La ruta del papel: ¿burocracia o desestabilización?

El proceso revolucionario Bolivariano, como todo proceso político en paz, libertad, respeto a los derechos humanos y verdadera democracia participativa, no ha dejado de tener sus detractores y enemigos sistemáticos, agrupados en aquellas elites de la clase política y económica que disfrutaban del tesoro nacional, como si este fuera herencia o legado recibido de sus ancestros; y que hoy han perdido muchos de sus privilegios por la llegada del Gobierno Socialista del Presidente Chávez. 

Muchos de estos opositores furibundos, pertenecientes a la oligarquía venezolana y a los grupos de presión económicos, permanecen en las estructuras políticas y comerciales de los Ministerios e Institutos del Estado Venezolano, saboteando permanentemente la gestión del ciudadano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. 

Hemos visto con preocupación la información suscrita por Guillermo García Ponce, Director del Diario “VEA” en la página 4, del día miércoles 12 de mayo de 2010, la cual titula “VEA Y LA RUTA DEL PAPEL,” en la que explica no tener abastecimiento de papel para sus ediciones diarias. 

Es necesario y de lógica, para poder entender esta situación, el plantearnos varías interrogantes: ¿A que se debe esto? ¿Será incidencia de los factores de la derecha? ¿O existe también un factor de burocracia de Estado, manejada por representantes del propio proceso, que dificulta sus actividades por su propia ineficacia. La respuesta cierta y verdadera de alguna de estas interrogantes, aclarará la situación.  

Es lamentable, que una empresa comunicacional independiente, como lo es el diario “Vea”, defensor del proceso Revolucionario, comprometido hasta los tuétanos con el pueblo soberano de Venezuela, se haya visto impedido de obtener dentro de un lapso razonable la carta de crédito para la importación del papel necesario para el tiraje diario y así continuar enfrentando la guerra mediática de cuarta generación que actualmente tiene planteada el imperio norteamericano con sus cómplices apátridas de los medios de comunicación privados. 

El diario “Vea”, en su editorial del primer número, año 1,  del 2 de septiembre 2003 expresó: “Aquí estamos. Nuestro compromiso es con Venezuela. Compartimos el sueño bolivariano de una patria afirmada en la grandeza moral  y el patriotismo de sus hijos e hijas. Defenderemos la voluntad del pueblo que consagró libre y soberanamente  la Constitución de 1999. Haremos un periodismo al servicio de los intereses populares sin dejarnos vencer por el peso de una tradición de largos años  de capitulación y cobardía. Aquí estamos para ser útiles al esfuerzo de continuar la obra de los Libertadores. Aquí estamos para ser la voz de quienes nunca han tenido voz.”. El diario “VEA” ha sido fiel a los principios de su primer editorial. 

En el Banco de Venezuela, hasta ayer propiedad de capitales españoles, que tuvieron comprometidos con el golpe de Estado del 11 de  abril 2002 y hoy pertenece al gobierno nacional, al parecer, aun existen viejas estructuras y personajes, que desde sus posiciones burocráticas pueden estar torpedeando la acción eficiente que pregona diariamente el líder y primer Magistrado de la República, Hugo Chávez. Las grandes mayorías de lectores del diario “VEA”, exigimos que las autoridades competentes y los organismos responsables de esta situación den una pronta y satisfactoria respuesta.
 
(*)Diputado

    Grupo Parlamentario Venezolano

    Parlamento Latinoamericano 


dipvch@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3303 veces.



Víctor Chirinos(*)


Visite el perfil de Victor Chirinos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social