Acabaron con el "terrorista" y el terror sigue campante

No imagino si los teóricos del madurismo, sus operadores, los servicios de inteligencia de la nación, los operadores del partido, los organismos de consulta, o el equipo cerrado del presidente, realizaron algún ensayo con escenarios previsibles del costo político de la muerte de un hombre que según sus últimas imágenes, videos, informaciones. Estaría rendido, yo no tengo capacidad de investigar, como tampoco tenía las pruebas cuando me decían "pero prueba la corrupción en PDVSA" Lo que si estoy claro es que el termino o adjetivo terrorista evita cualquier discusión, descalifica cualquier opinión , tira al estercolero el sentido común. Es como discutir con un viejo estalinista que los Gulag existieron y que en esos lugares murieron decenas de miles o cientos de miles de intelectuales, artistas, disidentes del stalinismo y de su manera de ver y entender el mundo.

Bien lo cierto es que el país estuvo y está enojado o por lo menos gran parte no está convencida de la versión de la autoridad "la autoridad tiene gran parte del siglo XX y gran parte del XXI siendo digna de desconfianza". Bien lo cierto es que el terror continúa y es un terror diario y crónico que venimos viendo y viviendo, veamos.

Tenemos terror a Las colas para conseguir alimentos y cuando ya estemos a punto de llegar a conseguir nuestra municione de boca se acabe.

Temblamos de miedo al salir por alguna calle de cualquier ciudad, pueblo o caserío del país y ser atracados, hurtados, secuestrados en cualquiera de sus modalidades.

Nos apanicamos de pensar que dejar el carro en la calle y que no aparezca nunca más.

Nos acullillamos de saber que no hay papel de baño.

Nos estremecemos al escuchar noticias fantásticas por los canales del Estado de lo bien que va la economía.

Quedamos despavoridos al escuchar que van a pulverizar a Dólar Today.

Nos sobresaltamos al escuchar un nuevo parte de que estamos ganándole la batalla a la carestía.

Aterrados quedamos cuando escuchamos a Erika Farías diciendo que: La revolución no es la responsable de las carencias del pueblo.

Nos consume la angustia cuando escuchamos un comentario de Reverol y equipo.

Nos entristecemos cuando sabemos que un sobrino, sobrina, hijo, nieta, pana se tiene que ir del país por falta de oportunidades, falta de empleo, bajos salarios.

Perdemos la calma, cuando alguno de los nuestros se enferma y sabemos que los hospitales carecen de insumos y hay poco personal.

Nos indignamos cuando vemos que nuestra moneda a veces vale menos que el papel en que se imprime.

Nos molestamos en el momento que no conocemos que paso con los cientos de miles de millones que se extraviaron o por los menos no los vemos reflejados en nuestra calidad de vida.

Nos extrañamos cuando vemos que el famoso tren que llegaría a Puerto Cabello se volvió sal y agua.

Nos arrechamos en el momento en que pensamos en que la corrupción toco hasta los tuétanos a un gobierno en el que confiamos.

Nos esperanzamos que la dicha es tardada pero llegara y que la hora más oscura de la noche es la que está más próxima a la aurora.

Nos alegramos ya que descubrimos que nosotros no somos culpables y si lo es el gobierno.

Celebramos que las cosas son lentas pero tienen solución y que las naciones pueden salir de gobiernos que parecían invencibles.

El terror a existir, a dar un paso fuera de nuestro hogar, a ver los nuevos precios, a ser asaltados, a no tener dinero para los medicamentos, a no conseguir aceite para nuestros vehículos, a saber que nuestro teléfono esta intervenido sin autorización, a ser delatado por el viejo amigo…Ese terror no fue ajusticiado en El Junquito, Ese terror es esta blindado a los balazos en la frente y al fuego de los RPG, ese terror está más vivo que nunca. Y al parecer desde los espacios de quien manda le desean larga vida, a veces esos miedos son un negocio redondo para el poder…

Notas a pie de página: No sé si en el código civil venezolano existe alguna pena para el que tenga una posición crítica al gobierno, le he preguntado a un par de abogados que respeto y no son tan atorrantes como el gordito chucho, sin embargo mi documento todavía no llega a la oficina a donde debería recogerlo… Cosas de la eficiencia "revolucionaria"

La república tiene castas y títulos nobiliarios…Al parecer quien no tenga "carnet de la patria" se transforma por decreto en un ente, no existimos, no nos ponen atención, no tenemos derechos. Ojo solo al parecer…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1573 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Yuri Valecillo

Yuri Valecillo

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a258177.htmlCd0NV CAC = Y co = US