Empezó su macabra labor la "quintacolumna" nacional

Hay dos informaciones que me llegan de los estados Sucre y Bolívar. Las dos, aunque diferentes, están unidas por el mismo hilo conductor: la utilización de dinero proveniente del exterior por apátridas escuálidos para comprar conciencias entre los venezolanos, o sea, la maldita, fatídica, traidora y desgraciada costumbre, cada vez que hay elecciones en nuestra patria, de financiarse con cualquier ONG norteamericana o europea, para, con un montón de dólares, comprar conciencias de personas que, por necesidad o por sinvergüencería, venden su voto (o su conciencia) en elecciones regionales o nacionales.

La primera tiene que ver con el dirigente regional de Voluntad Popular, Hernán Núñez y ahora candidato a la alcaldía del municipio Sucre, quién no contento con la estafa contumaz que le hizo a un 450 familias de la urbanización Ciudad Justicia, cuando era el ingeniero residente de la empresa CONSTRUMAT C.A. según dice EL CORREO DEL ORINOCO  en su edición del 28 de febrero pasado “Un grupo de personas afectadas por retraso en la entrega de inmuebles de la urbanización Ciudad Justicia en Cumaná, estado Sucre, señalaron al diputado opositor a la Asamblea Nacional Hernán Nuñez por la estafa a más de 400 familias de este complejo habitacional”. Ciudad Justicia es un proyecto habitacional de 19 edificios para 456 apartamentos, edificado por la empresa privada Construmat C.A., la cual era administrada por el diputado de la "mesa de la unidad democrática" Hernán Núñez, quien vendió esta constructora, denunciada por supuesta estafa inmobiliaria, al empresario Enrique Gómez. Una de las afectadas, María Isabel Díaz, afirmó que alrededor de 450 familias depositaron entre siete mil y 30 mil bolívares a la empresa Construmat C.A., desde el año 2006, cuando el diputado Núñez estaba al frente de este proyecto habitacional. “Yo firmé contrato de compra-venta de mi apartamento en el año 2006 y el diputado Hernán Núñez, responsable de la empresa Construmat, nos prometió la entrega de los apartamentos en once meses, pero esto se ha extendido y ya vamos por cinco años”, expresó.

Explicó  que muchos de los afectados son trabajadores públicos del sector salud, quienes venían cumpliendo pagos fraccionados para la cancelación de la inicial del inmueble, y desistieron de continuar con los depósitos tras conocer supuestos desvíos del dinero a otros intereses. Eleida Mujica, también afectada en Ciudad Justicia, dijo: “Cuando realizamos la compra-venta se la hicimos a una persona que ahorita es diputado, para aquel entonces este señor (refiriéndose a Núñez) era un ingeniero de una empresa que contratamos, como miembros de OCV de médicos y profesionales de la salud, para que nos hicieran nuestros apartamentos”.

Nuñez está  ahora, según la información enviada por un consejo comunal de Cumaná,  ofreciendo edificarles viviendas aprovechando el dinero bajado por el ejecutivo nacional a dicho consejo y  para ello utilizará la constructora involucrada en esa cuantiosa estafa que citamos arriba, ¿se puede entender tamaña desfachatez?, y digo que debe haber algo más pues esta constructora trabaja con el Banco Canarias y en Barcelona (España) existe otra constructora con el mismo nombre, no es difícil pensar que algo más retorcido existe, como es sabido la oposición sistemática de la monarquía hispana a todo lo que huela a chavismo.

Así que tenemos a este caballerete estafador, recorriendo las comunidades sucrenses, hablando pendejadas como que “el gobierno de Chávez no cuenta con el dinero ni la materia prima para edificar las viviendas prometidas,” afortunadamente nuestro pueblo se dejó de eso y ya no cae en promesas baratas como las que, infructuosamente pretenden venderles estas bazofias humanas.

La otra noticia es igual de lastimosa, el “célebre capitán taparita” Andrés Velásquez, aquel carajo que vendió la presidencia por un plato de lentejas (léase 30 milloncejos de la época) está metido de lleno en las comunidades indígenas de la Gran Sabana, ofreciendo junto con sus adláteres, 3000 Bsf. a las personas que apoyen su candidatura.

Esto, verdaderamente, es para reírse, ¿Cómo pretenden estos señores tener la más mínima posibilidad de que se les preste atención cuándo jamás de los jamases se acordaron del pueblo indígena?, o es que aparte de corto de estatura es también corto de neuronas, claro, es fácil ofrecer lo que te llega del norte, un poquito para ti y otro poquito…para tus amigotes, ja, ja, que pena Andresito.

Las comunidades indígenas nunca han tenido más asistencia social que ahora, aunado a esto, la inteligencia natural de este pueblo, que generó múltiples defensas contra la dominación española primero y norteamericana después, hace el resto.

Ahora es cuando esta vaina se pone buena, vendrán “nuevos salvadores de la patria”, vendrán intelectuales de afuera a darles charlas, vendrá la hemorragia de dólares y vendrá la revolcada más tremenda que se ha llevado escuálido alguno.

Finalizo con una vaina que no es mía pero que sintetiza lo que sentimos millones de personas en Venezuela: ¡Con Chávez me resteo!


berhermu@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3563 veces.



Recomienda la lectura de esta nota a través de las redes sociales


Bernardo Hernández M.


Visite el perfil de Bernardo Hernández Muñoz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.



Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Bernardo Hernández Muñoz

Bernardo Hernández Muñoz

Más artículos de este autor