Peligro: ¡Los gorilas se empeñan en volver!

Situación de alerta para todos y todas. Los gorilas se empeñan en volver. Nos dieron una estocada certera en Honduras hace un año y, aún cuando todo el mundo, las instituciones, los oradores en todos los escenarios internacionales reconocieron que lo de Goriletti contra “Mel” Zelaya fue un Golpe de Estado, nada pasó. El vil atentado contra el Estado de Derecho y la Constitución se consumó.

Ahora quieren hacer lo mismo con el pueblo ecuatoriano y su presidente constitucionalmente electo, Rafael Correa. Con excusas débiles y con ese velo de truculencia que caracteriza los golpes de Estado pretenden justificar la intentona donde seguramente están metidas las manos de operadores de la Agencia Central de Inteligencia de Estado Unidos, la CIA, experta en desestabilizaciones, saboteos e inherencia contra las democracias del mundo y, particularmente, las latinoamericanas.

En Ecuador un golpe de Estado en Cámara lenta, visto a través de todos los medios de comunicación social, nos trae a la memoria el viejo recuerdo que ya creíamos abolido, el de las dictaduras, el de los gorilas reaccionarios y de derecha que usan la fuerza para alterar el orden constitucional. 

Un golpe de Estado es a todas luces el recurso predilecto de las clases dominantes, de los dueños del poder económico y de los títeres del Imperio, cuando se les agotan los recursos de dominio constitucional, económico y democrático.

Los gorilas renovados echan mano entonces de la violencia, secuestran presidentes, atropellan al pueblo, gastan su arsenal de bombas lacrimógenas y balas, mientras esperan que los aliados del norte hagan su trabajo, aplicando sus tradicionales tácticas, luciéndose con las estrategias de las comisiones y del discurseo en medio de la diplomacia gatopardiana, haciéndose los locos, a su manera, porque, al final de cuentas aquí no ha pasado nada, total América Latina ha sido epicentro de más de 350 golpes de Estado, sólo durante el siglo pasado.

Las informaciones preliminares en todo el país indican que detrás del golpe contra el gobierno constitucional del presidente Correa está el ex presidente Lucio Gutiérrez, golpista reincidente, quien ya participó en una intentona en el año 2000 contra el entonces mandatario ecuatoriano Jamil Mahuad.

Los gorilas son hijos del Imperio. Por eso no descartemos su inherencia en este nuevo intento desestabilizador que pretende derrocar a un presidente que, al igual que el nuestro, se ha atrevido a retarlos, promoviendo una revolución pacífica en sus pueblos.

El falso detonante del comportamiento insurreccional de la Policía Nacional de Ecuador es un supuesto reclamo por reivindicaciones salariales y desacuerdos en condecoraciones y ascensos. Esa es la mentira más cómoda que figura en el guión de los gorilas.

No podemos dejar que pasen. No podemos permitir el golpe en Ecuador ni en ningún país del mundo. A los gorilas vamos a ponerles freno. Lástima que una parte del pueblo venezolano le dio paso a un grupo de gorilas civiles a la próxima Asamblea Nacional. Toca cerrar filas. Venezuela es también un blanco para los gorilas internos y externo.

Primer susto para los que no fueron a votar este 26 de septiembre en Venezuela, o para los que votaron en contra. Por estas y otras razones es que debemos garantizar un gobierno sólido, un poder legislativo sólido, una fuerza armada bolivariana sólida y un pueblo consciente para enfrentar cualquier arremetida de los gorilas en nuestra Patria.

Para recordar:

Inherencia de la CIA en los golpes de Estado actos terroristas en América Latina

  • Entre 1954 y 1996, la CIA financia un Golpe de Estado en Guatemala para derrocar el presidente Jacobo Arbenz, quien había nacionalizado las tierras ociosas de la United Fruit y otras políticas que favorecía a las clases sociales populares. La violencia desatada durante esos años de sucesivos gobierno militares dejó un saldo de más de 160 mil muertos y cerca de 40 mil desaparecidos.
  • Durante los años de 1963 hasta 1965 la CIA desplegó una campaña propagandística contra el presidente de República Dominicana Juan Bosh, quien había anunciado una serie de reformas a favor de la clase trabajadora del país, lo que culmina con la intervención del gobierno norteamericano al frente de una supuesta fuerza “multinacional” para imponer a un nuevo presidente.
  •  En 1964 le toca el turno a Brasil. La Agencia Central de Información de los EEUU lleva adelante una asquerosa campaña propagandística en contra del presidente Joao Goulart, promotor de una política internacional independiente de Washington, nacionalizaciones y estableció limites a las ganancias de las transnacionales.
  • En 1967 la CIA participa en el entrenamiento y operaciones del ejército boliviano en contra del ELN y participa en las maniobras que dan con el asesinato del guerrillero heroico, Ernesto Che Guevara.
  • En 1971 la CIA prepara un atentado para asesinar al líder cubano Fidel Castro durante una visita oficial a Chile.
  • Durante los años de 1970 y 1973, la CIA adelanta costosas operaciones de propaganda y desestabilización hasta derrocar el presidente Chileno Salvador Allende. Más de 3 mil personas murieron durante el sangriento Golpe de Estado que instauró una de las más abominables dictaduras, la del militar Augusto Pinochet.
  • En 1976 los agentes de la CIA Orlando Bosh y Luis Posada Carriles realizan un atentado contra un avión cubano en pleno vuelo en Barbados. En el atentado mueren 73 personas.
  • Entre los años de 1979 hasta 1990 la CIA establece sus operaciones desestabilizadoras en Nicaragua. Con la utilización de cientos de millones de dólares, los EEUU crean un ejército mercenario que, operando desde Honduras tiene la misión de sabotear los esfuerzos del gobierno nicaragüense por construir una democracia real en esa Nación. La guerra dejó secuelas que aún se corrigen en Nicaragua, miles de muertos, miles de desaparecidos y una economía golpeada por el peso del Imperio.
  • Entre 1980 y 1992 fue El Salvador el escenario de los perversos planes de la CIA, responsable de una cruenta guerra civil que dejó más de 75 mil muertos y 8 mil desaparecidos. Con más de 5 mil millones de dólares Estados Unidos apoyó a los sucesivos gobiernos militares que se instauraban en este país. 
  • En 1983 tropas norteamericanas invaden Granada poco después de que un golpe de Estado terminara con el régimen de Maurice Bishop.
  • En 1989 el gobierno de los Estados Unidos invaden Panamá con el pretexto de capturar a Manuel Antonio Noriega, un ex agente de la CIA acusado de tráfico de drogas.
  • En 1997 el agente de la CIA Luis Posada Carriles, bien conocido por la historia de lo nefasto, organiza una serie de atentados explosivos contra establecimientos hoteleros cubanos. Mercenarios salvadoreños participaron en estos atentados que dejaron saldo de 1 muerto y numerosos heridos.

Memoria contra olvido. Hagamos memoria, revisemos la historia para avanzar a paso firme.

¡¡¡¡VENCEREMOS!!!!

natachainatti@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3350 veces.



Natacha Inatti


Visite el perfil de Natacha Inatti para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Natacha Inatti

Natacha Inatti

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad