Legitimidad y Desafíos de la Revolución Bolivariana frente a la Guerra No Convencional (3/4)

“¿Quienes estuvieron detrás de las guarimbas? Al frente de los hechos violentos estuvieron tres políticos de oposición: la exdiputada María Corina Machado, quien recibió financiamiento de Estados Unidos para su organización Súmate; el gobernador de Miranda (centro-norte) Henrique Capriles, quien ha perdido dos elecciones presidenciales y tiene antecedentes vandálicos al atentar contra la Embajada de Cuba en abril de 2002; y Leopoldo López, exalcalde de Chacao (este de Caracas), quien convocó a las protestas con fines golpistas” (19)..

Aparte de las guarimbas o escaramuzas de “guerrillas urbanas” aisladas, “foquismos” de calles, además de las formas de dar golpes políticos y económicos, tenemos más recientemente la modalidad de la “Guerra Económica”, otro método calculado para derrocar el gobierno en forma velada, ayer de forma abierta con sabotaje petrolero, hoy en forma disimulada. Fermín Osorio cree que “Vivimos un golpe más, una original forma de golpe, planificado perfectamente por expertos en recomponer el mundo al parecer y ventaja del centro imperial.  Ante el fracaso de las ya ensayadas formas clásicas de derrocar gobiernos sustentadores de proyectos alternos y anti imperialistas, se optó por corroer la voluntad de la gente con una acción sistemática contra la producción y, sobre todo, el abastecimiento de productos de primera necesidad” (20). 

Continúa Osorio, “Se sacrificó la lógica del capital, en un ensayo de guerra económica inédita pero predecible dado el poder que conserva la burguesía, que no siempre tuvo respuestas eficaces por parte del gobierno, asediado a su vez por ataques mediáticos y políticos coordinados desde innumerables frentes.  La sucesión de acciones del golpe fluía con conocimiento y complicidad manifiesta desde el laboratorio madre hacia las organizaciones claves de las unidades económicas, desparramándose por inercia por las unidades menores hasta cubrir todo el mapa de la producción y la distribución; todo asistido políticamente por la plataforma de partidos de oposición, agrupadas alrededor de un único elemento unificador, la subversión contra el ensayo socialista venezolano, y por el coro de los figurones internacionales tarifados para esparcir opinión favorable a la dominación capitalista del mundo” (21).

Ante la impotencia de hacer uso de las fuerzas armadas, de su incapacidad de ganarse a los barrios, a los patas en el suelo, a los desdentados, a los monos, a las hordas, su fracaso en seducirlas para arrastrarla al pueblo al “Golpe Continuado”, la oposición venezolana ha hecho uso del expediente económico, a la guerra económica mediante la escasez, el acaparamiento de los bienes de primera necesidad, la especulación de precios, monetaria, la inflación inducida, “la explosión de precios”, el bachaqueo, el contrabando, el bachaqueo corporativo, y toda una parafernalia económica con tal de quebrar la moral del pueblo chavista.

Aunque la guerra económica no ha socavado la paciencia del pueblo, el espíritu de paz, la vocación democrática de los venezolanos, señala Osorio que “Aun cuando la guerra económica no llegó a producir los resultados previstos, pues fue contenida parcialmente por acciones del gobierno y la decisión del sector de la población más formada políticamente y fiel a los lineamientos dejados por el Comandante Chávez, los planificadores imperiales pasaron a otra etapa del golpe inédito.   Focos de violencia brotaron en numerosos municipios bajo el control de la oposición, pareciendo incendiar el país.  En estos focos era posible identificar la acción militar de un reducido grupo de mercenarios extranjeros y venezolanos entrenados con ese propósito (…) su prédica sistemática ha hecho evolucionar la mentalidad de exclusión y superioridad de las clases dominantes hacia formas claras de fascismo, y como todas las ideologías, su alcance sobrepasó las clases dominantes para alienar los grupos medios y sectores de las clases explotadas.  De estos generadores de ideología destaca la acción de universidades y de la iglesia católica, que por distorsiones históricas acumuladas se han desnaturalizado y convertido en sentina de las peores causas de la humanidad” (21).

Lo particular hoy del “Golpe Político continuado”, después que la oposición política, la derecha “venezolana” ganara las elecciones parlamentaria de diciembre del 2015, es que ha renovado sus ataques  no ya contra el Presidente de la República, y como dice el economista Tony Boza, “dinamizar al resto de los poderes públicos con clara intención de empujar al país hacia una transición forzada” (22), atentado ahora de manera abierta contra todos los poderes públicos y lo que es peor, contra la misma Constitución a la cual catalogó el mismísimo presidente de la Asamblea de la república, Ramos Allup, a la que comparaba con una “cartica al “niño Jesús de simple buenos deseos.

El pasado 23 de octubre en el marco del Plan Cóndor y Rock and Roll denunciado por el diputado y expresidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello se supo de acciones a fin de dar un golpe parlamentario, de hecho realizaron un acuerdo, para destituir el Presidente de la República y las autoridades del Tribunal Supremo de Justicia y el Poder Electoral, rompiendo el orden constitucional.

El Plan de López contemplaba que "hay cinco vehículos que ofrece la Constitución, el primero de ellos la renuncia, el segundo el revocatorio, el tercero la enmienda, el cuarto la reforma, el quinto la Asamblea Constituyente. Son los vehículos que plantea la Constitución. Ahora, ¿qué tienen todos ellos en común? El pueblo. Tener la mayoría de un país que quiere cambio" (23). Pues bien, ya sabemos en que quedó López con “Salida de Maduro”, encarcelado en Ramo Verde, mientras que la Asamblea Nacional no logró un acuerdo único para salir de Maduro. A destiempo, optó por el referendo revocatorio, impotente por su no realización, se alzó finalmente  con un Golpe Parlamentario”.

Finalmente nos preguntamos; ¿Que sostiene  a la oposición venezolana para sustentar ese Golpe Continuado?. Sencillamente la injerencia política de los Estados Unidos, el ejercicio de la dominación para apropiarse del petróleo y todas sus riquezas, por ello el apoyo extranjero de los EE.UU  a la élite burguesa a través de la guerra no convencional, es decir sin usar tecnología militar tales como armas, bombas, artefactos de muerte, etc. un plan preconcebido- lo que persigue  (…) es elaborarle un expediente de Estado forajido al gobierno de Nicolás Maduro, lo cual sería ideal para el imperialismo gringo y sus aliados internacionales a fin de imponerle sanciones de todo género a Venezuela, de una manera parecida a las sufridas por Cuba, Iraq, Libia y otros; de manera que éste se vea forzado a acordar cuotas de poder con la oposición o, en su defecto, sencillamente esté dispuesto a entregar el poder (24).

Podemos concluir que las consecuencia del Golpe Político Continuado y sus implicaciones para el país es la de caotizar la institucionalidad del Estado crea una imagen de debilidad, de desorden público, corriendo el estado el riesgo de perder autoridad, aprovechándose la oposición para proponer el rescate de la autoridad, el cambio, la lucha contra la impunidad, al desafiar y descalificar los Poderes Públicos, el perseguirlos, asediarlos y al mismo tiempo vulnerarlos, horadar  el respeto público, agredir los fundamentos del orden constitucional y del Estado, deslegitimarlos e ilegitimarlo ante el pueblo mediante actos de provocación constante.

La deslegitimación del gobierno de Maduro es una estrategia de la oposición venezolana, su fin inmediato, es restar apoyo del pueblo, tratar de sacar a Maduro del gobierno. Señala Víctor Álvarez que la pérdida de la legitimidad de origen de un gobierno se pierde cuando: “La ruptura del orden constitucional no ocurre únicamente cuando se perpetra un golpe de estado contra un gobierno electo en las urnas. La legitimidad de origen también se pierde cuando ese mismo gobierno inicialmente electo por la mayoría luego no garantiza los derechos democráticos y constitucionales, tales como el respeto a los derechos humanos, sometimiento al estado de derecho, elecciones oportunas y transparentes, consulta popular para evaluar la gestión de gobierno, separación e independencia de los poderes públicos, transparencia en la administración del presupuesto nacional, libertad de expresión, etc”. (25).

Fuentes consultadas

19.-Telesur, “¿Qué pasó el 12 de febrero de 2014 en Venezuela?”, 12/02/2016
20.-Osorio C. Fermín E.  “Apuntes para la construcción de la historia del golpe continuado, a pesar de los pillos y de CANTV”, Aporte, 29/04/2014
21.-idem.
22.-23.-Boza, Tony “Venezuela enfrenta un Golpe de Estado Continuado”, Entrevista de YVKE, 23/01/2016
24.-Idem.
25.-Idem.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1381 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a237482.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO