Puros bacalaos

Chávez el perdedor

¡Saludo revolucionario, compatriotas o camaradas!

Mejor camaradas, que es un saludo fraternal, universal, por años empleado.

Por cierto, en alguna carta del general O´Leary al general Urdaneta, creo, cuando andaba por Europa recogiendo información para completar sus memorias -inclusive del valiente general Morillo, en Galicia- le refiere el término “camarada”. 

Buena jornada, ¿no? ¡Tremenda!, agregaría yo. 

Lo que en mi humilde opinión tiene gran relevancia es la participación, y un gran avance de nuestro novel partido. 

Poco a poco se irá deslastrando de elementos arribistas, como ha ocurrido con nuestro mismo proceso revolucionario. Se consolidará en la misma medida en que nos acoplemos, que nos ubiquemos, que reduzcamos las apetencias de poder: ese querer tener algún cargo bien en la administración pública, ya en el partido, visión tradicional y enfermiza del pasado politiquero. 

Nos falta a todos, sin exclusión, una buena porción de formación socialista integral, a la venezolana ¿?.  

“Formarnos para formar” Formar a los socialistas del Siglo XXI. Los jóvenes requieren de una buena dosis informativa, y de cómo rescatar los valores fundamentales de la sociedad. Rescatar nuestra identidad. Inclusive de cada pueblo, de cada estado.  

Es más, aunque se hable mucho y los de allá se jacten de su zulianidad, estimo, y será una opinión polémica, que el estado con mayor identidad en todo, fortalecido en las letras, las artes, la música, etcétera, es Nueva Esparta.  

Debemos copiarlo, rescatando esos hermosos conceptos, esos valiosos principios. 

Bueno, venimos construyendo de a poquito la Patria que queríamos y queremos. Como dice Chávez con relación a la crisis económica, extendida a lo que planteo, “menos mal que llegó la Revolución” 
 

Por fin nos sentimos llenos de esperanzas ciertas. Nada de supuestos, ni llenos de ilusiones por ilusiones. 

Pero, lo que más nos preocupa entre tantas, es que muchos venezolanos por años engañados, están siendo potenciadamente reengañados por la perversa acción mediática, y no pueden ser capaces de apreciar los cambios que se vienen dando. Cambios firmes hacia la independencia económica, hacia la Soberanía, a la inclusión con dignificación, etc.  

Claro, recalco que parte de ello también se debe a que el accionar cotidiano no es lo suficientemente efectivo. Muchos de nuestros gobernantes locales y estadales, algunos por inexperiencia, otros por descuido, y algunos por ni siquiera entender la letra de nuestra Constitución, incumplen con los preceptos expuestos, que son el alma de la Revolución. 

Entonces se hace pesada la carga del entendimiento. No se sienten los efectos en todas partes. La mezquindad sigue galopando y la guerra mediática sigue ganando. Le agregamos los infiltrados. 

La desunión que se produjo con la selección de los candidatos a los cargos dentro de nuestro reciente PSUV, y que votamos ayer, se unió al posible desgano por referirse a elecciones regionales, mejor dicho, no presidencial. De ahí que Chávez, no el Presidente, el Líder, tuvo que echarse la campaña en sus hombros. ¡Coño, que incansable y persistente es ese compatriota! 

Si no es por el monumental esfuerzo de Chávez, uniendo voluntades, estimulando acciones, ninguno hubiese logrado el éxito.

Ni siquiera los que se creen líderes emergentes, ya que todavía se desempeñan cuartarrepublicanamente. 

Por supuesto, donde perdimos la oposición, por lo mismo, dirá que perdió Chávez. (Ese artículo lo escribo el 22) 

Es que todo se refiere a Chávez. Todos quieren derrotar y derrocar a Chávez. Quieren matarlo, desaparecerlo.  

Y Chávez sigue atropellando. Mandando como inmenso estadista. Peleando como colosal guerrero de las ideas. Universalizándose. 

Entonces la frase no es: “menos mal que llegó la Revolución”, sino “menos mal que llegó Chávez”. Por eso hay que cuidarlo y apoyarlo aún sus pocos errores, ya que sus aciertos, como todos sabemos, son muchísimos. 

Por eso, camaradas: 

¡Patria, Socialismo o muerte! que estamos ¡VENCIENDO!  

Seguro legaremos a las nuevas generaciones una gran Patria. Y más allá, una gran Patria Latinoamericana.

edopasev@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2889 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor


Notas relacionadas