INVEDECOR y la articulación del Modelo Productivo Socialista

PRESENTACION

En una anterior entrega, publicada en Aporrea.Org, el día 14 de Enero de 2014 y en comunicadoresenaccion2012.blogspot.com, puntualizamos los “CONTENIDOS ANTI-CAPITALISTAS DEL LEGADO DE CHAVEZ”, específicamente en lo que tiene que ver con la construcción del modelo productivo socialista.

En esa perspectiva, focalizamos ideológicamente la premisa  “SUPRIMIR LA LOGICA DEL CAPITAL”, tal como está  reseñado  en la PRESENTACION que realizó el Cmdte Chávez ante el CNE  del  PROGRAMA DE LA PATRIA en Julio de 2012. Con esta centralidad teórico-ideológica  realizamos una sistematización documental de este legado, reseñando diversos aportes sobre el modelo productivo socialista que se  encuentran en las BASES PROGRAMATICAS DEL PSUV, LEY ORGANICA DEL SISTEMA ECONOMICO COMUNAL, los cuales apuntan al cambio en las relaciones de producción capitalista, particularmente colocamos el énfasis en  el combate a las formas de apropiación privada del excedente y la División Social del Trabajo.

Llamamos la atención sobre la necesidad  de reconocer el papel enajenante  de  esta última relación de producción capitalista y su importancia en la sumisión del trabajo al capital y por ende, el significado emancipador que posee su combate.

 Por ello, realizamos una apretada síntesis de su génesis, estructura y proceso, como DIVISION ENTRE LAS TAREAS MANUALES E INTELECTUALES, destacando algunas de sus derivaciones o consecuencias:

  • Separación teoría-práctica, divorcio entre el saber y el hacer
  • Dicotomía sujeto-objeto, contradicción dirigente-dirigido.
  • Fragmentación y atomización del conocimiento.
  • Parcelación de la tarea en el proceso de trabajo

Estas 4 derivaciones de la división social del trabajo capitalista se evidencian en múltiples aspectos prácticos que aparecen como un rosario de quejas o reclamos denominados coloquialmente:

“Se dice una cosa y se hace otra”, “Las cosas no salen como se planifican”, “Las cosas se quedan en el  papel”, “Tareismo-empirismo sin perspectiva”, “Falta de continuidad en los planes”, “No hay evaluación de lo  que se hace”, “Cada quien anda por su lado”, “No hay coordinación”.

El conjunto de estas derivaciones de la división del  trabajo capitalista están relacionadas con el COMO, las formas de hacer las cosas.

 Teniendo claro el QUE: por ejemplo la construcción socialista, la operacionalización del objetivo histórico N° 2 del PROGRAMA DE LA PATRIA, el modelo productivo socialista, tenemos dificultades en   cómo lograrlo en la práctica por falta de coordinación, por la no concurrencia en el esfuerzo

Esto lo planteo muy claramente el Cmdt. Chávez en el “GOLPE DE TIMON”, colocándolo como exigencia para una  MAYOR EFICIENCIA PARA MEJORES RESULTADOS:

“Necesitamos un nivel de interacción, de comunicación, de coordinación, de cruzamiento o cruce de planes, de diagnósticos de problemas, de acción conjunta…”

En tal sentido, esta parte de nuestro ensayo lo vamos a dirigir a aspectos metodológicos, al “saber-hacer”, reseñando las reflexiones y experiencia  sobre los problemas de coordinación de la gestión pública y  el enfoque INVEDECOR como estrategia de articulación.

I.- LOS DEFICIT DE ARTICULACION Y SU IMPACTO EN LA EJECUCION  DE LAS POLITICAS PÚBLICAS

Como resultado de las División del Trabajo Capitalista que separa la teoría de la práctica, se divide el que y el cómo, se fragmenta el saber y se  parcela el proceso de trabajo, generándose un conjunto de déficit, todos enmarcados en un cuadro de ineficiencia y  burocratismo:

1.- Desarticulación de programas, planes y proyectos. La forma   insular como se elaboran los planes, desde su propio origen están separados o divorciados. Como no hay planificación “intersectorial” cada quien anda por su lado. Por ello es muy común encontrar que los POA no se articulan con el plan estratégico o que las actividades u operaciones son un rosario de tareas administrativas sin conectores con el propio POA.

2.- Inconsistencias numéricas. Como no hay articulación organizativa, sino una atomización en la gestión, resulta difícil consolidar cifras, tener una información oportuna.

3.- Papeleo interminable. Recaudos y soportes están a la orden del día, en un ritual que distorsiona la norma, siendo  central el simple cumplimiento,  por esto en educación se ha denunciado  la trampa del CUMPLO Y MIENTO. A pesar  de estar vigente la Ley de Simplificación de Trámites, esta es ignorada olímpicamente.

4.- