1914 –2022. ¿Una sola y larga guerra?

Apreciados amigos y amigas, sé que no soy, ni pretendo serlo, el primero con las últimas y que quizá sea más bien el último con las primeras, pero vuelvo a recordarles algo que les he dicho antes: lo que era una presunción bastante probable hace unos meses cuando se popularizó el hasta entonces silenciado tema de Ucrania, se ha tornado rápidamente en una clara realidad, como también era previsible; y en una realidad cercana, casi inminente. Estamos bordeando la Tercera guerra mundial. Es más, sin saberlo, estamos ya entrando en ella. Lo he escrito y repetido varias veces en artículos anteriores a este. Estados Unidos (EU), en medio de su creciente decadencia y dirigido por el demente senil que hoy lo preside, sucesor emérito del loco anterior, está decidido, como sea, a destruir a Rusia y a tratar de parar luego a China para seguir dominando al mundo como hasta hoy. Por eso nos está llevando en forma acelerada a esta guerra, bozaleados como estamos por unos medios suyos que son hoy más mentirosos, más cínicos y más suyos que nunca.

Y, -algo que tampoco hay que olvidar-, EU hace lo que quiere contra Rusia, seguido por todos los organismos internacionales que maneja a voluntad; y por una imbécil y servil Europa que parece ignorar que de esa guerra ella será, es más, ya es, la primera víctima. Y que lo es porque el principal campo de batalla de esa guerra será otra vez Europa, la misma Europa que cuando era dueña del mundo, en la primera mitad del siglo pasado, provocó y protagonizó las dos primeras de esas Guerras. ¿Es que acaso no vemos que con su prepotencia criminal y ciega EU nos está arrastrando a todos y todas a esa guerra, a una guerra que esta vez no solo sería mundial sino además nuclear? ¿Es que no nos damos cuenta de ello? ¿o es simplemente que no queremos verlo?

Esto que ocurre hoy con esa ignorancia, ese desinterés y esa ceguera, no es tampoco algo tan extraño porque en realidad hay precedentes, aunque no tan graves. Y es que las guerras que luego calificamos de mundiales no suelen declararse ni anunciarse de entrada como tales porque en realidad no son mundiales al comienzo. De modo que nosotros, sus futuras víctimas, que no las dirigimos, sino que las sufrimos, siempre nos enteramos tarde. Y ocurre así porque luego de advertencias, anuncios, amenazas y choques armados menores que se cabalgan, anulan o entrecruzan y que no vemos o subestimamos, es que esas guerras se revelan como capaces de afectar al mundo entero, o a la mayor parte de él. Pero para entonces es ya demasiado tarde para pararlas. Y es una humanidad presa de irracionalidad y odio la que entonces se lanza o es arrastrada a la matanza.

¿Unas palabras sobre cómo hemos llegado a esta Guerra? Bastará un rápido paneo por el pasado siglo XX y lo que llevamos del XXI. La Primera guerra mundial se inició en 1914 y empezó como una fiesta. Los soldados que partían para la guerra esperaban estar de vuelta en cosa de semanas. No tenían idea de lo que les esperaba: 4 años estancados en trincheras, enfermedad y muerte, bombas lanzadas por tempranos aviones y uso masivo de la letal iperita o gas mostaza. 20 millones de muertos, en gran parte civiles; y los soldados que regresaron volvieron enfermos, inválidos o mutilados. Todo para que las burguesías colonialistas de Gran Bretaña y Francia destrozaran a Alemania y a Turquía aumentando sus colonias asiáticas y africanas. En verdad no fue mundial y se la califica así porque al ser guerra entre potencias coloniales europeas, estas se pelearon por más colonias en partes de Asia y África y usaron soldados asiáticos y africanos como combatientes. En esa Guerra intervino EU desde 1917 y a fines de ese año triunfó la primera Revolución proletaria del mundo en Rusia.

La Segunda, con 60 millones de muertos, sí fue mundial, más letal y más monstruosa. Fue producto directo de la Primera, que humilló y arruinó a Alemania para hacerle pagar los costos de esta. El inevitable revanchismo alemán fue fuente del nazismo que, ayudado por EU y su anticomunismo, se impuso en Alemania. Hitler llegó al poder en 1933 y empezó su expansión militar con el saqueo y sumisión de Europa. Inglaterra y Francia, entre el comunismo ruso que odiaban y el nazismo alemán que admiraban, rechazaron los reiterados intentos rusos de aliarse para parar a Hitler porque querían que este atacara y destrozara a Rusia mientras ambas le entregaban a Hitler Checoslovaquia. Esa fue la cobarde traición de Munich con la que se abre paso a la Segunda guerra, lo que forzó a Stalin a firmar a toda prisa un Pacto provisorio con Hitler que le dio 2 años de pausa a Rusia antes de deber enfrentar una brutal invasión nazi que resultaba inevitable.

Y es esa Rusia comunista la que enfrenta el poder nazi y lo derrota a un alto costo, 28 millones de muertos, la mitad del total de víctimas humanas de la Guerra. Francia es presa fácil de Hitler, Inglaterra sobrevive, y EU, que teme a los nazis, entra en la guerra en 1941 pero contra Japón. EU e Inglaterra solo abren en 1944 el Segundo frente que Rusia les pedía desde 1941 y lo hacen porque Rusia está aplastando a los nazis y va pronto a liberar Berlín. Los rusos llegan primero, pero ellos, EU e Inglaterra, aliados con una Francia resucitada por partisanos comunistas, se imponen como vencedores de la Guerra sin serlo, y esa alianza empieza de inmediato a enfrentar a Rusia. Patton habla de atacarla de una vez. Churchil intenta su Operación impensable contra Rusia armando a los nazis presos. Es ya la Guerra fría, pero por lo pronto fracasa; y es solo EU, el nuevo amo de Europa, quien como tal la inicia desde 1947.

Y así como la Primera guerra produce la Segunda, con la que se continúa, esta Segunda guerra se prolonga, pero ahora al mando de EU, con la Guerra fría que este inicia en 1947 contra la Rusia comunista y que va a durar hasta 1991, cuando esta al fin se derrumba. Y EU que, con o sin comunismo, quiere liquidar a Rusia desde 1917, empieza a reformular de bajo perfil esa Guerra fría que debió acabar entonces, pero que ha hecho crecer por medio de la OTAN hasta hoy, rodeando a Rusia para provocarla y acabar de aplastarla. Y para ello utiliza a Ucrania desde 2004. Es este el cuadro que, por sobre las mentiras de los medios que EU controla, nos permite al fin intentar entender la guerra actual de Ucrania, guerra que, por su intermedio, EU dirige contra Rusia y de la que se hace responsable a esta, a una Rusia capitalista recobrada, que es otra vez potencia económica y militar que sabe defenderse. Y por supuesto para culpar a Putin, al que ese EU genocida, invasor y destructor de países, asesino de decenas de millones de seres humanos, acusa cínicamente de genocida y nuevo Hitler.

Este recuento nos muestra de paso 2 cosas. Una, que mientras a lo largo del siglo xx y lo que va de este las derechas no han dejado de hablar de paz y de fin de las guerras, y hasta de fin de la Historia que con el neoliberalismo lo haría posible, lo que hemos tenido es más de un siglo de guerras. Y Dos, que han sido y son guerras en las que EU participó desde 1917 y que ha provocado y dirigido desde 1945 hasta hoy (Corea, Vietnam y todas las que siguen hasta Irak, Siria, Libia y Afganistán, sin olvidar las 2 bombas atómicas que lanzó en 1945 contra un Japón vencido). Todo para imponer y sostener su dominio sobre el mundo. Sin olvidar tampoco que han sido guerras genocidas que han arruinado países y dejado millones de muertos, sobre todo civiles, y que amenazan culminar ahora con esta guerra que por obra suya va cobrando perfiles de Tercera guerra mundial. La cual, si estalla, será nuclear, con todas las letales implicaciones que eso significa. El triunfo de Rusia en Ucrania es lo único que puede detener esa amenaza.

Tomado del diario Últimas Noticias.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1276 veces.



Vladimir Acosta

Historiador y analista político. Moderador del programa "De Primera Mano" transmitido en RNV. Participa en los foros del colectivo Patria Socialista

 vladac@cantv.net

Visite el perfil de Vladimir Acosta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Vladimir Acosta

Vladimir Acosta

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales