Maduro: ¿Y total para qué?

"Porque ¿qué aprovechará al hombre si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?"

Marcos 8:36

"No, nuestra República no fue, no es, perfecta ¿Acaso alguna lo ha sido, o lo es? Sí lo es, entonces me temo que no será una República sino otra cosa: una entelequia, una abstracción"

Enrico Mario Sentí

"De que te vale tener y tener

y tener si tú no sabes que hacer

ni que hacer ni que hacer con lo que tienes"

Ruben Blades

I. La democracia realmente existente

Pensar la democracia se ha tornado una necesidad y un desafío. La democracia es un proyecto de convivencia humana. Es un ideal o utopía que nunca se realizarña plenamente, pero al que siempre podemos acercarnos más, y, por razones de peso, merece la pena intentarlo. Hoy la democracia venezolana "realmente existente", estructurada como estado de bienestar, está en una profunda crisis. Siguiendo a Habermas, hablamos de crisis cuando "la estructura de un sistema de sociedad admite menos posibilidades de resolver problemas que las requeridas para su conservación". La democracia no es una doctrina; es un procedimiento para tomar decisiones justas sobre lo que debe ser hecho o evitado en el seno de una comunidad. Puesto que la sabiduría del bien y el mal nos está vedada como saber absoluto, puesto que nuestro conocimiento de lo que se debe hacer es tan parcial y fragmentario como parcial y fragmentario es el individuo, la democracia es nuestro único asidero: el método menos malo y más seguro para intentar una política más justa. La democracia es aquella institución paradójica que nos permite ser más iguales y más distintos a la vez, y a serlo en paz. Pero la democracia es sumamente vulnerable. Una ideología cruel, perversa y macabra: la ideología "del poder por el poder" la tiene en suspenso.

II. Un mínimo común ético

El ethos democrático no es un ethos uniforme y unitario sino más bien un ethos disgregado. Sin embargo, a pesar de esa disgregación, la vida en sociedad nos obliga necesariamente a consensuar determinados valores comunes que orienten las normas mediante las que regular la convivencia. Podemos llamarlos valores necesarios, imprescindibles, indispensables o superiores, a saber libertad, justicia, igualdad y pluralismo político. Estos valores son una fuente de la producción normativa que emana de la propia Constitución y orientan la articulación de los principios incluidos en la misma. En el fondo de todo este "ruido neo-constituyentita" está el problema de la distinción entre derecho y moral. La Constitución es un documento jurídico y no una prédica moral. Su principal cometido es el encarnar el consenso político y ser por ello garantía de paz y libertad.

III. ¿Maduro akratés?

Demasiado se ha escrito y discutido sobre la falacia lógica del "es" al "debe", cuando la deducción realmente difícil de resolver es la inversa: no la que va del "es" al "debe", sino la que va del "debe" al "es". Ideales, utopías, valores, deberes no faltan; lo que no se ve por ninguna parte es su verificación. La realidad que vivimos desmiente la convicción de Marx de que el hombre sólo elabora proyectos que es capaz de realizar. Todo lo contrario: las teorías sobre la justicia, la libertad, la democracia, la convivencia, las necesidades básicas están ahí pero no se realizan en la práctica. ¿Por qué motivo? ¿Por ignorancia de los medios o por debilidad de voluntad? Spinoza puso especial énfasis en lo primero; Aristóteles tendió a subrayar lo segundo. "Nuestra aspiración no es saber que es la justicia, sino ser justos" (Ética a Eudemeo) y en la Ética a Nicómaco afirmaba que no basta conocer la virtud, sino "que se ha de procurar tenerla y practicarla". El que conoce el bien pero no lo practica es el akratés quien, como el que duerme o está borracho, posee un saber pero no lo activa: es como una ciudad que tiene decretos juiciosos y buenas leyes, pero no las pone en práctica.

https://www.youtube.com/watch?v=vzJI34KaNFg



Esta nota ha sido leída aproximadamente 934 veces.



Luis Antonio Azócar Bates

Matemático y filósofo

 medida713@gmail.com

Visite el perfil de Luis Antonio Azócar Bates para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: