es simplemente una alianza de negocios y una utilización de nuestro país por parte de Rusia para fortalecer su particular enfrentamiento con los Estados Unidos.

No obstante, Mario Silva, y todo el gobierno de Maduro como conjunto, utilizando argumentos que bien pueden tener 80 años de desfase histórico, insisten en inventar un "bloque de países" que se enfrentan al capitalismo norteamericano, bloque en el cual estarían China, Turquía, Rusia e Irán. Los tres últimos con gobernantes abiertamente de derecha y ultraderecha, que han arrasado con sus opositores internos de izquierda y que además son explícitamente misóginos y defensores de la opresión y discriminación hacia las mujeres y la diversidad de género. Regímenes, incluyendo el farsesco partido "comunista" chino, que mantienen sistemas de producción capitalista ubicados en el extremo más brutal de la explotación del trabajo asalariado.

Ciertamente China encabeza un bloque que poco a poco se consolida como un espacio mundial de poder alternativo a la dominación occidental que ya tiene 500 años. Pero ese bloque de poder no representa ninguna alternativa para los pueblos del mundo que luchan por liberarse de la opresión del capital. Sin tener el guerrerismo imperialista propio de occidente, China y sus aliados practican un capitalismo igualmente depredador de los recursos naturales y explotadores de la mano de obra de los países periféricos. Promotores de un modelo productivo donde no existen derechos laborales ni derechos de los pueblos originarios, donde no existe respeto por la preservación ambiental ni se busca fortalecer la soberanía económica de los países donde realizan sus inversiones productivas. Ese bloque multipolar encabezado por China no es opción de liberación para los trabajadores del mundo, y por tanto no tiene sentido apoyarlo.

Que podamos aprovechar alianzas circunstanciales con ese y otros bloques de países que se enfrenten a quienes siguen siendo nuestro enemigo principal, el imperialismo gringo, estamos de acuerdo. Pero no podemos respaldar por ningún concepto el meter gato por liebre a nuestro pueblo, como hace Maduro, quien realiza acuerdos políticos y económicos con gobernantes que en realidad son explotadores y represores de sus propios pueblos, además de que terminan siendo unos nuevos aprovechadores de las ventajas de negocios que el gobierno venezolano les ofrece para un nuevo saqueo de nuestros recursos naturales.

Por ello ese discurso "polarizado" de Mario Silva, Maduro, Diosdado y el resto de la elite gobernante, es completamente falso. No aceptamos ese chantaje exactamente igual al ejecutado por George Bush hijo, quien luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 intentó conseguir apoyo unánime para sus guerras de agresión contra Afganistán e Irak (luego extendidas por Obama a Libia y Siria) con el argumento de que quien no lo apoyase estaba con los terroristas.

No estamos con el imperialismo yanqui, pero tampoco estamos con el gobierno de Maduro, y mucho menos respaldamos al capitalismo salvaje de los chinos, ni las dictaduras brutales de turcos e iraníes, ni al gobierno derechista de Putin.

En una posición claramente fascista que del discurso ha pasado a los hechos con las recientes detenciones de numerosos dirigentes obreros en Ferrominera y Venalum, sometidos a juicio militar en el mejor estilo de los gobiernos adecos y copeyanos de la cuarta, Silva enfila sus amenazas contra aporrea, iniciando una campaña que puede conducir a la apertura de juicios militares contra los camaradas responsables de la web digital aporrea.org, con el falso argumento ya expresado de que si no respaldamos a Maduro es porque somos "fichas del imperio".

Mario Silva como quien no quiere la cosa, inicia esa campaña fascista que busca silenciar los espacios democráticos de debate revolucionario, de los cuales aporrea probablemente representa el principal centro donde se discute con toda libertad los diferentes procesos políticos, económicos y socioculturales que se desarrollan en el territorio nacional y el resto del mundo global.

Llegará el día en que el pueblo venezolano, este mismo pueblo al cual pertenecemos, ajustará cuentas con estos traidores al programa revolucionario que animó la lucha popular en las décadas de 1980, 1990, y que sirvió de fundamento al período de gobierno de Hugo Chávez. Todo el poder del estado que utiliza Silva para buscar silenciar las voces críticas del movimiento revolucionario venezolano, expresadas casi todas ellas en su diversidad en las páginas digitales de aporrea, no podrán acallar el espíritu de rebeldía que anima en estas tierras desde que Guiacaipuro, Nigale y demás caciques indígenas regaron con su sangre este suelo antes de someterse a la opresión del capitalismo naciente representado en los colonialistas españoles.

En materia de dignidad, en la fortaleza moral que surge de décadas de férreas luchas contra el capitalismo y sus diversos representantes, no somos cogidos a lazo. Aquí nadie se rinde, aquí nadie recula. Eso se los dejamos a las decenas de burócratas maduristas que anualmente desertan al propio corazón del imperio gringo. Allí tenemos a los Rafael Isea, Alejandro Andrade, Claudia Díaz, y demás bandidos-saqueadores a los que se les permitió destruir las finanzas públicas e irse del país sin problemas con sus miles de millones de dólares robados y puestos a resguardo en los paraísos fiscales del mismísimo imperio.

Aporrea es el faro que alumbra las actuales luchas populares contra el paquete neoliberal madurista. Luchas que esperan por nuevos escenarios de organización y confrontación ante un gobierno que ha disuelto el valor del trabajo y que continúa con su descarado saqueo de las divisas de la nación mediante la estafa del Dicom y del Petro.

Mi llamado es a todos los escribidores de aporrea a unir fuerzas para enfrentar esta amenaza fascista de Mario Silva que puede conducir en corto tiempo a la apertura de expedientes judiciales buscando silenciar el debate democrático y revolucionario que por más de 16 años se ha desarrollado en sus páginas.

Maracaibo, Tierra del Sol Amada. 20 de diciembre de 2018.

--



Esta nota ha sido leída aproximadamente 9406 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Historiador. Profesor Titular de la Universidad del Zulia (1994-2019). Magister en Historia de Venezuela y Doctor en Ciencias Políticas. Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integra el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia (organismo que sólo ha sido convocado en una oportunidad en cinco años). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología, del Diplomado en Consejos Comunales (cinco cohortes graduadas) y el Diplomado en Formación Sindical con (cinco cohortes graduadas) en la Facultad Experimental de Ciencias (FEC). También ha coordinado la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo (2004). Ha publicado: El movimiento de trabajadores en Venezuela durante la revolución bolivariana: 1999-2012 (2017); Movimiento estudiantil y proceso político venezolano (2007); El protagonismo popular en la historia de Venezuela (2008-2015); Los Consejos Comunales y el Socialismo del Siglo XXI (2009); y Venezuela ante la globalización, la crisis mundial y los retos de su desarrollo (2012), además de 5 capítulos de libros científicos, 45 artículos científicos y 50 ponencias en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Programa de Estímulo a la Investigación (PEII), nivel C. Egresó en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Ha dirigido 10 proyectos de investigación en la FEC-LUZ. Actualmente dicta semestralmente las materias de Historia de Venezuela, Historia de América, Intercambios económicos y simbólicos, y Poder y Movimientos Sociales, en la Licenciatura en Antropología de LUZ. Ha dictado los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado en Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo. En la División de Extensión de la FEC desarrolla anualmente seminarios sobre: Crisis política en Venezuela; Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial y su repercusión en la economía venezolana; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela (dictado también en el Centro Internacional Miranda -CIM- y en Fundacite-Mérida en 2016); y el seminario La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990, en el CIM (2017). Es coinvestigador en el Proyecto: “Historia de los frentes guerrilleros Antonio José de Sucre y Américo Silva: 1966-1990”, Centro Nacional de Historia (2016-2017). Investigador principal en el proyecto “Identidades en el estudiantado de la Universidad del Zulia” y del programa de investigación “Universidad del Zulia: comunidad, organizaciones e identidades” (2017-2019).

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a273328.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO