¿Por qué algunos economistas mienten sobre el crecimiento de la economía sin aumento de la inversión privada?

Es un contrasentido, decir que crece la economía pero no crece la inversión, lo cierto es que ya lleva diez trimestres consecutivos de crecimiento y ¡los que faltan!.

¿Por qué algunos economistas mienten de esa manera? Simplemente, cualquier economista sabe que la economía venezolana crecerá a tasas elevadas en el 2006 y 2007 y que no es posible crecer a alto ritmo por cuatro años consecutivos sin que se incrementen las inversiones de capital fijo.

Muy al contrario de lo que pronosticaban ellos, la economía creció 17,9 por ciento y 9.3 por ciento en 2004 y 2005, respectivamente. En el primer trimestre de 2006 arrojó un crecimiento de 9,4 por ciento, la inflación ha continuado descendiendo y es la más baja en veinte años, las tasas de interés son las más bajas de la década, el tipo de cambio ha tenido ajustes razonables y se mantiene fijo a 2.150 Bs. por dólar, el desempleo continua bajando, el riesgo país se ubica en el nivel más bajos de los últimos once años, por debajo de los 200 puntos básicos. Ahora ellos sostienen que todo ello ha sucedido sin incremento de la inversión privada.

Veamos algunos datos que demuestran la falacia. Es evidente que no es correcto sostener que no aumenta la inversión privada en medio de este crecimiento económico.

En primer lugar, según cifras oficiales del BCV, la Inversión Bruta Fija(1) aumentó en 43 por ciento en el año 2004 y en 32 por ciento en el 2005. El primer trimestre de 2006 la Inversión Bruta fija arroja un crecimiento de 20,2 por ciento.

En segundo lugar, en Venezuela las importaciones de bienes de capital(2) se incrementaron en 95,6 por ciento en el año 2004 y se estima que se incrementaron cerca de un ochenta por ciento en el año 2005. Si bien es cierto que las importaciones aumentan sustancialmente tomemos en cuenta que dos tercios de ellas son bienes de capital y de consumo intermedio, es decir van al aparato productivo. En tercer lugar, la cartera crediticia del sector financiero se incrementó en 109 por ciento en el año 2004 y 75 por ciento en el 2005, tal como se puede constatar con SUDEBAN.

La Inversión Bruta Fija(1) se compone en un 65 por ciento por inversiones en la creación de infraestructura como edificios, plantas, construcciones para procesar. Podemos apreciar que el sector construcción es uno de los que tiene la más elevada tasa de crecimiento, la cual alcanzó 32,1 por ciento en el año 2004 y 20,1 por ciento en el año 2005. El primer trimestre de 2006 la construcción mantiene un nivel de 21 por ciento de crecimiento de. Es evidente que la construcción privada se ha incrementado ya que el ritmo de crecimiento de los dos años señalados muestra un acumulado del sector por el orden de 56,25 por ciento y proyecta una expansión en tres años de 85 por ciento al cierre del 2006, ello es imposible que suceda sin un fuerte componente privado.

Lo señalado nos permite concluir que el sector privado está invirtiendo en forma significativa en la adquisición de bienes de capital y ello tiende a estar asociado linealmente a la inversión en la infraestructura que requiere de dichos bienes de capital.

Desde el punto de vista microeconómico también podemos apreciar el crecimiento de la inversión privada. El pasado 24 de enero de 2006 en la conferencia Perspectivas Económicas de Venamcham, se realizó una encuesta que fue respondida por representantes de 300 empresas quienes asistieron al evento entre las cuales se encontraban muchas de las 200 empresas más grandes en Venezuela. El 66 por ciento de los encuestados manifestó representar a grandes empresas, un 23 por ciento a medianas y un once por ciento a pequeñas. Los asistentes respondieron a la siguiente pregunta ¿Tiene su empresa programada nuevas inversiones en 2006? Ante la cual el 42 por ciento respondió que “SI”, 25 por ciento “NO SABE” y solamente 33 por ciento dijo que “NO”. De quienes respondieron que “SI” el 48 por ciento respondió que invertirán más que en el año 2005 (que fue un año de significativo crecimiento de las inversiones) y el 40 por ciento respondió que invertirá igual que en 2005 y solamente un 12 por ciento respondió que invertirá menos.

