“Casus belli”, en franca perspectiva (Guyana y Colombia, la traición es la misma)

Ante las circunstancias históricas de nuestra idiosincrasia benefactora y protectora, de libertadores sacrificados, del coloniaje español y toda su gama de derivados, (llámese Estados Unidos de Norteamérica, Inglaterra, Alemania, entre otras, que por no contar con la reseña histórica de rigor, prefiero no abordarlas), una vez más nos encontramos en el limbo controversial de tratar de rememorar el pasado, sin tan siquiera, tener conocimiento del o de los enemigos del presente, es decir, si contextualizamos nuestra historia, en un profundo y objetivo análisis de las realidades del presente, nos pudiéramos encontrar con que; los enemigos y los colonizadores de entonces, a pesar de no haber cambiado sus formas y figuras, si no que mutaron sus fisonomías, a pesar de las brutalidades y las crueldades del pasado, no es menos cierto, que para aquellos hombres la palabra tenía un valor documental, que no era posible incumplirla, puesto que, según mi percepción y apreciación, al conocer de sus autenticas crueldades, se configuraban a sí mismos, siendo víctimas de sus propios métodos de sus torturas, por lo que, le salía mucho más  beneficioso cumplir con la palabra empeñada, que incumplirla…de ahí venimos, y hacia allá nos guían como borregos, con el conocimiento que manejan de  nuestra melancólica visión histórica, por ser la cuna del “Hombre” que libero cinco naciones, en su heroica visión de brindarles “(…) la mayor suma de felicidad posible”, a esos pueblo oprimidos por el capricho del Imperio español que se enquisto en estas tierras de América latina y el Caribe.

A pesar de que nuestra partida de nacimiento como nación, data desde 1492 (Las Américas), no es menos cierto, que la existencia de nuestros ancestros por estas latitudes, es mucho más antigua que el modo  de “cagar agachados”, aunque nuestros más aventajados científicos y antropólogos, solo se conformaron con las historia que nos contaron, los que se encargaron de reseñar la historia “a su imagen y semejanza”, y a pesar de su “Intelectualidad” aristocrática, solo supieron expresar con “Alta Estupidez de alcurnia”  “¡Yes Sir!”, o como se expresara Cantinflas en el Agente 777 “susordenes jefe”…

 Es así pues como nos encontramos, ante una situación, que cualquier cristiano, en su sano juicio, expresaría aclamando “recorcholis”, “los pájaros disparándole a las escopetas”, o mejor se lo contextualizo  gráficamente, con los acontecimientos de nuestros barrios. En nuestros barrios, existen los guapetones, claro está, desde que aparecieron las “Bichas peine pa’fuera” no hay guapetón de barrio que valga, pero, tratando de ser condescendiente con la imaginación de los lectores y las lectoras, digamos que es un guapetón de barrio, que escoñeta a como le da su realísima gana, a todos los habitantes de ese barrio, y que de pronto, salte de “cualquier vaya” “un rato”, es decir, un insignificante habitante de la comunidad del barrio, y acabe con las guapetonerias del guapetón y le dé una arremetida de coñazo, pata y kung fu y lo baje de su pedestal, mínimo, la comunidad del bario, exclamaría algo así como que: “vivo es vivo, hasta que güebon se arrecha”…bueno, algo así está sucediendo con el caso de la “Guyana Inglesa”…

Venezuela tiene un reclamo histórico, con el vecino país  de la Guyana Inglesa, y hasta el sol de hoy, las relaciones, entre ese país aledaño, se habían estado realizando de una forma y manera “¡Diplomatiquisima!”, tanto así, que hasta nuestro máximo líder HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS, en pro y en virtud de la camaradería, las buenas relaciones y el respeto al Derecho Internacional Público, y a los pactos, tratados, convenios y norma internacionales suscrita por la republica, y a la sana convivencia de la naciones, dejo de lado, el conflicto con ese aledaño país, y hasta ofreció, brindar sus buenos oficios, para llevarle “La mayor suma de felicidad posible a los habitantes del territorio venezolano en justo e histórico reclamo, con la Guyana Inglesa, aunque jamás se dejo la reclamación por parte de  nuestro comandante en jefe…

