… Y por esta razón, el Madurismo debía sacar a Rafael Ramírez de “PDVSA” (y II)

Cuando PDVSA no era "Roja Rojita" dentro de sus nóminas existían como en todos los lugares; trabajadores buenos, y otros no tan buenos, y entre los no tan buenos, existía una élite sindicalera, que se enriqueció a expensas de los trabajadores. Yo soy del Zulia, específicamente del municipio San Francisco, y hace mucho tiempo atrás, en Maracaibo estaba la Federación de Trabajadores del Zulia (Fetrazulia) en la avenida los Haticos, y allí estaban las oficinas de los sindicatos que manejaban los puestos o empleos petroleros, y la mayoría de los sindicalistas, eran trabajadores de PDVSA.

Éstos sindicalistas manejaban una cuota amplia del porcentaje de manejo de empleo en las empresas contratistas, fui testigo cómo vendían estos puestos a padres de familia, por cifras millonarias, ya que tener en esa época, un salario petrolero, era casi lo mejor, y quién no poseía los recursos, ellos mismos buscaban los prestamistas para endeudar a la persona que ocuparía el lugar de empleo dentro de una contratista petrolera.

Estos sindicaleros en su mayoría, eran de AD y Copei, y Carlos Ortega era el Presidente para esos tiempos, de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y por razones obvias estaba por encima de ellos. En una oportunidad debí acompañar a mi padre a Fetrazulia, ya que buscaba denunciar ante Carlos Ortega, la situación irregular que aplicaban los sindicaleros, y cuando tuvo el momento de hacerlo, sin titubear lo hizo, señalando a los responsables con nombres y apellidos. Fue allí cuando Carlos Ortega se disgustó, pero no contra los sindicaleros, sino contra mí papá, diciéndole que esas pequeñeces no se debían tratar allí, que su presencia allí tenía como fin, fortalecer esos sindicatos, y enfrentar al Gobierno del Comandante Chávez. Las miradas de repudio contra mí padre, no se hicieron esperar, siendo esa la última vez que pisamos dichas instalaciones.

El Comandante Chávez siempre explicaba; cómo PDVSA, cuando no era "Roja Rojita" la visualizaba como una cima o colina que se debía conquistar, hasta que tuvimos la oportunidad, y llegó el momento. En medio de dificultades, traiciones y saboteos, el Comandante Chávez decide poner al mando de ella, al ingeniero Rafael Ramírez, comenzando éste a reordenar la empresa, y direccionarla a un rumbo que apuntaba a lo social. Comenzando con la titánica labor de acabar con las viejas prácticas, y vicios adquiridos por aquellos gerentes y mafias que estaban desconectados totalmente, con el proyecto del Comandante Chávez. Y uno de los golpes certeros para arrebatar los negocios a quienes vendían los puestos petroleros, y así brindar oportunidades a todos y todas, fue la implementación del Sistema de Democratización del Empleo (SISDEM). Con esto se les acabó el negocio a los sindicaleros, y se otorgó oportunidades a todos aquellos que fuesen aptos para ocupar los puestos que eran requeridos.

Ahora bien, hago estas explicaciones, porque así cómo el Comandante Chávez sabía que PDVSA era una cima que debía conquistar, los sindicaleros que estaban dolidos, porque fueron privaron de sus negocios, y también veían a PDVSA cómo una cima a la que tarde o temprano debían recuperar, cosa que no iban a lograr, estando allí el Ingeniero Rafael Ramírez, ya que él mantuvo al margen a éstos personajes. Les regresó a los gerentes su autonomía, y se comenzó a cumplir con las normas internas, dignificó a los trabajadores de la empresa, y aún a aquellos desempleados que veían cómo imposible, ingresar a cualquier empresa contratista.

Cuando un martes 2 de septiembre del 2014 es designado a otro cargo. Como si fuese hoy, recuerdo ver entrar al Muelle de Tía Juana al gordo Chávez, el agente vendedor de los puestos petroleros de aquellos sindicaleros que fueron mantenidos a raya, los mismos que rendían pleitesía a Carlos Ortega, y que ahora entraban mostrando con orgullo, la recuperación de lo que antes eran sus espacios, y que gracias al Madurismo, un miércoles 3 de septiembre del 2014, el día siguiente de la remoción de Ramírez, tomaban una etapa posicionamiento.

Seguido a eso, cadáveres sindicaleros entraron a los muelles petroleros, y en general; a todos los espacios que tuviesen que ver con PDVSA, fueron parte de quienes persiguieron a los gerentes, ahora venían guapos y apoyados por el propio Maduro, y aquello por lo que tanto luchó mi Comandante Chávez, comenzaba a desvanecerse en un abrir y cerrar de ojos. Nosotros cómo trabajadores estábamos atónitos, llenos de asombro y total incredulidad, pues no se había hecho esperar la traición a nuestro Comandante.

El Madurismo y sus aliados adecos, comenzaron a desarticular todo aquello que reflejaba al Chavismo. En los días cruciales de la salud del Comandante, a su lado estaban 5 personas, Rafael Ramírez, Miguel Rodríguez Torres, Jorge Arreaza, Maduro y Diosdado, allí de seguro hubieron lineamientos e instrucciones, se debía luchar por mantener la Revolución, sin saber que ésta quedaría en manos de sus verdugos, obviamente existían leales que el Madurismo debía apartar, porque representaban un obstáculo, con cautela esperarían el momento oportuno, y secuestran a Rodríguez Torres, trataron de hacer lo mismo con Rafael Ramírez, sólo que éste fue alertado por otros patriotas leales. Era el inicio de ataques hacia su persona, también para aquellos que fuesen leales a Chávez y su proyecto, éstos no consideraron doblegarse ante el Madurismo, por lo tanto aniquilarlos era prioridad.

Luego de allí, no era necesario que el Imperialismo acabara con PDVSA, eso lo haría magistralmente el Madurismo y sus aliados, obviamente ellos nunca son responsables de nada, siempre culpan a opositores, imperialismo, bloqueo, etc. Pero antes del bloqueo, a PDVSA la transformaron en un avión con alas de plomo, ahora estaba siendo conducida, por aquellos de quienes la rescatamos en aquel paro petrolero contra Chávez y el Pueblo, pero el Madurismo no reconocería su grave error, ni sus pactos chuecos con los adecos, de allí que hasta el día de hoy, le dan con todo a Rafael Ramírez.

Con mis artículos, apenas estoy calentando los motores. Para el próximo les haré saber con lujo de detalles, cómo éstos sindicaleros con el apoyo de Maduro, se hicieron cargo de las operaciones, llevándolas al resultado que tenemos hoy, una PDVSA quebrada.

John D. Rockefeller dijo en una oportunidad lo siguiente: "El mejor negocio del mundo es el petróleo. Y el segundo mejor negocio del mundo es el petróleo mal administrado". Si Rockefeller hubiese conocido al Madurismo, tendría que masticarse sus palabras.

 

*Trabajador petrolero

 

evenciobarboza@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1799 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Energía y Petróleo para el Pueblo


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social