Polla Max socialista y máquinas azules

Volvemos sobre el tema, para ver si alguien más lúcido que nosotros, en la materia ideológica, puede orientarnos… Lo primero que queremos aclararle, a cualquier lector lerdo, es que la polla no es la hembra del pollo. La Polla Max no tiene nada que ver con un Gran Sancocho de gallina, ni tampoco con una fiesta popular de alguna organización política de izquierda. Tampoco, faltaba más, estamos en España donde esta palabra tiene otro significado que la decencia nos impide explicar. ¡No! La Polla Max es un nuevo juego, muy publicitado, a páginas enteras, en colores, en la prensa nacional, creado por la Junta Liquidadora del Instituto Nacional de Hipódromos. Se publicita no sólo el juego, sino los premios que reciben los felices apostadores y los centros hípicos que venden más Polla Max. El término “socialista” se lo agregamos nosotros, con la intención pedagógica de dilucidar cuál es el contenido socialista de dicho juego. En efecto, el Presidente Chávez nos ha pedido, y se lo ha pedido reiteradamente a sus principales colaboradores, analizar y definir permanentemente en qué medida, cada política diseñada, contribuye con nuestra construcción socialista y cuáles son los elementos, de carácter socialista, que contiene cada nueva iniciativa institucional. Tenemos que admitir, amigo lector, que por más que le damos vueltas y vueltas a la cabeza y nos devanamos los sesos, no le encontramos el socialismo a la Polla Max. Tampoco entendemos qué es lo que está liquidando esta Junta Liquidadora. Indudablemente se trata de un hueso duro de roer porque llevan 10 años en eso. Ellos han promocionado las cuantiosas inversiones realizadas que incluyen la recuperación de los pisos y paredes de mármol de La Rinconada. También unas galas hípicas internacionales. Admitimos nuestra ignorancia en materia hípica y en asuntos de liquidaciones. Los casinos que parecen inmensos gallineros, abundan; los centros hípicos se multiplican como los pollos. Una amiga fotógrafa, en época de gallinas flacas, suele ir a las salas de juego porque dan tragos y comida gratis. Quizás por allí va la cosa del socialismo. Pensamos en Marx, en Cuba, otrora garito de los yanquis, y su revolución y tampoco vemos luz. El tema es una máxima incógnita para nosotros. Nos dicen que el principal juego no es el llamado juego legal, sino el ilegal, el que se realiza en los centros hípicos, con circuitos cerrados de TV, que transmiten carreras de diversos hipódromos del mundo. La Constitución Bolivariana no nos aclara nada al respecto. Un amigo nos explica que el juego legal, el de la Junta que no sabemos qué es lo que liquida, termina financiando al juego ilegal. Este no paga impuestos y el otro no sabemos cuánto impuesto paga. Para aumentar nuestra confusión, salieron al mercado, unas “máquinas azules”, masivamente promocionadas y la venta de software para convertir el juego “ilegal” en “legal”. La alquimia lúdica cuenta con el aval del SENIAT. ¿Por qué son “azules” las máquinas? No lo sabemos, lo que sí es una verdad de Perogrullo, es que si son “azules”, es porque no son “roja rojitas”. Es lo único que tenemos claro, del resto tenemos una gallinácea confusión.

inprocoin@gmail.com
Clase Media Revolucionaria


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2633 veces.



Reinaldo Quijada


Visite el perfil de Reinaldo Quijada para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a95758.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO