El AH1N1: nuevo aliado del socialismo

"Comparar esta epidemia, con las pandemias producidas por las llamadas "gripe española" y "gripe asiática" que brotaron en el siglo XX, simplemente es una exageración."

A pesar de las dudas existentes sobre el carácter de epidemia -con tendencias a la pandemia- de la influenza producida por una variante del virus H1N!, hay que aceptar la ola de casos de esta patología a escala mundial. Lo que resulta inaceptable es el amarillismo mediático que se le ha dado a esta información.

Comparar esta epidemia, con las pandemias producidas por las llamadas "gripe española" y "gripe asiática" que brotaron en el siglo XX, simplemente es una exageración. En esas dos ocasiones fueron millones los contaminados y cientos de miles las defunciones causadas por la patología., lo cual no corresponde al fenómeno actual. De allí que, quienes dudan de la gravedad de esta situación, puedan sustentarlas en la alharaca mediática que se ha formado en torno a él.

No la causada por la transmisión de los mensajes destinados a educar la población sobre la forma de prevenir el contagio, sino la originada por la politización de la información. Y el argumento se refuerza cuando se ubica el fenómeno en el cuadro de la crisis sistémica global. En estas circunstancias es lícito pensar que semejante exageración favorece lo que podríamos llamar "el complejo médico-industrial de la salud". Evidentemente la demanda artificial de fármacos generada por esta coyuntura, podría ser un factor recuperador de los oligopolios globalizados dedicados a la producción de medica- mentos. Y si se ha comprobado la politización del FMI en lo financiero ¿porqué no vacilar en torno a la conducta de la OMS, como organismo componente de una organización mundial caduca? Ciertamente la oposición conservadora venezolana, por su alto grado de disociación, ha desconocido la recuperación de la función sanitaria en su calidad de función pública, colocándola como responsabilidad del gobierno del Estado. Y aunque la prestación de los servicios correspondientes es compartida en cierto grado con el sector privado, este hoy en día es regulado por el Ministerio del ramo, y así está bajo control público. No es autónomo. Pero no se trata de un discurso. La realidad nos muestra la presencia de un servicio extendido en todo el país, con una disminución sensible de los índices de mortalidad y morbilidad.

Un hecho que también desconoce ese sector preservador de la estructura asimétrica inequitativa impuesta a nuestra comunidad política. Es esta eficacia del gobierno lo que explica la tardía aparición de la patología en nuestro país, y el reducido número de casos detectados hasta el presente.

Lo que si resulta evidente es, que al menos en nuestra región, mientras mayor es la incidencia de la enfermedad, mayor es el grado de privatización de los servicios de salud. El caso de Chile es emblemático para sostener esa afirmación. De modo que como la crisis financiera mostró el fraude especulativo del sistema económico capitalista, esta crisis esta enseñando el fiasco en las funciones sociales, que bajo un supuesto derecho a la libre empresa, se privatizan. Así, el virus AH1N1 se ha convertido en un aliado del socialismo al reforzar la efectividad para su control de la acción colectiva, sobre la de la acción individual.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5278 veces.



Alberto Müller Rojas


Visite el perfil de Alberto Müller Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad