Arco Minero: ¿Una venta a futuro o un futuro en venta?

La dinámica climática del escudo guayanés posibilita el milagro de sustentar en suelos pobres y semidesérticos, la formación de frondosos bosques, en los que existe una exuberante flora y  fauna megadiversa. Es un patrimonio nacional, que visto desde una perspectiva estratégica e intergeneracional, tiene un valor superior al del petróleo y el oro, por ser la principal fuente de agua dulce y de vida. De sus entrañas nacen los afluentes que nutren el Caroní y el Orinoco, que alimentan el sistema hidroeléctrico del Caroní y el eje geoestratégico Orinoco-Apure. 

La interacción entre la biomasa y la atmósfera produce el alto volumen de precipitaciones que sustentan el ecosistema. Al romperse este frágil equilibrio comienza desertizarse y cuando se  supera el umbral de  resiliencia, su degradación se hace irreversible. Históricamente, ha venido siendo intervenido sin control por la minería legal e ilegal, artesanal, pequeña y grande, aunque esta última suele disfrazarse de “responsable”, “sustentable” o “amigable”, sin que desde el Estado se haya podido o querido detener esa vorágine que  destruye el hábitat de los pueblos indígenas y difunde en ellos  la cultura minero-extractivista. ¿Será Mr. Danger quien pondrá “orden” en el bochinche minero actual? ¿A cambio de qué?  En ese caso, ¿Qué papel jugaría el Estado?

El grueso del oro extraído va a los grandes compradores allende frontera, al BCV solo llegan migajas, mientras al país le queda el legado perenne de una devastación irreversible. Para extraer una onza de oro debe removerse de 7 a 8 toneladas de terreno ¿A qué costo ambiental, social, político y económico?  La minería vista con un enfoque economicista, divorciado de su impacto ambiental, social y político, crea una espejismo rentista, funcional al modelo neocolonial, generador de dependencia, pobreza y opresión.

El presidente le dio play al “Arco Minero del Orinoco”, presentándolo como una de los “motores”  para salir de la crisis. Promete “monetizar” las reservas mineras de oro una vez certificadas y transadas con el capital canadiense, estadounidense, chino, ruso o europeo. Con ello se asume como política de Estado la mercantilización de la naturaleza propia del “capitalismo verde” ¿Será una venta a futuro o un futuro en venta?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2063 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Gustavo Márquez Marín

Gustavo Márquez Marín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a226055.htmlCd0NV CAC = Y co = US