Al presidente Maduro: Por enfrentar al burocratismo nos botan de los trabajos

"A veces se obra con ligereza al utilizar la palabra ‘mentira’. Y sin embargo, con cuanta frecuencia sucede que alguien cree en la falsedad que pronuncia. Sería injusto definirlo por ello como un mentiroso. Se puede hablar de mentira cuando se conoce la verdad. Hay dos formas distintas de negar la verdad, la consciente y la inconsciente, la mentira y el error. Un error no es una mentira y una mentira no es un error… El poder del stalinismo descansa en una parte no despreciable en la credulidad. Pero no sólo en ella, desde luego. Se basa también en la fe en el poder. Esta creencia es casi lo contrario de la credulidad. Es la premisa indispensable de todo poder. El que conoce el sabor de esta fe, conoce el sabor del mismo poder. Por ello la duda es el arma más eficaz de los revolucionarios"

Pasaje del libro "Autobiografía de un marxista alemán", autoría de Robert Havemann

El presidente Nicolás Maduro recientemente ha dicho que se prepara una ofensiva o plan del cual el mismo estará a la cabeza. Según sus propias palabras se trata de "la aplicación de un plan de reestructuración de todas las empresas públicas del pais". El primer mandatario fue muy enfático en la siguiente expresión: "Nos hemos burocratizado"

Para nadie es un secreto que la mayoría de las empresas que administra el gobierno están en situaciones lamentables. Algunas andan con menos de la mitad de su capacidad productiva, otras incluso se encuentran en estado de quiebra. Y ensancha más esa quiebra el hecho de que por todo este descalabro nadie responde, nadie rinde cuentas. Todo lo contrario, cada intento que se ha realizado desde los trabajadores por denunciar las fallas administrativas, el burocratismo o la corrupción, ha sido repelido con las clásicas sañas del maltrato, retaliaciones o los despidos.

Bastante llamativo resulta el carácter que imprime el presidente a su iniciativa, donde pareciese querernos decir que estamos ante algo nuevo o que al menos no había sido descubierto. Más llamativo aún resulta cuando se trata de alguien que además de reclamarse obrerista y que viene de la clase obrera, es también el presidente de lo que ellos llaman el principal partido político de Venezuela, el PSUV. Siendo así, es propicia la ocasión para hacerle las siguientes preguntas al señor presidente de la República Bolivariana de Venezuela:

¿No hay ningún plan a través del cual se le haga seguimiento a las empresas a nivel nacional? ¿Cómo funciona la designación de responsables del manejo de las empresas, o por rama industrial? ¿El PSUV no tiene ningún tipo de comisión, órgano, o lo que sea, que tenga alguna vinculación con los trabajadores y que esto permita seguir la situación de la producción nacional como también la situación de los trabajadores mismos? ¿No se había enterado usted, presidente, de la cantidad de trabajadores despedidos en empresas cómo El Metro de Caracas, la famosa TVES del gran Winston Vallenilla, Hotel Anauco Suites, Café Fama de América, entre tantos casos?

Pero aunado a las anteriores interrogantes, está el tema específico de los trabajadores, de lo que ha sido su participación, de sus luchas, de sus denuncias, de aquellos que fueron protagonistas por qué se dieran las expropiaciones y luego fueron despedidos, ¿Dónde quedan los trabajadores en todo esto? ¿Cómo cree usted, Presidente Maduro, que pueda sentirse un trabajador que haya sido despedido por funcionarios de su gobierno, por haber peleado contra la burocratización y sus consecuencias, al escucharlo a usted hablar de esta supuesta campaña que se viene? Por cierto, para hacer algo cómo lo que usted dice, se hace con gente de carne y hueso, en concreto ¿Con quién lo hará usted, con funcionarios de su gobierno o con los trabajadores?

La burocracia es una casta que está consustanciada con el autoritarismo, no puede manejar nada que no sea de manera arbitraria y totalitaria. Eso se expresa en todos los niveles y sus privilegios se consagran en la medida que tenga mayor control del aparato del Estado. Es decir, estando las empresas en malas condiciones y los trabajadores denuncien, ese control o burocratización también se refleja en cómo actúa el ministerio del trabajo y sus inspectorías que se prestan para procesar y despedir a aquellos trabajadores que critican y pelean.

Ese es el punto presidente, ¿Entiende porqué no creemos en la guerra económica o porqué dudamos de entrada sobre esta reciente iniciativa que usted promueve? Las administraciones de cada una de las empresas públicas o bajo control del gobierno, han sido un remanente trágico del pensamiento policial consolidado e impuesto desde la dirección política del PSUV-Gobierno y por ende de la falta de democracia. De eso se trata, de que la burocracia es un agente histórico del enemigo de clase de los trabajadores, por tanto ni es nuevo, ni es sorpresivo. El antídoto para que la burocratización no nos carcoma, es apostar por los trabajadores, sin control, sin zancadilla, sin trampas, sin maltratos, sin retaliación.

Por ultimo dejamos aquí algunas propuestas, ya que para realizar una tarea tan titánica cómo la que el señor presidente ha propuesto se necesita un gran esfuerzo y en nuestro caso consideramos que sólo con la amplia participación de los trabajadores a nivel nacional eso tendría algún éxito desde nuestra perspectiva. Por tanto proponemos:

-Auditoria publica y ciudadana en todas las empresas en el país, con gran participación de los trabajadores y la sociedad en general, con instrumentos cómo lo establece el artículo 70 de la constitución nacional.

-Que se revisen y se estudien todos los casos de trabajadores despedidos en los últimos 10 años y se paralicen aquellos que actualmente estén en curso.

-Que se abra una investigación respecto a la fuga o desfalco de divisas que asciende a más de 400.000 millones de dólares. Caso que involucra directamente a las empresas nacionales, tanto públicas como privadas.

-Que se abran debates nacionalmente y que se de apertura para ello en los medios de comunicación, empezando por VTV, para que se haga un balance de la experiencia en las empresas bajo administración del gobierno, de manera libre, democrática, critica y autocritica, apuntando con todo ello hacia una forma distinta de cómo deben continuar siendo administradas y activar la producción.

-Que se permita activar todas las elecciones sindicales suspendidas, cómo también realizar elecciones en aquellos lugares donde halla sindicatos en mora. De igual manera que se permita el registro libre y posterior legalización de sindicatos sin ningún tipo de trabas, solo cumpliendo lo que establece la ley.

Hágase creíble señor presidente.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2174 veces.



Gustavo Martínez Rubio


Visite el perfil de Gustavo Martínez Rubio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Martínez Rubio

Gustavo Martínez Rubio

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a236939.htmlCd0NV CAC = Y co = US