Ley Antibloqueo: Manipulación electoral y más de lo mismo

Nos vamos acostumbrando a los efectos especiales de los tiempos electorales, cada vez que la salida a las diferentes crisis se pretende con un proceso electoral, surgen escenarios propicios para develar la condición política de algunos, lo democrático se circunscribe a los caprichos del "jefe", lo trascendente se limita a lo urgente, así; las estrategias definen la calidad revolucionaria y los debates giran en torno a la dicotomía "leales y traidores". Estamos viendo a diario actos desesperados, que denotan mucha improvisación frente a la crisis generalizada que vive el país, posturas divorciadas con la realidad cotidiana, discursos que reflejan un estado mágico, fantasmas como la privatización y el secretismo recorren a la administración pública y se hacen sentir en las últimas decisiones.

Bastante se ha dicho acerca de la "ley antibloqueo", personajes de cierta relevancia mediática han asumido posición firme y denuncian algunos aspectos de la mencionada ley, la cual parece un instrumento del absolutismo medieval, que otorga de manera discrecional facultades al ejecutivo nacional para decidir sobre asuntos que trascienden su competencia, argumentos van y vienen, unos en apoyo, otros en rechazo a la ley, que los más atrevidos analistas, le han dado el remoquete de "adefesio" y han encontrado asidero a sus posiciones electoreras, otros casi le dan condición de "ley patriota" e intentan justificar su mala gestión en la guerra y el bloqueo de los gringos contra el país.

En fin, es variopinto el escenario en el cual se debaten consecuencias de acciones y decisiones, pero no se va al fondo del asunto, al ciudadano común, afectado en su vida diaria por los efectos de la corrupción y la ineptitud, así como por el bloqueo y el robo de nuestros activos en el exterior, le interesa saber: ¿porque hay nuevos ricos gozando de lo lindo, y nadie investiga, porque la empresa petrolera ha llegado a tal nivel de inoperatividad, porque las políticas públicas destinadas a aliviar carencias y dificultades fueron desmanteladas, y/o cambiadas por instrumentos de manipulación política?. Se deben incluir en los análisis, las razones por las que los salarios son en Venezuela casi inexistentes, el estado general del sistema de salud, la seguridad social en un modelo que se precia de socialista y el deterioro de las condiciones de vida que nos llevan a niveles paupérrimos.

No es una ley por sí sola, garantía para revertir la difícil situación que atraviesa Venezuela, quizás el instrumento encubra otras intenciones e intereses, allí el gobierno tiene mucho que explicar a las interrogantes que surgen por el contenido de la ley, no se puede obviar decisiones previas a esta ley, que fueron haciendo piso para lo que ayer se aprobó en la ANC, la ley para la protección de inversiones extranjeras, las zonas económicas especiales, el decreto 2792 que acabo de un plumazo con las contrataciones colectivas y las organización obrera, las concesiones en el arco minero, la administración de los recursos del fondo chino, el oro venezolano (manejado como partida secreta), las reservas internacionales, CITGO, las refinerías en el exterior en las cuales Venezuela tenia o tiene participación accionaria, Mercal, lácteos Los Andes, Abastos Bicentenario y otros.

Con todo lo que podamos enumerar, siempre quedaran sueltas muchas cosas, en las cuales también encontramos vinculación con la crisis actual, nuestra economía sufre ataques externos que la hacen vulnerable por cuanto es una economía dependiente de las importaciones, condición que no logramos superar a pesar de las buenas intenciones y maravillosos planes, todo eso lo comprendemos y lo aceptamos, pero lo que no podemos aceptar y nos cuesta comprender es que haya voceros oficiales con tal "care tabla", para hacernos ver como retardados, nos clasifiquen según la taxonomía mediática impuesta por el PSUV, y nos metan en el saco de los traidores por opinar acerca de lo que por sentido común, consideramos de importancia central.

María Alejandra Díaz, Pascualina Curcio, Luis Brito García y otros que han dado a conocer su opinión con respecto a la bendita ley (tan bendita como la dolarización), corren el riesgo de ser execrados de los conventos donde militan beatos de una orden que adora la mentira y rinde culto a los caudillos. El venezolano de a pie, ese que sufre la pérdida del poder adquisitivo y la devaluación del trabajo como fuente de riquezas, se siente identificado con las posturas de estos intelectuales, pero aspiran también que las opiniones se conviertan en orientación política a la masa, que ve perpleja como la constitución se va convirtiendo en una pieza de museo, en un instrumento utilitario para quienes ocultan su incapacidad, victimizados por las acciones de terceros y la ignorancia como virtud del "yo no fui".

Nos vamos a concentrar en el estudio de la constitución de la República Bolivariana de Venezuela, allí tenemos las respuestas necesarias para hacer frente a un enemigo multiforme (como les gusta a los neologistas), en el plan de la patria para garantizar la soberanía como ejercicio de los derechos, y en la organización obrera y popular para atender de manera inmediata muchas de las circunstancias que no aparecen en los análisis de los Pedro Carreño o los Jesús Farías, que saben tanto de la política y la economía que no pueden siquiera proponer un plan de siembra de maíz para hacer harina para las arepas, pero si saben de importaciones y negocios de testaferros y comisiones.

Es de suma importancia, proyectar hacia el 6D, en caso de darse los escenarios reales de una elección, en la cual; el presidente Nicolás Maduro no es candidato, pero está en campaña como resultado de seguir representando a la vieja política, donde los candidatos no responden a las expectativas de sus electores, sino a los caprichos de quien dirige la corriente que los incluye en una lista, por eso los vemos repartir mortadelas, hablar de neosocialismo y hacer creer que los problemas de Venezuela los puede resolver un diputado, que tiene funciones distintas a la gestión de gobierno, pero puede meter en control al ejecutivo nacional según el mandato constitucional.

Ya vimos como en 2017 el llamado a constituyente, fue una jugada política para sacar de paso al sector opositor que había ganado la mayoría en las elecciones de diciembre de 2015, todas las características de esa Asamblea Nacional Constituyente la convierten en un instrumento para preservar el poder, pues según la decisión del Tribunal Supremo de Justicia, la Asamblea Nacional electa para el periodo 2016- 2021 entro en desacato, razón única y suficiente para montar el entramado que termino por quitar las funciones a este órgano y traspasarlas a otros, que estaban dispuestos a violentar la constitución al punto de casi dejarla en suspenso.

Hoy, la ley antibloqueo, sin discusión ni consulta entra en el juego de la política como una vía para restar potestades a la Asamblea Nacional resultante del 6D, dejar en manos del ejecutivo la discrecionalidad en asuntos que competen exclusivamente a esta instancia, por eso acudimos a la fuente originaria que es la constitución de 1999, aprobada en referéndum y discutida por todos nosotros, en su Artículo 25 expresa claramente: "Todo acto dictado en ejercicio del Poder Público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo; y los funcionarios públicos y funcionarias públicas que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 948 veces.



Henry Franco

Comunicador popular. Miembro del Colectivo Radiofónico de Petare y de la emisora Al son del 23 en Caracas

 ccdresistencia9960@gmail.com

Visite el perfil de Henry Franco para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas