El "conmovedor" Twit de Montaner

Ricardo Montaner tiene una forma particularísima de entender a DIOS, lo ha hecho a su imagen y semejanza pues ese DIOS que él ha creado lo ha terminado de confundir como para no darse cuenta que no es lo mismo adorar al becerro de oro que el oro del becerro. Desde hace mucho tiempo este cantante se fue de su tierra, de sus varias tierras que por razones artísticas (y monetarias) puso por encima de la patria y de la matria. Hoy Montaner se consiguió a la Machado, si a María Corina en el aeropuerto, esta iba a cumplir su misión ante la OEA gracias a la solidaridad mecánica del gobierno de Panamá (contra la anfictionía) para hablar de muertes, de odios, de libertad de expresión en fin de la tiranía de Nicolás Maduro, ¡la extraña tiranía del autobusero! Que María Corina y la peor de las derechas se ha venido inventando como una excusa para la entrega.

Montaner aprovecha y le envía un twit conmovedor a esta especie de Malinche nuestra (es una de las mejores versiones de la malinche que ha sacado el imperialismo en los últimos años) dice el citado mensaje: llegué al aeropuerto y llegaba María Corina, querían cobrarle exceso de equipaje x que traía los corazones de toda Venezuela n la maleta. Equivocado Montaner otra vez, eso pasa cuando uno se hace un Dios para uno mismo, un Dios particular que nos hace ver el ego como creador del mundo. Si debe haber exceso de equipaje y mucho, pero no porque todos los corazones de los venezolanos andan con ella, en sus maletas, ¡no! Montaner, no son corazones la razón de ese tanto peso, es la conciencia, la conciencia que le pesa de tanta muerte, de tanto odio desatado por su conducta contra el prójimo – y este ni es chavista ni es opositor-. Tampoco ese peso se lo van a cobrar en aeropuerto alguno, ese peaje lo cobrará la historia en su debido momento.

Esto es como para darse cuenta que contrario a lo que canta Montaner de manera magistral no es la gloria de Dios la que maneja su vida, ni mucho menos la de la la Machado. O me equivoco si digo que en ese equipaje de corazones, de todos, como dice el cantante, no va ni el mío, ni el de muchísimos venezolanos que reclamamos paz, ni mucho menos el corazoncito de algún niño que se quedó esperando a su padre cuando una guaya de acero (que no es precisamente el hilo invisible que en tu canción lleva a la gloria de dios) impidió ese encuentro, (aquí la realidad nos deja notas como para que el cantante cante la verdad en poesía: esa noche que un ángel iba en busca de su luna, un hilo invisible abortó su misión). No creo que vaya tampoco el corazón de la madre o el padre del militar que fiel a la patria cumplía con ella cuando una bala fue a su encuentro, una bala pagada con anticipación con las mismas monedas con las que María Corina viaja en ese avión. Esos cobre, son los denarios aquellos con los que se traicionó al Jesús histórico. No debe ir tampoco el corazón de los familiares de la señora que murió en los brazos de los suyos porque unos seguidores a ciegas de María Corina le impidieron el paso.

Definitivamente Montaner, tiene tantas patrias …pero no tiene ninguna quizá sea colombiano cuando le interese, pero nunca ha cantado contra los paracos o el presidente de aquel país que institucionalizó la muerte, es argentino cuando le conviene, pero nunca en sus canciones se ha dejado escapar aunque sea un pequeño grito por el soldado de ese país que quedó sembrado en las Malvinas, es venezolano y sabe de esa patria por lo que le cuentan, siente el dolor lejano de una manera extraña.

Definitivamente este cantante tiene una definición estrecha de esa gloria de dios que canta, que ve gigante y sagrada y no dudamos que así sea, solo que los que creemos en ella lo hacemos desde los cristos rotos que todavía nos existen y que nos hacen invocar el “salmo” de monseñor romero: Seremos fírmes, sí, en defender nuestros derechos, pero con un gran amor en el corazón, porque al defender así con amor estamos buscando también la conversión de los pecadores. Ésa es la venganza del cristiano… hasta donde se pueda, porque como dice Pedro Paramo, en el lápiz de Rulfo “el pecado no es bueno” para terminar nosotros invocando al che, por lo tanto hay que ser duro y despiadado…pero sin perder la ternura. Esta es la violencia de nosotros, la de los muchísimos corazones que no van en maleta alguna y que están latiendo por este país en esa violencia del amor que legara monseñor romero para entender que se debe tener mucho cuidado en traicionar esas convicciones evangélicas, cristianas, sobrenaturales, en compañía de otras liberaciones que pueden ser meramente económicas, temporales.

Ricardo Montaner tiene una forma particularísima de entender a DIOS, lo ha hecho a su imagen y semejanza pues ese DIOS…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8534 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor


Notas relacionadas