…Al parecer, a alguien se le  ocurrió la no muy brillante idea, en esa aledaña nación, de despertar una inusitada “Guapetoneria”, por parte del recién vestido mequetrefe representante de Gobierno en ese país aledaño,  monigote de los intereses imperiales, para que se sintiera con la suficiente prepotencia, de declarar altisonantemente, su más absoluto descaro, de no darle reconocimiento a los derechos de nuestra patria al reclamo de “EL ESEQUIBO”, como para tratar de esta forma, arrearnos hacia un holocausto fratricida, en donde los más perjudicados seremos los seres humanos, que habitamos en estos espacio geográficos…ciertamente, no queremos guerra, “pichón de  pigmeo imperial” Mr. Granger, pero no te confíes de tu “enanisimo cerebro imperial”, porque los gigantes heroicos de nuestra historia emancipadora, heredada de nuestro padre Libertador Simón Bolívar, y más recientemente del gigante libertador de estos tiempos “Nuestro Eterno Amado Gigante” Hugo Rafael Chávez Frías, pueda que nos quedes debiendo, lo que aun no te hemos vendido; y no es más que la “arrechera contenida” que aun llevamos en nuestras almas por la sensible AUSENCIA FISICA  de nuestro padre y comandante  eterno Hugo Rafael Chávez  Frías.

Granger; no te equivoques que la arrechera del pueblo CHAVISTA esta de a toque. 

No conforme con esto, nuestro “Dizque” que si ¿hermano? Gobierno  de Colombia, a razón no se sabe de cual ¿Son montuno?, lo han puesto a vacilar, con una piquiña de nalgas, ha adoptado con los mismos ímpetus del “Guapeton” de Guyana, una actitud “HOSTIL”, contra nuestro camarada, hermano y amigo presidente Constitucional de la Republica Bolivariana de Venezuela NICOLAS MADURO MOROS y contra nuestra patria, por haber tomado, la SOBERANISIMA decisión de cerrar parcialmente las fronteras entre las dos naciones, en respuesta a la brutal y descomunal desestabilización comercial, social, política,  financiera y economica que desde ese “¿hermano?” gobierno, nos están aplicando en nuestro propio territorio.

Ante esta circunstancia, nuestro “¿hermano?” gobierno de Colombia, en lugar de hacer uso y abuso de las herramientas e instrumentos jurídicos legales vigentes diplomáticos existentes, tal y como lo establecen las normas y protocolos del concierto de las naciones de la OEA y de la ONU, entre otras, ellos no, no hacen uso de la vía diplomática, y comienzan un descomunal ataque mediático y publicitario, incitando al odio y a la guerra entre países “hermanos”…

Mensaje desde la AUSENCIA FISICA del comandante eterno HUGO RAFAEL CHAVEZ FRIAS…

Mucho antes del dolor causado, “Nuestro Eterno Amado Gigante” Hugo Rafael Chávez Frías; ante las bravuconerías del mequetrefe “narcoparapresidente” Álvaro Uribe Vélez, cuando expreso públicamente que: “Me falto tiempo para invadir a Venezuela” le dejo un mensaje muy claro a nuestro “¿Hermano?” gobierno de Colombia, cuando le respondió “(…) a usted no le falto tiempo señor Uribe, lo que le falto fue Cojones (…)”, es decir, señor Santo, nuestro hermano, camarada y amigo NICOLAS MADURO MOROS, si tuvo las “BOLAS” de cerrar las fronteras entre su país y el nuestro por razones de SEGURIDAD DE ESTADO, de acuerdo con el marco legal de nuestra carta magna, tenga usted pues, al menos el simple interés de no avivar y atizar la candela, para no tener que ver a dos pueblos hermanos; a decir de Pablo Escobar Gaviria, “ahogándose en su propia mierda”…

Por tales y semejantes circunstancias belicistas por parte de nuestros hermanos vecinos y aledaños países. Yo,  quien suscribe, JESUS “El Negro Chua” ESPINOZA, a partir del momento en que sea publicado este escrito, me declarare en ¡ALERTA MAXIMA!, puesto que aun no estoy muy convencido de las “Preñadas buenas intenciones” de estos dos HIDEPU amigos presidentes…

CHAVEZ vive, en la consciencia y en la memoria de todos los pueblos pobres del mundo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2534 veces.



Jesús Chua Espinoza


Visite el perfil de Jesús Chua Espinoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social