Podemos observar muchísimos ejemplos individuales que muestran que las empresas privadas aumentan sus inversiones en Venezuela como es el caso de la industria automotriz. Las ventas de automóviles se incrementaron en ciento once por ciento en el año 2004 y setenta por ciento en 2005, en el primer trimestre de 2006 se incrementaron en 55,38 por ciento al compararlo con el mismo período del año anterior, según Cavenet.

La Organización Industrial(3) como campo de análisis económico, nos dice que si las ventas de una industria crece más de tres veces en dos años, y ello conduce a producir a plenitud de la capacidad instalada entonces, no será posible vender más vehículos si no amplías la capacidad de tus plantas con nuevas inversiones, de lo contrario, otro competidor se encargará de suplir al creciente mercado. Son muchas las empresas cuyas capacidades instaladas utilizadas se ubican por encima de 85 o 90 por ciento, por ejemplo, hace dos meses nos enteramos que la General Motors planeaba invertir 22 millones de dólares para ampliar sus plantas en Venezuela. En efecto, parece que lo que es bueno para la General Motors también es bueno para todo el que quiera mantener su participación relativa en un mercado creciente.

Podemos añadir muchos otros ejemplos y casos pero es contundente observar aspectos más generales. En la conferencia Perspectivas Económicas de Venamcham la empresa consultora DATOS explicó que el mercado de bienes de consumo masivo(4) ha crecido en 19 y 21 por ciento respectivamente en los años 2004 y 2005. Ello significa que se está propiciando una cadena de inversiones que no se puede ocultar.

Una segunda hipótesis es que no tratan de hacer economía ni análisis económico, ellos son simplemente instrumentos de intereses políticos más poderosos. En efecto, en campañas publicitarias una posible estrategia a seguir consiste en atacar en los puntos más fuertes del contrincante, justamente para crear el derecho a la duda en lo que muchos reconocen como una virtud o logro. Decía Platón “los malos buscan los defectos de los demás despreciando sus buenas cualidades, del mismo modo que las moscas buscan primero las partes podridas de un cuerpo, despreciando lo sano” Y atacan por allí precisamente porque saben que la economía anda bien y su propósito es detener la avalancha de inversiones que se avecina precisamente en el año electoral.

Pueden mentir una y otra vez y continuar mintiendo hasta diciembre de 2006 pero, mas allá de las estadísticas y las mentiras, lo que surte más efecto en la opinión pública, especialmente en los sectores de bajos recursos es que su calidad de vida ha mejorado en los últimos dos años y medio.

No se pueden ocultar los logros, lo que está a la vista no necesita anteojos.

Al culminar el primer trimestre del año 2006 los venezolanos están muy optimistas sobre su futuro y el futuro de sus hijos. La población percibe que su situación personal continuará mejorando. Y que el fuerte crecimiento económico en los próximos años debe traducirse en mayor bienestar para todos.


José Sojo es Ministro Consejero para Asuntos Económicos de la Embajada de Venezuela en Washington DC, EE.UU.

 


Notas:

(1) Inversión Bruta fija: Mide el valor de los bienes y servicios de producción nacional e importados, incorporados al proceso productivo durante un periodo determinado, los cuales son utilizados por las empresas como activos fijos (bienes de capital).

(2) Bienes de Capital: Son aquellos que intervienen en el proceso productivo y que no se consumen en su totalidad en un ciclo de producción de bienes y servicios, entre ese tipo de bienes encontramos maquinarias, equipos u otros activos fijos como edificios. Son bienes que se utilizan para producir otros bienes cuyo valor no se deprecia en un solo ciclo productivo.

(3) Organización industrial: Es el área de la ciencia económica que estudia el comportamiento de las empresas, la estructura de los mercados y su interacción con ellas.

(4) Bienes de consumo masivo: Representan al conjunto de bienes que se comercializan al detal en supermercados, tiendas por departamento, centros comerciales, y otros establecimientos que venden al menor. En Venezuela representan cerca de un 25 por ciento del PIB. Según Datos Mercal ya ocupa un 9 por ciento de dicho mercado, es decir 2,25 por ciento del PIB lo cual lo coloca sin dudas como un gran proveedor de bienes de primera necesidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6194 veces.



José Sojo


Visite el perfil de José Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: