Socialismo maternal

Un grano de Maiz

Ayer nos abordó una joven señora que recolecta firmas para la Asamblea , proponen que el permiso postnatal se extienda por 6 meses, argumentan que así darán facilidades a la lactancia materna. El hecho nos llamó a reflexión. Veamos.

Ese movimiento por el rescate de la lactancia materna y combate a la lactancia comercial, resume la lucha del Socialismo contra el capitalismo, es esencia del objetivo revolucionario, porque es fundamento del rescate de la “humanidad del humano”.

No podía ser de otra manera, las madres, el instinto materno tenía que estar en la vanguardia del choque con la deformación capitalista, que vuelve mercancía todo lo que toca, hasta el amor de madre es víctima de comercio.

Si buscáramos un rasgo genético en el humano que lo relacione con el Socialismo, encontraríamos el instinto maternal. El amor de madre es el otro nombre del Socialismo. Ese instinto amoroso podría perfectamente llamarse instinto socialista.

El bien del otro (hijo) es su propio bien, ella se realiza en él, se refleja en él, existe en él. El hijo a su vez se refleja en ella, el bien de ella (madre) es el bien suyo (hijo). La realización de ella es la realización de él. Ese es sin duda el núcleo amoroso de la relación socialista.

De aquí que la lucha por proteger el nexo madre-hijo de las limitaciones crueles que les impone el sistema capitalista, es la lucha por la vida, el humanismo, por el Socialismo.

Esta petición le da una dimensión profunda a las batallas de las mujeres, coloca sus reivindicaciones en el centro de la liberación del género humano, que es el único camino de la liberación de la mujer y del hombre.

El sistema capitalista es un sistema antinatura que se manifiesta desde el primer día de la existencia humana.

Temprano toca las puertas de la existencia la industria capitalista, el comercio para disociar la relación amorosa madre-hijo. Expliquemos.

Entre la madre y el recién nacido se establece una relación amorosa fortísima en el acto de la lactancia, éste es mucho más que un simple acto alimentario, es fundamentalmente un acto de relación social, de ejercicio amoroso donde la madre es un portador social que crea los fundamentos, los canales psicológicos para la socialización fraterna.

Contra ese acto, el primer ejercicio de la socialización fraterna en el género humano, el comercio capitalista enfila sus fauces. Entre la madre y el niño interpone la leche artificial.

Con una fría lata, con un plástico esterilizado en forma de pezón, pretende en vano sustituir el inmenso valor humano contenido en el seno materno. La “lactancia de mercado” pulveriza la primera forma de socialización del humano.

Se separa a los niños de su fuente de amor primario, para desde temprano educarlos en el desamparo, en la orfandad y el desamor.

El Socialismo es un inmenso acto de lactancia materna en el que la sociedad restituye en todos los ámbitos la relación fraterna.

¡Lactancia Materna es Socialismo!
¡Chávez es Socialismo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2427 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: