Sentir Bolivariano

Bolívar y su sueño libertario

I

Dentro de unos días se cumplirán 180 años de la desaparición física del General Simón Bolívar, el Libertador de Nuestra América. Situación esta que no ha impedido que siga vigente entre nosotros. Que, como llama libertaria imperecedera, su imagen, su ejemplo, sus ideas, sirvan de inspiración revolucionaria a los pueblos del continente y sobre todo, a nuestra Patria. 

En el Congreso de Angostura de 1819, Simón Bolívar dictó cátedra. Lanzó  al mundo parte de un proyecto político, aún por concretarse y por el cual seguimos luchando. Sea propicia la ocasión para recordar algunos de los planteamientos fundamentales de aquel discurso: 

“…El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política…”.

“…Por engaño se nos ha demonizado más que por la fuerza, y por el vicio se nos ha degradado más bien que por la superstición. La esclavitud es hija de las tinieblas; un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción…”.

“…Al proponernos la división de los ciudadanos en activos y pasivos, he pretendido excitar la prosperidad nacional por las dos más grandes palancas de la industria; el trabajo y el saber. Estimulando estos dos poderosos resortes de la sociedad, se alcanza lo más fácil entre los hombres: hacerlos honrados y felices…”. 

Mayor vigencia que ésta es difícil de conseguir en otras circunstancias. Por lo tanto, hay que seguir aprendiendo de Bolívar, buscando en su ejemplo la fuente de inspiración para los hombres y mujeres de la patria. Reivindicar a Bolívar es continuar dándole mucho valor, fuerza e importancia a la educación como pilar fundamental del desarrollo y de la felicidad del país; es seguir constituyendo leyes, que sirvan verdaderamente al pueblo y no, como en la vieja república, para que lo hundan en el abandono; leyes para el desarrollo y la felicidad de la República y no para la satisfacción de unos pocos. 

El 10 de Diciembre de 1830, ya en la quinta de San Pedro Alejandrino, en Santa Marta, Bolívar sentía que con fuerza lo invadía el mal y que vivía sus últimos momentos. Entonces llamó a su escribiente y le dictó, como escribió Felipe Larrazábal, “… su despedida a los colombianos con la ternura que un padre moribundo lo hubiera hecho con sus hijos más queridos”. Como tributo a ese Padre que nos sigue amando y que siempre estará entre nosotros, me permito transcribir totalmente esa Última Proclama del Libertador:  

¡Colombianos!. Habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aún mi tranquilidad. Me separé del mundo cuando me persuadí que desconfiabais de mi desprendimiento. Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado: mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono.

Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia: todos deben trabajar por el bien inestimable de la Unión. Los pueblos obedeciendo al actual gobierno para libertarse de la anarquía; los Ministros del Santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando sus espadas en defensa de las garantías sociales.

Colombianos: Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye a que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro.

Hacienda de San Pedro Alejandrino, en Santa Marta, a 10 de diciembre de 1830. 

Es por ello que, accionar con Bolívar es hacer cierta la unidad de los pueblos americanos y las relaciones armoniosas con todos los pueblos del mundo; es reivindicar la práctica de la moral pública, nacional e internacional. 

Bolívar permanece despierto y renace cada día como energía creadora del crecimiento ciudadano. En cada niño o niña que acude al colegio. En cada joven trabajador, estudiante, campesino, profesional o intelectual. En cada ciudadano, Bolívar continúa transformándose en guiatura constante de quien busca construir un país digno y próspero. Bolívar vive en flama inspiradora del proceso revolucionario que se desarrolla en el país y que permitirá concretar su sueño libertario. 

II

Con este artículo me despido por este año, hasta los primeros días del 2011, el cual hemos denominado ya, “… Año de Logros…radicalizando la revolución”. Este mensaje nos acompañará y servirá de guía para alcanzar las metas del próximo año, tal como lo hiciéramos en este, ya próximo a culminar: “2010: Año de la unidad y la consolidación del Poder Popular”.

La unidad indiscutible de los revolucionarios y revolucionarias nos permitió alcanzar la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional, a través de la aplastante victoria batallada en las urnas electorales el pasado 26 de septiembre. También la unidad nos ha permitido articular esfuerzos y estrategias para impulsar nuevas líneas de acción político-social, con la base del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) como actor principal. Esa base de nuestro partido, organizada en las Unidades de Batalla Bolívar 200 (UBB200), cada una con sus patrullas socialistas; y como vanguardia de la Revolución Bolivariana. Como un solo cuerpo revolucionario – partido-gobierno - lograremos, no tengo duda de ello, obtener la máxima medalla de este proyecto: Consolidar el Socialismo Bolivariano.

De igual forma, durante el 2010, nos hemos encaminado, con pasos agigantados, hacia la consolidación del Poder Popular. Obras ejecutadas por el gobierno bolivariano, no hubiesen sido concretadas, sin la articulación y el trabajo conjunto con el Poder Popular. La transferencia de recursos, a través de los Consejos Comunales, permitió trabajar en  las áreas de servicio público, vivienda, vialidad, y por supuesto, en los 4 pilares fundamentales de la gestión de gobierno: Educación, Salud, Cultura y Deporte.

Para el venidero año 2011, esa articulación, mancomunidad y esfuerzo conjunto, acompañado por el importante elemento de la unidad, y sobre todo, por el triángulo de la revolución: Conciencia Revolucionaria, Organización Popular y Pasión Patria, permitirá que las metas propuestas, sean alcanzadas.

El 2011 también será un año de grandes logros; proyectos de suma importancia y envergadura, estaremos culminando para el bienestar y progreso de los barineses y barinesas. Todo ello, enmarcado en la radicalización de la revolución bolivariana, porque los enemigos milenarios, en algún momento: “… arrancaron nuestros frutos, cortaron nuestras ramas, quemaron nuestro tronco, … pero jamás matarán nuestras raíces…” ( Popol Vuh ).

Vamos pues, todos y todas, juntos, a seguir trabajando por la consolidación de este proyecto revolucionario, inspirado en los más grandes pensamientos e ideales libertarios de Nuestro Padre Simón Bolívar. ¡REVOLUCIONARIO Y PRODUCTIVO 2011!!.


Sentirbolivarianobarinas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2633 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor