A la víspera del referéndum:

No perdamos esta oportunidad que se nos ofrece

Estamos llegando al llevadero. Faltan pocos días para que finalice la jornada movilizadora y refrendaría que culmina el 25 de Octubre, principalmente, en el 23 de Enero. Se puede apreciar a lo largo de los últimos días que el golpe Hondureño (el pueblo colombiano debería seguir este ejemplo) y las bases criminales gringas en Colombia -patria del “eterno insurgente”  Marulanda- dejan de ser noticia. Los medios e incluso los usuarios van perdiendo interés en un proceso que nos ofrece la sangre de sus mártires. En el terreno mediático estamos en desventaja ante los grandes medios, de desinformación o no información, que también rigen la agenda de los medios alternativos. Lamentablemente, la opinión publica esta “entrenada” para el espectáculo de la noticia, no a la importancia de la misma.

Se agota el tiempo de los puentes -amplios y abiertos- de articulación política para el referéndum, y pareciera, que puede más la intransigencia que la buena voluntad. 

¿Cómo es posible que personas e instituciones que están dentro del campo revolucionario, es decir que son “chavistas”, estén renuentes a participar y apoyar abiertamente la jornada movilizadora contra la amenaza guerrerista que amenaza nuestro continente y el mundo, por no aceptar que, la propuesta refrendaría surgió desde abajo, de lo orgánico popular?  

En contraste, el tejido de las redes de lo orgánico popular se blinda solidariamente, como es el caso de Petare, La Pastora, Catia y 23 de Enero, entre otros sectores de luchadores político-sociales, más allá de sus limitaciones políticas y organizativas, quienes hacen actividades ligadas a la movilización refrendaría -copiada de la propuesta de Evo- en sus espacios naturales de lucha; y a la continentalización de la propuesta se han unido lo orgánico popular de los pueblos latinoamericanos y del mundo, entendidos de que esta lucha anti-imperialista es de todos y que es particularmente intensa y solidaria; además que se mueve hacia una etapa superior de lucha y de confrontación, cuando no de insurrección permanente. Es la eterna historia descrita por León Trotsky en su Teoría de la Revolución Permanente

Hay miles de revolucionarios dentro y fuera del PSUV que simpatizan con la propuesta refrendaría pero no consiguen como fractalizar los parámetros clásicos de la militancia administrada. No comprenden que la mejor manera es resígnificarse –a decir de Jacques Derridá- incorporándose decididamente a la Jornada Refrendaría. Estos camaradas siguen un poco desorientados –por sus prejuicios- porque se dejan guiar por estereotipos y lideres, en lugar de seguir una causa y un ideal; y esto no quiere decir, que debemos ignorar la importancia de disciplinarnos, de organizarnos. No debemos confundir las cosas, porque caeríamos en la anarquía y eso es más peligroso que los yanquis mismos.  

La fuerza fundamental de la acción refrendaría tiene que venir de su propia clase y el pueblo, y esto sólo será posible, por la unidad funcional de lo orgánico político-social de la revolución bolivariana, que tiene ante sí una responsabilidad de primer orden, como es apoyar y propagandizar en el seno de las masas, esta propuesta de movilización articulada en contra del imperio yanqui.  

Hoy más que nunca debemos tener conciencia de clase y actuar en consecuencia con la misma. Mientras mas articulemos lo orgánico político-social en todas sus expresiones, más opción de éxito tendrá la movilización refrendaría, en repudio contra las bases criminales en Colombia y en el mundo, y total condena al TeguciGolpe, en Honduras. 

El imperialismo ha mostrado con el Teguci-Golpe hondureño y las bases criminales en Colombia que está posibilitado de dar pasos para tratar de frenar y cambiar la correlación de fuerzas, sobre todo en Latinoamérica, pues le tienen miedo a la dinámica ascendente del movimiento popular que le ha hecho perder la iniciativa política en la región. 

Los pueblos de América (que no es solo un conjunto de naciones independientes sino un objetivo a colonizar) llevan más de 500 años luchando por su liberación. En ese largo período se han topado con el colonialismo español y los imperios inglés, francés y yanqui que los han sometido. Los sistemas esclavista, feudal y capitalista mantuvieron a los pueblos en las peores condiciones de miseria y opresión mediante golpes de Estado y ocupaciones militares, así como haciendo uso de gobiernos dictatoriales y tiránicos. Pero los pueblos siguen batallando por su vida en pleno siglo XXI y los hondureños, venezolanos, bolivianos, ecuatorianos y hasta los colombianos (bastiones de resistencia y movilización, enfrentados al imperio opresor) son hoy la vanguardia de Latinoamérica. La presión popular es vital para profundizar el proceso de cambios estructurales. La Jornada Refrendaría, amplia y abierta, que nace en la parroquia 23 de Enero principalmente, Catia, Petare, La Pastora y otros parroquias, podría convertirse en la chispa o el motor que ponga en movimiento al poder popular venezolano primeramente, y haga latir el corazón de los pueblos de Nuestramérica y el mundo.  
 
 
No olvidemos que: “hasta el polvo cuando se amontona se hace montaña”…  
 
 
 VAMOS TODOS A VOTAR  

 yocatarihotmail.com 

juanc.02_@hotmail.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1736 veces.



Juan Contreras y Oswaldo Flores (Coordinadora Simón Bolívar)


Visite el perfil de Oswaldo Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oswaldo Flores

Oswaldo Flores

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a88910.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO