Binoculo Nº 143

Pdvsa, Chávez y el gobiernito

Aprendí muchas cosas, demasiadas diría yo, del Tío Miguel. Nunca tuvo tiempo para la escuela, así que escasamente tocó el tercer grado. Pero no le hizo falta. Su erudición siempre me sorprendió. Un autodidacta que le quitó la brutalidad y la oscuridad a un nadie como yo. No existe una expresión para agradecer eso.

Los hechos cotidianos siempre me lo recuerdan. Una vez me dijo: “lo que es bueno para el enemigo, es malo para usted. Ese factor debe acompañarlo siempre, porque se lo tropezará eternamente”.

La primera comprobación de esa frase la viví cuando el imperio arremetió contra Kadafi, por allá en los ochenta. Fue la primera vez que utilice ese enunciado como herramienta para el análisis. Nunca lo abandoné.

El nombramiento de un tal Del Pino como presidente de Pdvsa, me llevó a Miguel de inmediato. Como si estuviera vivo. ¿Por qué? Porque la primera reacción fue de Fedecamaras, que es sin duda el enemigo. Las declaraciones de Jorge Roig sobre lo positivo de los cambios en el gabinete económico, va INOBJETABLEMENTE, en contra del pueblo. No importa que mi presidente Maduro se arreche. Es una medida contra el pueblo. Y termina siendo la misma actuación que tuvieron los terroristas en la guarimba pasada, cuando le vieron al pueblo cara de estúpidos a los que se les podía orinar en la cara y se quedaban con la cara chorreando. Así me siento. Como si me hubieran orinado la cara.

Pero resulta que al igual que el viejo Miguel, Chávez es mi referencia permanente. Por eso lo escucho, lo reflexiono y trato de entenderlo, porque debería ser el norte de este proceso. Pero al parecer, nadie se preocupa por tocarlo, sino para usarlo de bandera. Una vez preguntó: “vale la pena gobernar Venezuela si no se tiene control de Pdvsa”. Y sabía lo que estaba diciendo. Me imagino que el alto gobierno no lo recuerda.

Ahora resulta que una vez más se complace a la burguesía. Con la gravedad de lo que significan los cambios en el gabinete económico. Y además, más dólares para todos, incluyendo a la Polar para que produzca solo la cantidad de Harina Pan que le dé la gana para seguir chantajeando al gobierno,  a pesar de que no han explicado en qué invirtieron los 1.898.326.767 millones de dólares entregados través de una empresa del grupo llamada Provencesa. Y de paso nos quedamos sin Pdvsa. Porque un tal Del Pino, que no viene de la izquierda, y tampoco se le conoce pasado en la derecha, es el nuevo jefe nada menos que de los reales del país. Y no me vengan con el cuento de que es un comprometido por el solo hecho de que es funcionario de la estatal petrolera. No creo en esos comprometidos de Pdvsa, con algunas excepciones.

Mi tocayo Ramírez por ejemplo, que arrastraba el hándicap de ser uno de los hombres de Chávez, de los más fieles y era menester sacarlo, lo cual políticamente fortalece a Nicolás. Nada más y nada menos que el proceso se queda sin Pdvsa; o mejor dicho, manejado por manos no revolucionarias. También fortalece a Nicolás el que le haya quitado el Seniat a Diosdado, es decir, la caja de los machetes; y al gran camarada Elías Jaua, lo mandan a la nada, o lo que es lo mismo a una vaina de las comunas que ya sabemos para qué sirve. Un hombre de la valía de Jaua. ¡Que vaina!

Ahora se inventaron cinco revoluciones que tampoco sabemos que son, pero que estoy ABSOLUTAMENTE seguro no servirán para nada, porque los problemas estructurales no se resuelven con medidas coyunturales. ¿Y qué pasó con el Plan de la Patria? ¿Alguien realmente lo revisó? ¿Algún gobernador, alcalde o presidente de empresa lo puso en práctica? Terminó teniendo razón Antonio Ledezma cuando dijo que su Plan de la Patria era la Carta Magna. Murió como murió el Plan Maestro Nacional Simón Bolívar, los planes educativos, las misiones y paremos de contar. ¿A quién carajo le van a hacer creer que esas bases de misiones, serán distintas a las estructuras populares que se montaron y que no funcionaron simplemente porque el partido les puso la mano? ¿Por qué no le dieron fuerza a las estructuras que existían? ¿De dónde sacan que una vaina burocrática, manejada desde arriba, sin permitir el debate y la discusión, sin respetar las idiosincrasias y los disentimientos, va a funcionar? Nada de eso. Por allí se botarán nuevamente cientos de miles de millones de bolívares, sin que se haya avanzado en la consolidación del proceso y de la revolución. No saldrán de allí los nuevos cuadros revolucionarios, sino un montón de gente más experta en los negocios que en otra cosa. Esa es la experiencia desde hace quince años. La razón es simple. Quien esté al frente de eso, debe tener muy claro hacia dónde se va. Es decir, conciencia ideológica. Y cuando eso ocurre, entonces la burocracia no le permite moverse, porque todo lo que toca la burocracia y el partido, termina por no servir.

Es decir, en lugar de generarse un gran debate en todo el país para que aparezcan respuestas a la crisis económica y al sabotaje, se prefirió darle la patica al enemigo. Por tercera vez los empresarios ponen de rodilla al gobierno. Una vez más el gobierno demuestra que no sabe por dónde va. No sé qué carajo están analizando, pero alguien debería decirles que el panorama para el año entrante no lo van a poder solventar a punta de dólares. Y tampoco van a poder animar al chavismo para que se mueva a votar, con la arrechera que tiene ese pueblo por todas las vainas que vive desde hace cuatro años.

Recuerdo que cuando denuncié a Edgardo Parra por supuestos hechos dolosos cuando estaba al frente de Corpocentro, este ex alcalde desató una campaña en mi contra. Primero me acusó de contrarrevolucionario y luego de agente de la CIA. Hoy Parra está preso por ladrón, yo sigo en esta trinchera. Cuando en Aporrea se criticaron algunas medidas del gobierno, Nicolás corrió de inmediato a acusar a todos de contrarrevolucionarios. Alguien debió decirle que moderara el vocabulario. Entonces las acusaciones se cambiaron por los epítetos de “trasnochados y dogmáticos”.

El hecho real es que ya no tenemos Pdvsa, el gobierno está perdido en el juego de la candelita y el pensamiento de Chávez se diluye con una velocidad pasmosa, sus planes objetivos para construir una revolución. Todo disfrazado con el más radical de los discursos. Ahí viene el lobo…

Caminito De hormigas…

Hay números que comienzan a sorprender y preocupar. La oposición resucitará el año entrante debido a que el gobierno no supo cómo enterrarla. Si llegamos al 2015 con este discurso, el velorio estaría cerca…  Afortunadamente la oposición está peor. Demasiados borrachos peleando por una botella vacía. No le han dado ninguna importancia al discurso más coherente de todos ellos que es el de Henry Falcón. Que bueno. Aún hay esperanzas para la revolución…  Un sector de la burguesía estaría negociando con el gobierno el regreso de la concesión de Radio Caracas Televisión. No puedo creer que Marcel Granier vaya a ganar esta pelea…   A nadie convenció ese nuevo tren designado para dirigir el aparato alimentario del país. Ojalá y funcionen. Yo lo dudo… Recomiendo el video “La Historia no contada de Estados Unidos”. Excelente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2594 veces.



Rafael Rodríguez Olmos

Periodista, analista político, profesor universitario y articulista. Desde hace nueve años mantiene su programa de radio ¿Aquí no es así?, que se transmite en Valencia por Tecnológica 93.7 FM.

 rafaelolmos101@gmail.com      @aureliano2327

Visite el perfil de Rafael Rodríguez Olmos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /energia/a194613.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO