Lo que NO es feminismo

El feminismo tiene algo más de tres siglos de historia. Nace con y por la Ilustración, aunque ésta no lo previese[1]. Durante su historia, ha conocido etapas muy fructíferas y momentos de declive causados por las reacciones patriarcales. Reacciones que han surgido después de cada periodo u ola en el que se ha conseguido avanzar en la agenda feminista, esto es, en objetivos éticos, legales y políticos necesarios para asegurar la igualdad entre los dos sexos.

El feminismo, como argumenta la filósofa Alicia Miyares, ha avanzado casi siempre sin aliados y sufriendo traiciones desde otras teorías políticas, aun cuando éstas –el liberalismo y el socialismo– se encontraran enfrentadas entre sí. Ambas, sin embargo, han hallado un punto de unión en considerar las vindicaciones feministas, en el mejor de los casos, cuestión secundaria.

Tres siglos de avance en solitario acreditan al feminismo como una de las teorías y prácticas políticas con mayor potencial transformador (e incluso creo que se puede decir abiertamente "revolucionario") y con gran capacidad de resistencia ante las contrarreformas patriarcales. El feminismo es una teoría sólida de emancipación de éxito evidente: las sociedades que lo asumen son mucho más justas.

La solidez del feminismo proviene de la Filosofía; de la lucha contra el prejuicio, del ejercicio de la razón, de la vindicación ética, de la confrontación dialéctica razonada y crítica que permite reconocer e impugnar al patriarcado en tanto que sistema de dominación que oprime a las mujeres en función de su sexo, esto es, por el mismo hecho de ser mujeres. Su fuerza reside en la revisión constante de sí (pero revisión que no es escéptica, ni relativista ni puede exigir una enmienda constante a lo que se ha establecido como bueno y justo tras ser ya sometido a análisis racional). Reside en su coherencia argumentativa, en la claridad y ambición de su agenda[2] y que sus mimbres han sido elaborados a partir de concepciones ético políticas fuertes: esto es, la búsqueda de la igualdad, la dignidad y el bien común.

Que sus raíces teóricas sean tan profundas posibilita determinar sus objetivos, es decir, el horizonte al que se dirige y, por tanto, permite afirmar con cierta seguridad qué es feminismo y qué no lo es. Lo que no lo es se puede presentar enfrentándose al mismo de forma evidente si surge de adversarios sin máscara (fundamentalismos, fascismo, conservadurismo…) o de modo solapado, con una apariencia progresista y un fondo profundamente regresivo.

El patriarcado se detecta muy bien cuando se sirve del fundamentalismo, del fascismo o del conservadurismo, por ejemplo, pero muy mal cuando adquiere caras más "amables" de modo estratégico. Actualmente, estamos viendo que si bien no faltan amenazas ultraconservadoras directas y preocupantes, no lo son menos (incluso a mí me parecen más preocupantes) las que aparecen como caballos de Troya[3]. Estos son, por ejemplo, la teoría queer, el reglamentarismo de la prostitución o la legalización de los vientres de alquiler, aspectos presentados en los últimos tiempos como la última transgresión del feminismo aunque jamás han pertenecido ni pertenecerán a su tradición ni a su vanguardia.

El asunto se complica si estos caballos de Troya de "perfecta" apariencia progresista, incluso para los más incautos, revolucionaria, consiguen poner a su disposición a las instituciones, o, al menos, intentan hacerlo. Ha pasado en Canadá. También en Inglaterra[4], en algunas partes de Latinoamérica y, posiblemente, en España. Síntomas hay ya de ello.

Quizá baste con pensar que si el feminismo reivindica la igualdad entre los sexos y defiende la emancipación radical de las mujeres en tanto que grupo oprimido, debe ser rechazado todo aquello que impide la consecución de dicho fin. En base a esto, además de decir qué es el feminismo, podremos señalar qué no puede ser o estar nunca en el seno del feminismo.

Partiendo de los razonamientos expuestos, es posible afirmar con seguridad que no es feminismo defender que las mujeres podamos ser vendidas, compradas o alquiladas para ser puesta al servicio de los varones en tanto que grupo dominante. Parece obvio, pero resulta que hay quien lo duda. En consecuencia, el feminismo debe oponerse frontal, radical, completa, evidente e indubitablemente a cualquier forma de violencia contra las mujeres por el hecho de ser mujeres. Y ejemplos de ello son el acoso sexual o la violencia de género circunscrita al ámbito de la pareja, pero también la prostitución, el alquiler de vientres y la pornografía. No hay feminismo que sea regulacionista. Y no es posible ser feminista y respetar posiciones regulacionistas. En el feminismo no hay dos bandos: lo que se opone a sus objetivos abolicionistas (de la prostitución del alquiler de vientres, de la pornografía y, en definitiva, del género como intrínsecamente opresivo) está fuera y enfrente. Nunca ha tenido intención de convivir con convicciones enemigas. Ahora tampoco, en el futuro menos.

No es feminismo nada que permita pervivir al patriarcado. Si hiciéramos una lista con cada práctica más o menos violenta que asegura la sujeción de las mujeres, este artículo podría sumar algunas miles de páginas. Pero es posible reducirlo a lo siguiente: a que el patriarcado es el sistema de dominación que subordina a las mujeres por el hecho de serlo, esto es, por razón de sexo. Es decir, por ser hembras de la especie humana. ¿Cómo? Postulando ilegítimamente que las mujeres, por el hecho de serlo, son inferiores y, por tanto, no pueden poseer legítimamente los mismos derechos y libertades que los varones. Y que, además, pueden ser violentadas. El conjunto de todos los estereotipos, creencias, prácticas de subordinación e imposición es lo que en teoría feminista se ha definido como género. Así, en síntesis, la igualdad entre los sexos supone necesariamente la abolición del género. De todas y cada una de sus expresiones, de todas y cada una de sus manifestaciones, de todas y cada una de las identidades que se funden en él. El género es una identidad opresora a batir.

Por eso, no es feminismo todo lo que impida a hombres y mujeres adquirir los mismos derechos, los mismos espacios, la misma seguridad, las mismas libertades y la misma capacidad para desarrollar el propio proyecto vital.

No es feminismo fundar una vindicación de marcado trasfondo ético-político emancipatorio en identidades necesariamente opresoras. No es feminismo aceptar o definir el género como expresión legítima o como identidad defendible si lo que se busca lograr es la igualdad entre los sexos y la plena emancipación de las mujeres. No es feminismo definir el género como algo distinto al patriarcado (salvo cuando se puntualiza su uso como categoría analítica al servicio de la teoría feminista. Pero precisamente porque en este uso semántico legítimo actúa como sinónimo de patriarcado) ni difuminarlo entre otras supuestas particularidades del sujeto.

Si el feminismo es una teoría política responsable de una agenda de obligado cumplimiento para lograr y establecer la igualdad entre los sexos, velar por su coherencia, eficacia y rendimiento intelectual es el deber fundamental y necesario. En consecuencia, no es posible, como en cualquier otra teoría, que albergue en sí la contradicción de los propios principios. De hecho, no lo hace. Tampoco es feminismo no sólo ignorar sino despreciar los rendimientos intelectuales de la propia teoría y, pecando de adanismo pueril, empeñarse en dirigir la agenda feminista haciendo borrón y cuenta nueva o prescindiendo directamente de quienes por sus aportaciones a las mismas tienen méritos y solvencia más que acreditada. Quien desprecia la teoría feminista, se niega a conocerla o pretende trabajar supuestamente por la igualdad al margen de su estudio, no sólo no será feminista, sino que sus esfuerzos serán perfectamente inútiles aun cargados de la mejor voluntad. No hay feminismo sin conocimiento de su tradición y sin reconocimiento al mérito de quienes la han ido sosteniendo, normalmente, además, con esfuerzo ímprobo.

Ninguna teoría se enmienda a sí misma. La feminista tampoco. De hecho, es de las más sólidas y coherentes. Por eso no alberga ni antes ni ahora contradicciones internas. Necesariamente no las tiene. Por tanto, no hay que tomar por tales, lo que simplemente son amenazas externas. Toda teoría, decisión política o práctica que posibilite incluir dichas amenazas y acogerlas en el seno del feminismo no sólo no merece reconocimiento dentro de él sino que debe verse señalado y expulsado.

En el feminismo no cabe la defensa de la regulación de la prostitución. En el feminismo no cabe la aceptación ético-política (ni, obviamente, legal) del alquiler de vientres. En el feminismo no cabe la violencia sexual presente en la pornografía. En el feminismo no cabe vindicar, celebrar, ni reproducir, ni performar, ni reforzar lo que nos oprime. Feminismo no es generismo.[5]

En el feminismo no cabe nada que vaya contra su sujeto político: las mujeres. No cabe nada que nos borre, nada que nos debilite, nada que nos subyugue, nada que nos niegue. En el movimiento que quiere abolir el género no cabe defender la proliferación de identidades basadas en el mismo. En el movimiento que quiere abolir la desigualdad entre los sexos no cabe ninguna práctica, convicción o ley que apuntale la misma.

En el proyecto político y ético del feminismo cabe, sin embargo, la humanidad entera. La emancipación de las mujeres, su único objetivo, en ningún caso confronta con ningún colectivo oprimido. Ninguno. Insisto: ninguno. De hecho, no sólo no confronta sino que suele ocurrir que precisamente allí donde las mujeres han avanzado más en su agenda emancipatoria, sucede también que se registran menos desigualdades socioeconómicas, son sociedades más pacíficas y es donde existen mayores libertades y derechos individuales y colectivos y menos discriminación.

Toda reivindicación, teoría o ley que nos debilite, nos niegue o nos oprima nos tendrá en frente. Toda lucha contra la injusticia, en tanto que la mayoría de ellas se asientan directamente en el patriarcado o lo toman como modelo, nos tendrá al lado.

*No podría escribir este artículo sin haber escuchado el día 4 de marzo del 2020 en el Instituto Cervantes de Madrid los coloquios entre Amelia Valcárcel y Victoria Camps y el que se celebró la misma tarde teniendo como intervinientes a Amelia Valcárcel, Alicia Miyares, Paula Fraga y Montserrat Boix. Tampoco sin haber leído a todas estas autoras y a otras como Luisa Posada Kubissa, Ana de Miguel, Alicia Puleo, Rosca Cobo, Rosa María Rodríguez Magda, Elena de la Vara o Anna Prats, que si bien no hay afirmaciones literales de estas autoras en este texto, lo que he podido aprender para presentar este artículo rudimentario depende directamente de lo aprendido leyéndolas y escuchándolas. Los errores o imprecisiones de este texto, que serán muchas, sin embargo, son enteramente propias.


[1] En palabras de Amelia Valcárcel, es "un hijo no querido de la Ilustración"

[2] Término de Amelia Valcárcel.

[3] Término utilizado por feministas como Valcárcel, Miyares, Ángeles Álvarez…

[4] https://tribunafeminista.elplural.com/2020/03/feministas-inglesas-apoyan-a-espanolas-que-piden-retirar-conceptos-queer-de-la-ley-de-violencia-sexual/?fbclid=IwAR0VfG_eT_y0dSHTW3oXQSnCEX4JpOrjO-3NCAVG12kpunRfKrTOFS5_1ws

[5] Expresión tomada de la filósofa Alicia Miyares.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 583 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Derechos de la mujer

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Derechos de la mujer


Otros artículos sobre el tema Discriminación

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Discriminación


Otros artículos sobre el tema Liberación de la Mujer

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Liberación de la Mujer


Otros artículos sobre el tema Patriarcado

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Patriarcado