Gobierno sin medios o medios sin gobierno

Gobiernos y medios, es un círculo vicioso dentro de la monarquía norteamericana, llenos de similitudes típicamente estadounidenses. El periodista latinoamericano es la piedra de toque de la civilización de los Pulitzer y los oscar.

La naturaleza tempestuosa de las contradicciones periodísticas hace que reflexionemos seriamente sobre los límites de unos medios de comunicación libres. ¿Significa la libertad de prensa el derecho sin restricciones de los periodistas para reportar las sesiones de la asamblea sin ética? Los violentos ataques de los medios de la oligarquía enseñan el irresponsable espíritu de falsedad de la prensa, radio y TV. Están destruyendo la utilidad de los medios; sin embargo no se puede seguir confiando en la sabiduría del pueblo como balance final.

En un proceso revolucionario no podemos continuar protegiendo el derecho a mentir y a calumniar de los medios como Globovision para demostrarse que son capaces de conducirse bajo un gobierno que durante 10 años ha permitido que la labor periodística no este basado en la razón de los hechos sino en la locura desestabilizadora, sujetos a experimentos de golpes de estado, afectando siempre las integridad del gobierno y comprensión común con el pueblo. Relación que no puede ser destruida ni siquiera por las falsedades de unos medios licenciosos.

Si, es necesaria la reactualización de los datos a las concesiones radio eléctricas dadas a los medios de comunicación y establecer leyes para sancionar las calumnias sediciosas y la falta a la ética periodística. El país debe ser llevado por el camino de la verdad por una prensa libre que ennoblezca la actividad periodística comunicando la libertad de prensa.

Hay que atacar de frente a Globovision, RCTV, El Nacional, El Universal por calumnia sediciosa, azuzando al pueblo diariamente a la insurrección, bajo la libertad de opinión de un gobierno benévolo con una manifiesta necesidad de control de los medios para encausar la libertad de prensa convertida hoy en un libertinaje. El poder del gobierno debe ser utilizado para salvar al país de la grave amenaza del terrorismo mediático. Medios utilizados por las oligarquías al servicio de la propaganda norteamericana tratando de desprestigiar o excitar a la población en contra del gobierno fomentando el odio en la sociedad venezolana.

Sin embargo, es probable que la libertad de prensa haya que concientizar desde arriba del gobierno debido todavía a un lento cambio en el concepto de la critica que incuestionablemente identifica el derecho al cambio y a la disensión con el gobierno, para encausar de mejor manera los debates públicos de los problemas naturales de un proceso diversificándolos con medios alternativos como Aporrea; haciendo de la critica una critica constructiva por la participación del pueblo y la reflexión que esta conlleva en la sociedad.

El espíritu revolucionario del pueblo se ha manifestado en unas 14 oportunidades y esto da a los periodistas y a los medios tanto libertad como oportunidad. No ofrece ningún método para la práctica sediciosa del periodismo. ¿Qué el periodista no es culpable? Claro que si, con la ética y moral de la responsabilidad social al servicio de un sueldo. Trabajo y elementos utilizados para manipular y mentir para un grupo con poder económico o para el gobierno, interesado en sostener el capital para la minoría que los vio nacer como comunicadores sociales. Por ahora ni son comunicadores ni son sociales quienes así ejercen el periodismo. ¿Por qué? Por una sencilla razón: La búsqueda de la verdad no solo forma parte del trabajo periodístico es parte de la ética del periodista en las corrientes imprevistas de la vida diaria; definición que hace al periodista de lo que es digno de mención.

Diariamente el periodista se enfrenta al problema de identificar lo que es falso, de separar las grandes verdades de las pequeñas, y de poner algo de orden en los acontecimientos a su cargo mientras giran en el torbellino de la historia. Pero el periodismo suele estar lleno de frustraciones por la manipulación de la verdad por parte de los intereses políticos de los dueños de los medios especialmente. Por eso, esta en su ética periodística las dos versiones de la noticia, determinadas no por una clase, por un pueblo en sus aspiraciones trasmitidas por sus aspiraciones políticas en las urnas.

Los medios son parte sustancial del gobierno así como el gobierno lo es de los medios por la vida pública de la democracia comunicando las ideas al pueblo. No obstante, si los medios dan solo al público lo que este quiere, si no ayuda a formar de algún modo sus exigencias será parte de una democracia débil e insignificante. Unos justificando absolutamente todos los errores del gobierno, los otros ocultando todos los aciertos del gobierno.

Nos muestran, a la vez, la capacidad de un pueblo, haciendo a los medios a un lado, hasta donde debe seguir la gente a un líder. El pueblo le dice a Chávez que no debe adelantarse mucho si quiere que la gente le siga. En estos diez años los medios no han ayudado significativamente al proceso revolucionario de transformación social. El pueblo y el liderazgo de Chávez han sido mutuamente el espejo y el faro de los deseos de transformación.

rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3831 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: