La injerencia de la CIA en las justiCIA neoliberal

 


La década de la democracia Pactada de los 90 estuvo marcada; pero además mancillada por los casos más impúdicos de abierta injerencia, promovidos por la Agencia Central de Inteligencia de los EE.UU., en complicidad de los gobiernos de aquella época; y sobre lo que muy poca importancia se le dio desde los Medios. O bueno, los Medios no les dieron la relevancia escandalosa, porque los Medios fueron también el puntal fundamental del esquema de entreguismo y enajenación de nuestros recursos, vía la Capitalización. Uno de los más destacados defensores de la Capitalización fue Carlos Mesa, quien desvergonzadamente la defendió desde los Medios.

Para recordar uno de los ejemplos, al que como dije anteriormente los medios no le dieron relevancia -por esa razón es que o mucha gente ya se olvidó, o nunca se enteró, como son las nuevas generaciones- que si hoy, con un gobierno de izquierda hubiéramos permitido que agentes cubanos o venezolanos vinieran hacer lo que hizo el ex agente de la CIA Antonio Ibarra el año 1994. ¿Qué hubieran dicho de nosotros permitíamos esa insultante injerencia? Tengan por seguro que ya nos hubieran quitado la plaza Murillo.

A Antonio Ibarra -“dicen” que ha fallecido; como dicen de todo agente de la CIA- lo trajo el Carlos Sánchez Berzain, y fue a través de su buffet de abogados en Cochabamba desde donde se tramó la conjura con el Poder Judicial de entonces, cuando se lo descabezó para tener luego a nuevos magistrados que fuesen genuflexos al gonismo. Lo paradójico es que sobre aquella escandalosa injerencia que tuvo la CIA sobre la Justicia muy poco los Medios dicen hoy algo; pero irónicamente le dan cobertura cada vez a Sánchez Berzaín.

Estas elecciones judiciales, al ser únicas en el mundo, desde ya están libradas de cualquier tipo de injerencia externa alguna; pero además en lo interno, será sólo al pueblo boliviano al que le tocara decidir a quiénes como jueces elegirá. Pero además tiene también la seguridad de que la CIA ya no volverá a sus andanzas cuando el pasado hasta decidía a qué jueces se debía elegir; ninguneándolo al pueblo.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 813 veces.



Rolando Prudencio Briancon


Visite el perfil de Rolando Prudencio Briancon para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: