¡Basta de ensamblar huevos!

La implantación del modelo de sustitución de importaciones desde el enfoque desarrollista fracasó en Venezuela desde la década del 70. Para la intelectualidad de derecha nuestro subdesarrollo es “ausencia de desarrollo”. La no instauración de relaciones pre-capitalistas, tradicionales o semi-feudales es un obstáculo para el desarrollo de una evolución capitalista, según ellos, allí radica nuestros males y con la debida inversión capitalista estaremos en “el camino del crecimiento económico, de una verdadera integración e independencia nacional y la instauración de un fuerte mercado interno”. ¿Quien puede creer en semejante perogrullada?

El modelo de sustitución de importaciones vino a servir como el engranaje de que faltaba para la integración de Venezuela al capitalismo mundial. Este variación del modelo se basó en la producción de productos de consumo conspicuos, concentración y monopolización de la producción una estructura especializada hacia el sector consumo alta importación de insumos para la producción baja utilización de la mano de obra esto trajo como consecuencia la desintegración y desarticulación de la estructura agrícola nacional.

Otra de las falacias con las cuales trataron de falsificar la realidad económica del país fue que el desarrollo es utilización de tecnologías. En otras palabras desarrollo técnico-científico ha sido una vieja quimera en América latina, pero ¿Por qué seguimos siendo subdesarrollados? En América latina los centros de poder para asegurar la dependencia impusieron modelos primarios exportador y la industrialización sustitutiva de importaciones, pero negando cualquier iniciativa de transferencia tecnológica. Esta era una condición primordial para mantener la división internacional del trabajo y el denominado enfoque de ventajas comparativas.

En nuestras realidades la sustitución de importaciones se especializo en el predominio de un sector de ensamblaje no cualificado, basado en la cadena de montaje donde se arman los productos finales. La distribución del ingreso se realiza en los sectores de más poder adquisitivo de la población. Esto trae como consecuencia una anomalía estructural en los patrones de consumo privilegiando a un sector con la demanda de productos importados y otro mayoritario que consume los productos ensamblados en el país. Con el desarrollo de los sectores medios se solidifica este patrón de consumo. Alienación sostenida en base a una dinámica de continua creación de nuevas necesidades. Podemos apuntar que el denominado “aparato productivo nacional” no era más que ciertos islotes productores desarticulados, que podían sustentar una reducida capacidad de consumo. La producción no tenía entre sus perspectivas el cubrir las necesidades nacionales, solo de una parte de la población que podía cubrirlas con productos ya sean nacionales o importados. La gran mayoría quedaba fuera del circuito económico. Con la revolución bolivariana y al aumentar la capacidad de consumo de sectores excluidos se genero una dinámica perversa de desabastecimiento y acaparamiento. Además el aparato nacional no estaba en la capacidad de absorber esta demanda por su tendencia histórica importadora sin estimulo a la producción nacional.

Por otro lado en Venezuela ha sido una constante la poca capacidad para absorber el excedente petrolero por la desarticulación de la economía, el poco estímulo a la producción y una dependencia a las importaciones. La renta petrolera en su actualidad presenta una contradicción si se quiere dual por los aspectos que toca. En el desarrollo del modelo rentístico hay un crecimiento social experimentado lo que genera nuevas necesidades estructurales y orgánicas al cuerpo social. La insatisfacción de las mismas genera el antagonismo con el modelo. La segunda contradicción radica en la superación del modelo. Esta ópera en el momento en que los precios del petróleo están en su histórico más alto y no existe una verdadera tendencia a la baja, si bien oscilan esta fluctuación no es muy pronunciada ni marcada por grandes diferencias. Es así como los ingresos por excedentes son los más altos de la historia. La primera conclusión a la que se debe llegar es que el cambio de modelo no es suficiente para modificar las estructuras sociales del sistema capitalista en Venezuela. Solo algunas pautas de comportamiento capitalistas se verían afectadas pero estructuras básicas como el consumo (consumismo) serían inalteradas. Esto se debe en parte a que el rentismo se constituyó alrededor de la capacidad para ciertos sectores económicos poderosos para apropiarse de la acumulación del capital producto de la renta y de la generación de pactos y acuerdos por parte de las elites políticas y sus partidos. Una superación efectiva del modelo debe iniciar un proceso de reingeniería político social no capitalista.

El enfoque liberal de la “Industrialización Sustitutiva de Importaciones” afecto negativamente el sector agro-alimentario industrial nacional. Este modelo apuntando a la mundialización de intercambios de mercancías de orienta hacia las expectativas del sector transnacional en detrimento de las necesidades nacionales trastocando las costumbres y modos alimenticios del país y afectando seriamente nuestra soberanía alimentaria, excluyendo a grandes sectores de la población del consumo. En muchas partes se destruyeron cultivos culturalmente establecidos generando así una dependencia alimentaria. Es así que una micro-decisión individual como lo es el adquirir un huevo, genera macro-consecuencias de diversas índoles, puesto que el alimento, las vacunas, la vitaminas y los diversos elementos utilizados en su producción tienen un gran componente importado llegando a la grotesca conclusión que el huevo (lamentablemente) no es producido, es ensamblado. Debemos dejar atrás estos modelos y apuntar a un verdadero modelo de sustitución de importaciones de carácter socialista, que genere tecnología y adecuado a las necesidades nacionales.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2609 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social