Nicmer Evans en boca de la canalla

Cegado por la ambición de notoriedad, Nicmer Evans parece ignorar que ese deliberado tremendismo refugiado en su doble discurso, en vez de acercarlo más a millares de chavistas ávidos de lectura, más bien lo colocan al lado de esos enemigos que juraron hasta la muerte oponerse a que Venezuela sea territorio libre y digna de su procerato. De agnóstico politólogo Nicmer Evans, no sabemos cuáles son las razones privan para que no tengas el valor de atreverse a brincar de una buena vez la talanquera, pues cualquiera se confundiría observando que alguien quiere estar bien con Dios y con el diablo. No amigo Nicmer, entiende que cuando los pueblos deciden cambiar el viejo orden por una nueva historia, no es conveniente pasarse de listo queriendo nadar en dos aguas, nadando en dos aguas, así como tampoco resultara exitoso cambiarse de canoa a mitad del rio, porque ello equivaldría a comprarse un boleto sin retorno con destino al suicidio en primavera.

Qué algunas de las medidas del Presidente Maduro para enfrentar la guerra económica no den resultados inmediatos, y que sean políticas emergentes de carácter puntual en virtud de las graves circunstancias, ¿y quien dijo que en Miraflores despacha un mago que produce resultados instantáneos? Por ello, camarada Nicmer( si es que todavía podemos llamarlo compañero de ruta), aclaramos que está clarito como agua de manantial, que siempre caeremos en la utopía en todo intento de comprender la realidad mediante el empleo de un método que juzgue a priori , y que no vaya al fondo del asunto. Por ello, recomendamos la lectura de “Dialéctica de lo concreto”, en cuyas páginas el autor explica que la “seudo concreción” es ese velo de apariencia que oculta la verdad.

Por qué será que un editor prófugo de la justicia como Rafael Poleo, en ese panfleto que se hace llamar El Nuevo País, ahora aplaude con bombo y platillo esas medias verdades del susodicho politólogo. Verdad que es tremenda ralla coincidir con un plumario tarifado que quedó para bufón de la gusanera mayamera. Es más me faltó preguntar: ¿Acaso Nicmer Evans pasa por alto que con sus recurrentes ambigüedades le está haciendo el juego a quienes están changuitos por execrar el proyecto de Chávez? Y será por ello que en estos casos suele decirse que con amigos como esos, no hace falta enemigo. Por ello, y otras razones más le decimos: ¡No me ayude compadre!

Dato curioso que debería convocar a la reflexión. En una oportunidad un socialista ante el parlamento alemán se extrañaba viendo que la bancada adversaria aplaudía su discurso con inusitada euforia. Finalizada su intervención comentó a sus compañeros de bancada: Que he dicho yo viejo imbécil que el enemigo me aplaude. Y porque por la boca muere el pez, lo mejor a veces es cerrar el pico por aquello de que en boca cerrada no entran moscas. ¿O no?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2094 veces.



Freddy Elías Kamel Eljuri

Presidente del Instituto Municipal de Patrimonio Histórico de la Alcaldía Bolivariana del Municipio Miranda del estado Falcón. Vicepresidente de la academia de Historia del Estado Falcón. Escritor. Productor radial.

 kameleljuri@gmail.com

Visite el perfil de Freddy Elías Kamel Eljuri para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: