Algunas actitudes que impiden la paz y la convivencia (I)

"Bienaventurados los que trabajan por la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios"

Mateo 5:9

"El rechazo del diálogo, la satanización del otro y la arrogancia producen tragedias"

Leonardo Boff

"Es fácil hablar de diálogo y reconciliación en el plano teórico, pero es muy difícil llevarlo a la práctica, aunque sea archisabido que la ley del talión no ha dado nunca la paz como resultado "

Raimon Panikkar

Las piedras coexisten, las personas convivimos. ¿Por qué nos resulta tan difícil convivir, si somos seres sociales? Kant nos definió a los seres humanos por nuestra "insociable sociabilidad". Expreso con ello muy bien la paradójica realidad de que solo nos realizamos como humanos si vivimos con otros; pero, a su vez, que somos de tal condición que ese vivir con otros sin destructividad nos resulta enormemente difícil. Y esta inevitable relación es fuente de posibilidades y fuente de conflictos, contradictorio manantial de dichas y desventuras. El término "paz" es una de las palabras pronunciadas por los hombres en todo el mundo con más frecuencia, más apasionamiento y más preocupación. Conseguir la paz es, la más honda aspiración del hombre. La paz ha sido y sigue siendo una aspiración, pero también una tarea, un reto, un desafío. Como es bien sabido, la paz no puede definirse solamente como la negación del conflicto o como la ausencia de guerra ,sino más bien como un estadio de equilibrio y de armonía tanto interior, es decir, del sujeto consigo mismo ,como exterior, o sea del sujeto en relación con el mundo.

ACTITUDES QUE IMPIDEN LA PAZ Y LA CONVIVENCIA

♦INDIVIDUALISMO

Se trata de una de las caras del orgullo, ya que uno cree que no necesita a nadie. Hay que reconocer la necesidad de tener amigos, de sentirnos amados. Tampoco podemos pensar en vivir aislados de los demás, ya que todo ser existente es una interpelación que se nos dirige y a la que hemos de res ponder; la indiferencia no es una respuesta válida.

Antídoto: la solidaridad y la amistad.

♦ PODER

Es una mezcla de miedo a los demás y de orgullo. El ansia de poder sobre los otras personas, además de elementos de sobre valoración de la propia persona, esconde una inseguridad en la relación con los demás como perso nas iguales en dignidad. Cuando uno no se atreve al diálogo, se impone. La opresión es una expresión de ello.

Antídoto: la madurez, el diálogo y el respeto.

♦AMBICIÓN

Es agotadora porque es inagotable. Lleva a la infelicidad, porque marca su meta en un imposible: siempre espera más. Es una falsa esperanza de pro greso que no te permite disfrutar del presente y evolucionar, realmente. Además, no se percata de que lo más importante en la vida proviene siempre de la re lación con otros, no de lo que uno mismo consigue.

Antídoto: el realismo, la solidaridad y la gratuidad.

♦MÍEDO

Inmoviliza a la persona impidiéndole ser con plenitud. En ocasiones se pre tende disfrazarlo de prudencia, pero carece de la fuerza que ésta tiene para intentar hacer posible aquello en lo que cree. La persona que vive con mie do, está en permanente conflicto consigo misma y esto enturbia sus relacio nes.

Antídoto: el conocimiento y la aceptación de uno mismo y de los demás.

♦RESENTIMIENTO

Es una especie de velo que impide ver con claridad el presente y vivirlo en paz. A menudo el origen es absurdo y mantenerlo aún lo es más, ya que es estéril.

Antídoto: el perdón y la reconciliación.

♦INJUSTICIA

Mientras exista algún tipo de injusticia, no será posible la paz, ya que alimen ta los resentimientos, los recelos y los anhelos de represalia. La marginación es una clara muestra de injusticia hacia unos seres que viven en condiciones inaceptables.

Antídoto: la justicia, la solidaridad.

♦ COACCIÓN

Es un ataque a la libertad de la persona. El respeto a la libertad es uno de los fundamentos básicos sobre los que puede edificarse una sociedad en paz, y que ésta no sea un equilibrio de fuerzas, sino la adhesión voluntaria y cons ciente de las personas al hecho de vivir en sociedad de forma gratificante pa ra todos.

Antídoto: El respeto a la libertad y la educación de la misma.

♦EGOÍSMO

Consiste en mirarlo todo desde el propio punto de vista, con lo que la visión que se obtiene es siempre muy pobre. El egoísta está inutilizado para partici par en trabajos comunes, como puede ser el trabajo por la paz. Aquél que lo desea todo para sí mismo, consigue no tener nada que valga la pena, por que está ocupado protegiéndolo, con lo que pierde la oportunidad de disfru tarlo y compartirlo con los demás. El egoísta vive y muere solo.

Antídoto: la justicia, la gratuidad, la benevolencia.

♦ENVIDIA

El envidioso sufre el doble, porque es lo suficiente realista como para reconocer los cosas buenas de los otros. Pero al desearlas para sí mismo, es inca paz de alegrarse por el hecho de que otro las tenga. La envidia es fuente per manente de conflicto, puesto que siempre existen en los demás cualidades que nosotros no poseemos.

Antídoto: convivencia (que muestra la riqueza de la pluralidad), la alegría de ser como soy.

Lecturas Recomendadas

MARINA, J.A.: APRENDER A CONVIVIR, ARIEL, 2006

ETXEBERRIA, X.: VIRTUDES PARA CONVIVIR, PPC, 2012



Esta nota ha sido leída aproximadamente 49460 veces.



Luis Antonio Azócar Bates

Matemático y filósofo

 medida713@gmail.com

Visite el perfil de Luis Antonio Azócar Bates para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas