Cuando muere un instrumento

Escribir sobre la muerte para quien ama la vida es algo difícil. Pero la misma dinámica enseña que hay que ser realistas a la hora de decir las cosas. Una persona generalmente no se mata. El hecho de atentar contra si misma, es de por si una acción que es contraria al instinto natural de conservación que habita en todos los seres vivos. Más existen situaciones en las cuales los hombres y mujeres pasan por sobre ese instinto que nos aferra a la vida, para accionar en defensa de valores, amores o ideales que sirvan de salvavidas a una mayoría. Por ejemplo los kamikazes japoneses, cuando sus aviones se averiaban, los enfilaban contra los barcos o blancos enemigos para inmolarse por lo que creían sus principios o valores culturales, por el honor y por sus ideales (no voy aquí a caer en la diatriba de si eran o no validos). También el sacrificio que muchas madres han hecho por garantizar la vida de sus hijos, incluso hasta en los animales.

Pero hay otro tipo de muerte aparentemente auto inducido. Esa es la que siembran en la mente de las personas, falsos principios y anti valores, que sobre ponen lo material por encima de la vida y la integridad humana. De esa forma con un lavado de cerebro dirigido y preparado metódicamente, se obliga a algunas personas a cometer agresiones contra si mismas, haciéndolas creer que es algo justo; cuando en realidad es descarada y vulgarmente manipulada.

Quien conoce el desarrollo de la tragedia inducida en el señor Brito, tendrá que reconocer que esa tragicomedia orquestada por las ambiciones desmedidas de un personaje que fue utilizado como instrumento político de la avaricia, la politiquería y, el estado de dominación social del capitalismo que juega a sostener un status en el cual una minoría egoísta y desmoralizada, sin respeto ni amor y a la vida, pretende seguir controlando todos los resortes de poder que dirigen la acción del estado hacia sus miserables intereses.

Si algo de culpa tiene el estado venezolano en el caso de este señor Brito suicida, es en el de haber claudicado varias veces ante sus exigencias y presiones, de complacer, por querer conservar la salud de un personaje que se acostumbró a obtener prebendas y ventajas económicas a partir de su alocada amenaza de inmolarse. Esta, la definitiva, no fue la primera y estúpida auto agresión materialista e interesada en lo material que ese señor hacia. El hecho de haberse salido con la suya en las oportunidades anteriores, le dio a él, a su esposa e hija, la visión, que podrían doblegar al estado, al gobierno y a la sociedad por medio de la presión, de auto agresión ayuna, para lograr sus caprichos, además que les servía de propaganda. A ese suicida, le inflamaron el ego y le acrecentaron un falso poder con el cual se le sacaría provecho político y económico. Yo desde estas notas, acuso a la esposa y a la hija del suicida sr Brito, de ser los instigadores a que se cometiera un crimen. Ellos fueron, con sus interesadas ilusiones de obtener más dinero, tierras, maquinarias, semillas y otros beneficios publicitarios, los que le indujeron ese señor a inmolarse por una mentira, quien por su propia debilidad física por el largo ayuno, no podía ya diferenciar entre el bien y el mal de su acción, no podía por su propia cuenta, dada la poca energía que le quedaba, ser consciente del riesgo que corría su vida. La familia, los medios de difusión pro capitalistas, los politiqueros de oficio de la oposición, le mintieron tanto, tan seguido y tan descaradamente, que le hicieron creer que pronto volvería a ganar otro montón de dinero por chantaje y que se convertiría en ejemplo de lucha. Son esas personas y esos medios los asesinos de señor Brito.

La fiscalía general de la república, debe abrir una investigación en contra de la esposa, la hija y los medios de comunicación como el Nazional, el Universal. Globovision, el Nuevo País. Por ser los manipuladores e instigadores de el crimen del sr Brito contra si mismo. Esta es una de esas acciones, en las cuales la persona es privada de su capacidad de discernimiento y de poder decidir por si mismo lo que le conviene o no. Pido desde estas notas: una sanción legal en base a un juicio justo contra los asesinos reales de iluso Sr Brito que en paz descanse y que es usado por los carroñeros politiqueros y su familia mercantilista. ¡HASTA CUANDO TANTA MANIPULACION!



javierdelvallemonagas@gmail.com javiermonagasmaita@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1542 veces.



Javier Monagas Maita


Visite el perfil de Javier del Valle Monagas Maita para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Medios de Comunicación



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a107177.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO