El Coronavirus y la salud y seguridad de los trabajadores y las trabajadoras esenciales

Formamos parte de un momento de la historia excepcional, pues la pandemia del coronavirus ha logrado que a nivel mundial se tomen medidas nunca vistas y de manera casi simultánea. En Venezuela, por el contrario hemos viviendo momentos que nos han llevado de una u otra manera a los limites, solo que por otras razones, como por ejemplo el paro petrolero o el mega-apagón; y ahora debemos enfrentar la amenaza de la trasmisión rápida de esta enfermedad.

En todas esas ocasiones y en el presente hemos contado con los trabajadores y las trabajadoras esenciales, que forman parte de una noción en la jerga del manejo de crisis; denominada personal esencial. Socialmente se tiende reducir a aquellos que tienen labores sanitarias, pero nada más alejado de la realidad, pues para que nuestro mundo siga funcionando en los mínimos necesarios, hace falta la labor diaria de muchas personas.

Cuando se lee personal esencial en situaciones de crisis, socialmente se tiende reducir a aquellos que tienen labores sanitarias, pero nada más alejado de la realidad, pues para que nuestro mundo siga funcionando en los mínimos necesarios, hace falta la labor diaria de muchas personas.

Los trabajadores y las trabajadoras sanitarias están en uno de los frentes de acción, quizás el más visible; pero dentro de estos no solo hay médicos y enfermeras, también hay administrativos, conductores de ambulancia, personal de limpieza, entre otros y otras; que como recién apunte garantizan variados aspectos de la operación, tras las primeras líneas.

Trabajadores y las trabajadoras esenciales son también el personal de seguridad, bien sea publico o privados, los primeros son el mayor contingente y están garantizando el orden público y el acatamiento de la instrucciones del Estado; así también están los privados que custodian el patrimonio no público. Cuando las condiciones recrudecen, en este ámbito, entran en la escena las fuerzas armadas nacionales.

Son personal esencial aquellas personas que forman parte del circuito de comercialización de alimentos, medicinas, de tal manera que Usted solo ve al dependiente que le suministra el producto, pero este forma parte de otros y otras que van desde los transportistas, almacenistas, hasta los gerentes.

Hay que seguir generando bienes de primera necesidad, de tal manera que hay actividades de manufactura que no se detienen, así como las agrícolas, que se mantienen en los límites necesarios. Hay personas elaborando alimentos y otros elementos de primera necesidad.

En lo público (o privado) hace falta que funcionen servicios esenciales, como: agua potable, electricidad, gas, saneamiento básico (recogidas y procesamiento de desechos y limpieza de áreas claves) y telecomunicaciones. En estas actividades mujeres y hombres hacen trabajos cada día, independientemente de las condiciones.

Los vemos cada día, pero no los incorporamos dentro de la idea de personal esencial, estos son los trabajadores y las trabajadoras de la prensa. Son un entramado que hace posible que Usted este leyendo esta nota y que cada día sea informado de los acontecimientos que van marcando las crisis y la gestión de las mismas.

Finalmente existen un gran número de personas que deben tomar decisiones en el Estado, y estas no serían posible sin un gran contingente que las viabilice y las soporte. Utilizare una palabra, con poca reputación, pero de la que rescato su esencia, la burocracia. Sin estas personas los líderes políticos que están al frente de los Estados, no podrían tomar las decisiones adecuadas.

Seguro estoy que su escrudiñamos más, encontraremos otros oficios y saberes esenciales, pero la idea por ahora es visibilizar por lo menos, las grandes áreas de trabajo que por estos días siguen laborando y con ello garantizando unas condiciones adecuadas para la población que debe acatar un confinamiento obligatorio. Debo aclarar, sin embargo que el orden en que los presento no significa un orden jerárquico alguno.

En estos momentos los diversos liderazgos en los Estados del mundo buscan gestionar la situación de pandemia que adquirió el coronavirus, Venezuela está incorporada en esta visión. La responsabilidad de ninguna manera es minúscula, en dimensión alguna; pues al final sus decisiones definen, aunque suene dramático; quienes viven o quienes mueren. Una decisión inoportuna o errada se traduce en número de decesos o lo contrario, como se quiera ver, sin aludir a un caso en particular, ya lo estamos viendo, solo que es temprano para balances definitivos. Esto no solo aplica a la población general, tiene una especial repercusión en el personal esencial, de allí que no solo es necesario el reconocimiento, sino el cuidado de las personas que forman parte de esta categoría.

Una crisis se agrava si el personal esencial se ve comprometido y esta situación es causada por la falta de control de los procesos peligrosos a los que se encuentran expuestos, por ejemplo en la atención a pacientes (o presuntos) sin las protecciones debidas, u otro menos visible relacionado con la organización del trabajo, es decir largas jornadas o falta de tiempos de descanso.

En algunos países ya se escuchan declaraciones de representantes laborales del personal sanitario, por ejemplo; denunciando que existen personas que empiezan a experimentar fatiga laboral, gracias a las largas jornadas que deben realizar. Tal situación, no solo compromete al trabajador o la trabajadora en cuestión, sino a la persona que es atendida. Solo pregúntese ¿qué condiciones tiene un médico para hacer un diagnóstico después de doce horas de intensa jornada?, ¿sus habilidades de observación se mantienen?.

No se ignora que desde los Estados se realizan acciones para ubicar personal, que de no encontrarse habrá que recurrir a otro componente en situaciones de crisis, el voluntariado, que es otro tema.

Reconozcamos e incluyamos a todos los que hoy en el mundo y en nuestro país, están realizando una labor para detener la pandemia y garantizar servicios básicos. Y no solo eso, demandemos los cuidados necesarios para conservar la salud del personal esencial, pues de no hacerlo serán víctimas colaterales de la crisis; y se comprometerá nuestra vida.

En Venezuela en particular nuestra constitución, en su artículo 87 ordena que "Todo patrono o patrona garantizará a sus trabajadores o trabajadoras condiciones de seguridad, higiene y ambiente de trabajo adecuados. El Estado adoptará medidas y creará instituciones que permitan el control y la promoción de estas condiciones.". En concordancia con este postulado se desarrolla la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, que es uno de los pilares del entramado jurídico de relacionado con la salud de los trabajadores y de las trabajadoras, de tal manera que corresponde al Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo, como ente rector; en conjunto con el Ministerio del Poder Popular para la Salud definir la política para atender a los trabajadores y trabajadoras esenciales y será de acuerdo a la norma, el Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales el que la implemente, como ente gestor, siempre con la participación activa de los beneficiarios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 646 veces.



Jesús Alberto Rondón

Sociólogo. Se desempeña como Facilitador en el Inpsasel, ha sido electo Delegado de Prevención (2011-2013 y 2013-2015) y es Vice-Presidente del Consejo de Vigilancia de la Caja de Ahorros de los Trabajadores y Trabajadoras del Inpsasel (2.011).

 jesusalbertorondon@gmail.com      @JesusRondonVen

Visite el perfil de Jesús Alberto Rondón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Alberto Rondón

Jesús Alberto Rondón

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ciencia, tecnología e innovación


Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando