El nuevo estado del imperialismo

En 1974 los países del tercer mundo aprobaron el nuevo orden económico mundial aprovechando la debilidad de las naciones ricas tras el embargo petrolero, casi 40 años después las naciones medias no enfrentan al imperio, el G20 es un espacio de estrecha competencia y complicidad con el G8 para manejar el mundo.

El G20 es un espacio seguro cómodo, donde nadie da cuenta de nada a nadie todos están a las órdenes de los países más poderosos, Brasil, México, Argentina, India, Corea del Sur, Australia, están agradecidos por haber sido invitados a las cumbres del G8, incluso los gobiernos mas problemáticos son invitados para “sugerirles” que hacer.

Es un espacio propicio para que Brasil, India y China, manifiesten cómodamente que representan a la pobreza mundial con trajes de gala.

Hasta hoy, después que Obama, puso de moda al G20 no hay oposición solo consensos, porque los lideres del sur se sienten mas desarrollados por tanto se perdió la rebeldía que exigen los pueblos a sus líderes así se proyectan los precios del petróleo, de las materias primas, la guerra de las divisas, incluso del desempleo, porque, en la economía del siglo XXI no hay diferencias profundas entre trabajo y capital, el trabajo es el capital en las actividades laborales de la economía formal de donde surge el desempleo universal.

El Departamento de Energía de Estados Unidos, el 12 de noviembre del 2010 indica que EEUU, compro el crudo oriente a 80.57 dólares el barril, el precio mas elevado desde diciembre del 2008 cuando Washington, rehúso rescatar a la casa de inversión Lehmann Brothers y estallo oficialmente la crisis.

¿Será beneficiosa esta alza para los países productores cuando la economía salga de la depreciación del dólar o que el dinamismo de la economía China lo permita o el desarrollo de las naciones medias que requieren gran energía, incluso, si hay una repentina caída del precio del petróleo como en el 2008, o si el G8 y 20 proyectan los mercados y sus precios hasta el 2020?

Según la Agencia Internacional de Energía de EEUU, en su último informe, hay dos tendencias: un incremento en las reservas, la eterna manipulación de estimulación de detección y desarrollo de nuevos campos petroleros, Brasil, mar Caspio, en las costas de EEUU, en Rusia, Colombia, en las arenas de Atabasca en Canadá, en la misma faja del Orinoco en Venezuela, Ecuador, reservas de crudo pesado y extrapesado para que la explotación se vuelva rentable.

Dos, el consumo que trata de reducirse sin éxito en Cancún, reduzcan la demanda resucitando la energía nuclear tan venida a menos por los asuntos políticos en Irán y Corea Del Norte, todo esto lleva a la AIE a “proyectar que el precio del petróleo llegara al tope en el 2020 para luego declinar”.

Si esta proyección esta en las agendas de las G, todavía no se sabe, el petróleo y las guerras van de la mano en todas las etapas del imperialismo, todo parece indicar que EEUU, Corea del Sur, Japón y la OTAN claman por la guerra contra Kim Jong II antes que su hijo Kim Jong Un, asuma el cargo como jefe de Estado de Corea del Norte.

Las dos Coreas fueron admitidas en la ONU en 1991para que un marco adecuado resuelvan sus diferencias, desde 1995 a 1998 se produjo una hambruna en Corea del Norte, claramente exagerada por la ONU y los EEUU.

En el año 2006 Pyongyang, detono su primera bomba nuclear y rechazo colaborar con Naciones Unidas en esta materia, ahora, se le acusa de hundir un submarino, un barco y del bombardeo a una isla de Corea del Sur, pero nada se dice de las constantes provocaciones de los sudcoreanos y norteamericanos en el mar amarillo o de las provocaciones de Japón, en el plano diplomático a mas de las constantes amenazas por una rivalidad ideológica en la que actúan poderosas fuerzas geopolíticas encabezadas por Washington. China, es uno de los pocos países con tono conciliador para evitar una guerra que EEUU utilice como pretexto para intervenir en el sudeste de Asia.

La ONU constantemente se muestra como la oficina que otorga los permisos de invasión a los norteamericanos, subordinada a la casa blanca no calma los ánimos, no ayuda en la solución de las crisis mundiales proyectadas por el imperialismo, es una dura prueba para Caracas, Teherán, Pyongyang, con las Naciones Unidas.

Pero, hay que reconocer que el imperialismo no es solo portaviones y submarinos nucleares, aviones, tanques, helicópteros y marines, el imperialismo es ciencia y tecnología, investigación e innovación tecnológica, patentes de invención, descubrimientos como los de Silicón Valley, universidades de excelencia, producción masiva de científicos y técnicos, profesores cotizados, manejo de información, dominio de lenguas binarias y formulas genéticas, comunicación planetaria, y la aplicación de todos estos conocimientos para el dominio global.

En su libro “el gran tablero mundial” Zbigniew Brzezinski dijo: “graduados en las universidades norteamericanas se encuentran en casi todos los gabinetes del mundo”.

En el año 2006 la revista NEWSWEEK publico un escalafón de las universidades de la tierra, de las 50 mejores universidades 30 son de EEUU, 7 de Gran Bretaña, 5 de Suiza, 3 de Canadá, 2 de Japón, 1 de Australia, 1de Singapur.

En el 2007 la universidad Jiaotong de Shanghai, publico un nuevo ranking de las mejores 100 universidades del mundo, 54 de ellas son norteamericanas con HARVARD encabezando la lista, 31 europeas, 9 de Asia-Pacifico,1de Irlanda, 1 de Alemania, 1 de Sudáfrica, 1 de Singapur, 1 Suiza, 1 de Japon.

En el 2009 FINANCIL TIMES de Londres manifestó que de las 100 mejores universidades del planeta 55 son estadounidenses, 20 inglesas, 5 canadienses, 4 españoles, 3 francesas, 3 de Singapur, 2 holandesas, 2 australianas, 2 chinas, 1 Suiza, 1 hindú, 1 italiana, 1 sudafricana..


rcpuma061@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3593 veces.



Raúl Crespo


Visite el perfil de Raul Crespo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad