Una salida perdida para la política de Estados Unidos hacia Venezuela

Los gobiernos a menudo actúan con propósitos opuestos a los suyos mismos, una forma delicada de decir que los gobiernos a menudo se interponen en su propio camino. Ese es el caso de la reimposición por parte del gobierno de Estados Unidos de sus sanciones económicas a la industria petrolera venezolana.

A raíz del acuerdo del presidente de la República, Nicolás Maduro, con su oposición política para trabajar hacia elecciones libres y justas, la administración Biden se comprometió a suspender las sanciones al petróleo, la exportación más importante del país, del cual Estados Unidos había sido el mayor cliente extranjero.

La imposición de sanciones estadounidenses a la industria petrolera venezolana restringió la inversión estadounidense en esa industria, eliminó una fuente de ingresos en divisas provenientes de las exportaciones de petróleo utilizadas comprar alimentos y medicinas en el extranjero. Las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos para oponerse a las políticas del Gobierno Nacional y endurecidas durante la administración de Donald Trump, perjudicaron al venezolano promedio y también fueron impopulares.

En muchos casos, la presión económica coercitiva externa, al igual que la presión militar externa similar, puede causar un efecto político de "reunión en torno a la bandera". Además, las sanciones reimpuestas por Estados Unidos a las exportaciones de petróleo no detendrán por completo las exportaciones de petróleo venezolano: sólo aumentarán los costos de exportación de Venezuela y reducirán los ingresos.

Lo más importante es que las sanciones petroleras estadounidenses, al golpear aún más la economía venezolana, agravaron la enorme salida de venezolanos a los países vecinos y a los EEUU. La fuga de cerebros ha sido el resultado de que Venezuela haya perdido hasta una cuarta parte de su población, cientos de miles de los cuales están apareciendo en la frontera sur de Estados Unidos.

Estados Unidos debería haber decidido tranquilamente vivir con el Gobierno de Nicolás Maduro. Si Estados Unidos también hubiera hecho lo mismo con el gobierno socialista de Fidel Castro en Cuba cuando asumió el poder en 1959, podría haber hecho que ese gobierno soportara la crítica popular por sus políticas económicas.

Sin embargo, sin aprender nada del fracaso total de la política coercitiva hacia Cuba, Estados Unidos ha intentado durante mucho tiempo las mismas políticas agresivas (sanciones económicas y un intento de golpe durante la administración de Trump) hacia Venezuela, mientras de alguna manera esperaba un mejor resultado. Ahora la administración de Biden se ha negado a tomar una salida a esas políticas. Podría haberlo hecho negándose a volver a imponer sanciones petroleras (es decir, permitiendo que siguieran vencidas), lo que podría ayudar a reducir el precio de la gasolina para los consumidores estadounidenses. En cambio, la reimposición de las sanciones estadounidenses podría empujar a más venezolanos a la frontera durante un año electoral estadounidense.

Todo esto ha ocurrido en paralelo con el completo fracaso de múltiples rondas de sanciones estadounidenses para lograr un cambio significativo en la guerra de Rusia en Ucrania. Las sanciones han permitido que los responsables políticos parezcan duros, pero no han detenido los avances rusos.

El gobierno de Estados Unidos aún no ha aprendido una lección repetida: los intentos de estrangulamiento económico normalmente no resultan en que la nación objetivo realice los cambios políticos generalmente significativos deseados. El hecho es que los países tienen un número limitado de formas de mostrar su desaprobación de sus acciones, políticas económicas o sistemas políticos. Un tirón de orejas diplomático podría parecer demasiado débil; una acción encubierta u operación militar puede parecer demasiado drástica. Por lo tanto, la opción predeterminada parece ser tomar el camino intermedio de mostrar el sacrificio de relaciones económicas mutuamente beneficiosas para señalar la desaprobación de la política de la nación objetivo.

Al igual que Cuba, Venezuela no representa una gran amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos. El gobierno de Estados Unidos necesita aprender a vivir con países extranjeros que tienen diferentes políticas. Tendríamos menos efectos nocivos "bumerang" de la intromisión de Estados Unidos en los asuntos internos de otros países si en cambio dedicáramos más tiempo a salvar nuestra propia democracia en casa.

Con información de The American Conservative

The American Conservative (TAC) es una revista bimensual estadounidense fundada en el 2002 por Scott McConnell, Pat Buchanan, y Taki Theodoracopulos. La revista es editada por McConnell y publicada por Ron Unz. TAC representa una voz tradicionalista, antiguerra y paleoconservadora que está en contra de lo que parecer ser e dominio de una institucionalidad neoconservadora en los medios. También está ligada con los paleolibertarios y los libertarios conservadores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4554 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter