Ahora hacen Eco en Editorial de la Folha de Sao Pablo

Las Mentiras del Editorial del Washington Post

Sorprende el comentario realizado por Jackson Diehl en su editorial del Washington Post del día 26 de septiembre de 2005, en el cual pretende hacer creer que Chávez ha sido el causante del elevado índice de pobreza en Venezuela. Mr. Diehl debería comenzar por tomar en cuenta que entre 1979 y 1998 la economía Venezolana sufrió un gran deterioro, que la colocó como la economía latinoamericana de peor desempeño económico, con una tasa de crecimiento del PIB negativa durante dicho periodo. Cuando comparamos el PIB per cápita del 1958 con el de 1998 el PIB de Venezuela anualizado descendió a un promedio de 0,5 por ciento anual.

Cuando Chávez asume el gobierno en 1999 Venezuela se encontraba en medio de una recesión que condujo, en ese año, a una caída del PIB del 6,9 por ciento, estimulada por un mercado petrolero que colocaba a la canasta venezolana en precios cercanos a ocho dólares por barril; sin embargo, una política económica acertada del gobierno de Chávez propició que la economía venezolana creciera a una tasa de 4,2 y 4,0 por ciento en los años 2000 y 2001 respectivamente. Ello colocaba el PIB tan sólo en un uno por ciento por encima del PIB del año 1998. Por su parte, durante los años 2002 y 2003 el PIB se redujo en 6,0 y 7,5 por ciento respectivamente; es bien sabido que dicha caída del producto fue motivada principalmente por el clima de conflicto político y el consecuente ataque a la economía, que culminó en el sabotaje petrolero. Tan sólo en el sector público las pérdidas ocasionadas por el sabotaje a la industria petrolera ascendieron a 14.400 millones de dólares, un número que es cercano a 14 por ciento del PIB de Venezuela. Sin duda que en ese momento los índices de pobreza empeoraron y la población venezolana muy bien pudo darse cuenta de quienes fueron los responsables del cierre de muchas empresas, así como del incremento del índice de desempleo hasta 20,7 por ciento. Una vez culminado el sabotaje, la economía venezolana inicia un ciclo de recuperación rápido y sostenido.

La situación económica actual de Venezuela es sumamente favorable, la economía ha mantenido un elevado ritmo de crecimiento en los últimos siete trimestres. En ese sentido, durante el año 2004 Venezuela mantuvo la más elevada tasa de crecimiento a nivel mundial. El Producto Interno Bruto se incrementó en 17,8 por ciento. En esa misma dirección, la Inversión Bruta Fija creció en 43 por ciento en el 2004. La tasa de desempleo ha disminuido continuamente, al mes de junio del año en curso se ubica en 11,8 por ciento. Ello implica que el desempleo se ha reducido en 9 puntos. La inflación continua descendiendo y proyecta culminar el año por debajo de 14 por ciento. Las tasas de interés mantienen una tendencia a la baja y se ubican en niveles muy por debajo del año 2003 y son estables. El índice de riesgo país bajó de 1.110 puntos en febrero del 2003 a 325 puntos ubicándose por debajo de Brasil y muy cercano a Colombia.

En el año 2005 la economía venezolana continúa mostrando signos de un extraordinario crecimiento sostenido. En los primeros dos trimestres del año el PIB creció 7,5 y 11,1 por ciento respectivamente, promediando una tasa semestral de crecimiento que se ubica en 9,3 por ciento. Vale la pena destacar que el sector no petrolero está creciendo a tasas más elevadas durante los dos primeros trimestres en 8,7 y 12,1 por ciento respectivamente. En consecuencia, Venezuela se coloca como la economía del continente con la más elevada tasa de crecimiento en el primer semestre del año 2005, seguida por Argentina, y la segunda economía de más elevado crecimiento mundial después de China, la cual ha crecido 9,5 por ciento.

La economía venezolana continuará creciendo. La cartera crediticia del sector financiero muestra un incremento de 82 por ciento anual al comparar la cartera del mes de julio con relación al mismo periodo del ano anterior, la Inversión Bruta Fija crece en un 41 por ciento en el segundo trimestre del año en curso. La cartera crediticia destinada a las micro finanzas ha crecido de 0,5 puntos de la cartera crediticia a 4,5 por ciento de la misma, lo cual implica la posibilidad de acceso a activos productivos a sectores pobres de la población. De la misma manera la reforma agraria y los créditos orientados al sector agrícola benefician a pequeños productores y han permitido crear puestos de trabajo colocando activos productivos en manos de sectores pobres.

En materia tributaria, la mejoría en la recaudación fiscal no petrolera conduce a unas cuentas fiscales solventes y a pesar del elevado crecimiento del aporte fiscal petrolero, los tributos no petroleros crecen a un ritmo similar.

Las Reservas Internacionales se han incrementado de 13.669 millones de dólares en febrero del 2003 a 32.408 millones de dólares a la fecha del pasado viernes 23 de septiembre, lo que significa un crecimiento de 137 por ciento. Con ello se ubica Venezuela como la nación de América Latina que cuenta con la mejor relación de reservas internacionales por unidad de Producto Interno Bruto; dichas Reservas Internacionales equivalen a 22 meses de importaciones, y superan la totalidad de la deuda pública externa.

El señor Diehl debiera documentarse bien, antes de hacer comentarios impulsados por nociones erradas; por ejemplo, debería preguntarse, si la situación de los pobres ha empeorado en Venezuela, ¿Por qué la popularidad del presidente Chávez continua creciendo? La popularidad de Chávez asciende a 72 por ciento, según la encuestadora DATANALISIS, empresa abiertamente opositora al presidente Chávez.

Bien es cierto que otra encuestadora opositora llamada DATOS publicó hace varios meses que las clases pobres es decir las clases D y E, las cuales agrupan al 54 por ciento más pobre de la población venezolana, mejoró su ingreso real en 35 por ciento en el año 2004. El mismo año en el que la economía creció 17,8 por ciento. Ello sin dudas debe aliviar la pobreza.

Mr. Diehl debe también documentarse sobre las llamadas Misiones en Venezuela, las cuales han suministrado atención medica a los sectores más pobres de la población con la presencia de más de veinte mil médicos, la construcción de casi 10.000 módulos de atención medica, beneficiando a casi el 70 por ciento de la población; es decir, a 18 millones de venezolanos entre las familias de menores ingresos. La Misión Robinson ha permitido alfabetizar a casi un millón y medio de venezolanos en tan sólo dos años. Al mismo tiempo, casi tres millones de venezolanos se han reinsertado al sistema educativo en las distintas misiones educativas. La deserción escolar se ha reducido, al mismo tiempo que la tasa de mortalidad infantil también ha disminuido.

Sin duda, todos esos logros no pueden ser recogidos por la metodología para medir la pobreza utilizada por el Banco Mundial, simplemente porque dicha metodología considera el ingreso proveniente de los salarios como el único mecanismo para medir quien es pobre y quien no lo es, sin tomar en cuenta los esfuerzos de los gobiernos y las organizaciones sociales en mejorar la disponibilidad y la calidad de servicios de educación, salud, infraestructura y vivienda, así como la dotación de capital físico a los pobres. Por ejemplo, el gasto social de Venezuela entre 1998 y 2004 se incrementó desde 7,8 hasta 12,3 puntos del PIB lo que implica un incremento del gasto social en cerca de 5 mil millones de dólares. Ello podría cuantificarse como una transferencia neta a los sectores de menores ingresos, pero la metodología del Banco Mundial no hace una estimación de ese tipo.

El Banco Mundial, al igual que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, compara estadísticas de más de ciento cincuenta países, por lo que sus publicaciones en materia de indicadores de desarrollo y pobreza suelen tener datos hasta con dos años de retardo, ya que muchos países subdesarrollados no tienen estadísticas al día y la única manera de hacer comparaciones validas es utilizar datos hasta la fecha disponible en dicho conjunto de países. Por ello, en muchos de los casos, los últimos índices que publican sobre Venezuela sólo poseen datos hasta el año 2003. En ese sentido, el extraordinario desempeño económico de Venezuela en los últimos seis trimestres no está recogido en las estadísticas citadas por el Señor Diehl. Notablemente, este es precisamente el periodo en el cual la economía que más ha crecido en el mundo entero es la de Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6552 veces.



Jose Sojo


Visite el perfil de José Sojo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: