La historia como sujeto: culto a la personalidad

Es común leer y escuchar que la historia, fue moldeada por los líderes de
la humanidad, caudillos o generales. Es así como la actual crisis
económica no es una consecuencia de la usura y sobre explotación de las
masas trabajadoras, sino de Bill Gates o tal vez de Slim.

Esto simplemente es un encubrimiento deliberado de la verdadera
naturaleza depredadora del sistema capitalista, donde su lógica de
acumulación origina todas las catástrofes humanas e incluso naturales.

La ideología proletaria enseña que el grado de desarrollo de las fuerzas
productivas determina la historia, nuestra forma de pensar y ver el mundo
que nos rodea. Esta visión desecha la acción de los grandes hombres,
aunque es innegable el papel de los individuos. Los individuos a veces
destacan debido a la correlación de las fuerzas en que actúan. Los
individuos son un reflejo de las aspiraciones de su clase social, de la
presión de sus jefes o de la presión de las bases proletarias.

Por ejemplo, Obama es un producto de la época decadente del sistema
capitalista: mentiroso, hipócrita y protector de los intereses de las
grandes corporaciones norteamericanas.

A pesar de las particularidades individuales, cada individuo puede
convertirse en un factor catalizador y desencadenante de las necesidades
sociales en un tiempo determinado. Un ejemplo de este tipo de hombre es
el Comandante Hugo Chávez, un agente fundamental de la revolución, el
individuo que ha aglutinado la voluntad y el deseo de transformación de
una sociedad sumida en la miseria en medio de un mar de riquezas. Pero,
el problema no radica en la abundancia o no de recursos materiales,
materias primas, petróleo, de una abundancia de mano de obra calificada.
El problema central es la utilización y propiedad de estos recursos
materiales y humanos, la forma de gerenciar o dirigir el proceso mismo de
trabajo.

Un país rico puede tener un pueblo pobre (excluyendo a los capitalistas),
ya que todo el producto del proceso de trabajo de la sociedad va a parar
a los bolsillos de los dueños de empresas, a los bolsillos de los
banqueros, a los bolsillos de los capitalistas. Inclusive un país que
posea grandes ingresos de dinero en forma de capital, en el sistema
capitalista, posee grandes indicadores e increibles números de PIB, pero
el pueblo sigue siendo pobre y sumido en la ignorancia.

La mayoría de los ingresos en dinero y capital, que pertenecen al sector
público van a alimentar al sitema bancario privado, el cual se lucra
mediante fuertes intereses que le cobran a los poseedores de tarjetas de
crédito, a los prestatarios del campo, a los pequeños productores, a los
que tienen que comprar un carro con crédito y a todo aquel trabajador que
obligatoriamente tienen que ir a buscar un crédito para comprar una casa
modesta para alojar a su familia. Y para cerrar con brecha de oro, ese
mismo dinero público que va a parar a los bancos privados es utilizado
para dar créditos al gobierno de turno para cerrar el défict fiscal,
poder cumplir compromisos de pagos a los trabajadores, y para mantener
los servicios públicos de salud. Es una especie de círculo vicioso, es la
creación de dinero en forma artificial para engordar a los ricos, y todo
esto basado en el dinero producto del trabajo de la mayoría de la
población.

Continuando con el rol de los individuos en la historia, en otro momento
histórico, un individuo clave fue Lenin, el hombre más brillante,
preparado y tenaz que representaba las necesidades del proletariado ruso.
Sin ese individuo, la Revolución proletaria Rusa nunca hubiese podido
triunfar, era el gran director, el maestro, el hombre que daba curso a la
revolución, oponiéndose a sus propios compatriotas y compañeros de
partido. Sin esa revolución proletaria rusa no tendríamos una brújula
para guiarnos y evitar cometer errores en el camino del destierro del
capitalismo.

En la Revolución Bolivariana, los falsos chavistas son los más
interesados en el culto a la personalidad, para encubrir su oportunismo y
su búsqueda incesante de puestos jugosos y bien remunerados. Muchos de
estos falsos revolucionarios defienden la tesis de un desarrollo lineal y
pacífico hacia el socialismo, con el visto bueno de la burguesía, y
colaborando con el desarrollo del capital nacional, es decir, vendiendo
los intereses del pueblo, de los trabajadores y de los campesinos, de los
cuales recibieron los votos para ejercer sus funciones.

Patria Socialismo o Muerte....Venceremos

(*)Sintraintevep-

garcialwx@pdvsa.com

Patria Socialismo o Muerte....Venceremos


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2363 veces.



Lucidio García


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad