Lo que no publican los llamados "Grandes medios"

Amigos de Aporrea:
El Defensor de los Lectores del diario El Nacional se hizo eco de nuestra protesta porque ese medio absolutamente nada informó acerca de la expulsión de periodistas de "El Miami Herald" y "El Nuevo Herald" por haber recibido dinero del gobierno de los Estados Unidos para orquestar una campaña de infundios y de desinformación contra la Revolución Cubana a través de la Radio y TV Martí.
Esa noticia revestía relevante importancia como para que cualquier medio decidiera ocultarla, lo cual nos generó y nos sigue generando no obstante esta nota que les incluyo del amigo Luicio Segovia, publicada en la edición de hoy de El Nacional, la gran sospecha acerca de que si esa conducta es consecuencia de que no solamente tanto periodistas de ese diario y de otros medios impresos, como El Universal, Tal Cual, El Mundo, etcétera, así como de los medios radioeléctricos televisivos y especialmente tales medios como empresas, hayan sido o están siendo beneficiados con asignaciones bien jugosas del Departamenteo de Estado en la campaña de desestabilización contra el gobierno de Hugo Chávez, a través de las mentiras reiteradas y el silencio hermético que guardan frente a las grandes obras que adelanta su gobierno, pues para nadie es un secreto que en esa campaña sucia, los impresos mencionados y otros tantos han perdido credibilidad, tanta que sus ediciones se quedan frías en los quioscos de todo el país, por lo que para llegar a entender que aún susbsistan, no queda otra posibilidad que la de convenir que alguien los está subvencionando.
De estar ocurriendo tan condenable hecho, para nada nos sorprende, pues ha sido una práctica añeja del gobierno yanqui alquiler a buen precio periodistas y medios a lo largo del planeta como ocurrió con los diarios de Miami mencionados, pero es que, además, tenemos como ejemplo histórico vergonzoso el caso del diario El Mercurio de Chile, el cual jugó un papel estelar en el golpe contra la Unidad Popular y el asesinato de Salvador Allense en 1.973 a cambio de 20 millones de dólares que le entregó la CIA.
Cordialmente, compatriota
Iván Oliver Rugeles

El Nacional - Viernes 15 de Septiembre de 2006
Lectores

DEFENSORÍA DEL LECTOR Y LA LECTORA

Huracán en La Florida
Lucio Segovia
La noticia sacudió el estado de la Florida, en los Estados Unidos. Compartió titulares con la información del tiempo, en momentos en que huracanes y tormentas tropicales ocupan los titulares de los principales diarios de Miami.

La información proviene del mismo diario que se ha convertido en epicentro del escándalo: El Nuevo Herald. En síntesis: no menos de 10 influyentes periodistas del sur de la Florida, entre ellos tres del propio diario El Nuevo Herald, "recibieron con regularidad pagos del gobierno federal por comparecer en programas de radio y televisión en Radio y TV Martí, dos medios cuyo fin es socavar el gobierno comunista de Fidel Castro. Los pagos totalizaron miles de dólares durante varios años." (Fuente: elNuevoHerald.com, 08/09/2006).

Jesús Díaz Jr., presidente y editor de The Miami Herald Media Co., sostuvo que `’Ni siquiera la apariencia de que la objetividad o integridad de alguien pueda haberse visto comprometida se puede tolerar en nuestro trabajo. Personalmente, no creo que podamos garantizar la objetividad ni integridad si alguno de nuestros reporteros o reporteras reciben compensación monetaria de cualquier entidad que hayan cubierto, pero especialmente si se trata de una agencia de gobierno’’.

Es importante resaltar que esos pagos fueron descubiertos en documentos gubernamentales a los cuales tuvo acceso el propio diario The Miami Herald, medio que había formulado una solicitud, el pasado 15 de agosto, bajo el amparo de la Ley de Libertad de Información, una figura legal de vital importancia para la transparencia informativa que impera en los Estados Unidos. Uno o varios proyectos de ley con propósitos semejantes, bajo la común denominación de Ley Orgánica de Acceso a la Información, están siendo impulsados en Venezuela por ONG y grupos de opinión interesados en lograr un marco legal que atienda al mandato constitucional de una mayor libertad de información en nuestro país.

De diez, tres eran de la casa

Del total de diez periodistas involucrados en la recepción de fondos gubernamentales, tres formaban parte de la planta de reporteros del diario. Todos fueron despe didos o se les canceló el contrato por haber violado las normas éticas de la compañía a causa de su labor en Radio y TV Martí. Tales transmisiones, financiadas con recursos del gobierno norteamericano, procuraban noticias, información y entretenimiento a la República de Cuba con el propósito explícito de combatir al régimen de Fidel Castro.

Hay consenso entre los académicos y especialistas en ética del periodismo en calificar como incompatible recibir dinero de medios privados o públicos para ejercer el oficio de periodistas en medios de comunicación si esos fondos se condicionan a la difusión de puntos de vistas interesados. La denominación de esa práctica es la de "periodismo tarifado".

"Expertos en ética señalaron ­dice El Nuevo Heraldque los periodistas que trabajan para compañías privadas de comunicación y que también reciben pagos de una estación operada por el gobierno, infringen éticas fundamentales, especial mente si no lo revelan a sus lectores o televidentes y continúan reportando sobre asuntos de Cuba para sus periódicos o para estaciones de radio y televisión." Conviene señalar que The Miami Herald hizo pública la historia después de un estudio preliminar de cientos de páginas de documentos federales obtenidos bajo la Ley de Libertad de Información, de acuerdo con una solicitud previa formulada a las instancias que establece el ordenamiento legal norteamericano. El diario obtuvo los documentos como parte de una investigación de dos años sobre gastos federales en esfuerzos a favor de la democracia en Cuba.

El director de El Nuevo Herald, Humberto Castelló (09/09/2006) comentó sobre el asunto: "Sentí un gran dolor al tener que despedir a dos excelentes periodistas, honrados y probados, y que admitieron desconocer, ingenuamente, que hubiera un conflicto de interés al recibir un pago por sus con tribuciones a Radio y TV Martí, con el interés principal de informar a los cubanos. Sin embargo, su desconocimiento de nuestra política interna, por olvido o ignorancia, en su afán de ayudar a la información de los cubanos, no los exime de haber violado nuestros códigos de ética’’, dijo.

En Venezuela, el caso ha tenido escasa difusión. De hecho, El Nacional no ha mencionado en sus páginas absolutamente nada sobre esos acontecimientos. Lo lamento. Era noticia. Aún es noticia. Noticia que demanda un tratamiento en profundidad, un estudio de sus alcances.

Iván Oliver Rugeles no desaprovecha la oportunidad para hacer pública su protesta por cuanto "ese diario [El Nacional] ocultó una información de suma importancia." No muestra sorpresa, dice en su carta a la Defensoría del Lector y la Lectora: "Eso forma parte de la política de afrentas y de infamias que le han impuesto sus dueños y redactores contra todos los movimientos sociales que continúan con mucho éxito librando en el Continente la batalla por la dignidad y la soberanía de nuestros pueblos, contra lo que nunca ha cesado: la agresión imperial yanqui. No creo que exista un espacio más apropiado en ese medio impreso para consignar esta protesta, que su columna."


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4269 veces.



Ivan Oliver Rugeles


Visite el perfil de Iván Oliver Rugeles para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Iván Oliver Rugeles

Iván Oliver Rugeles

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /medios/a25296.htmlCd0NV CAC = Y co = US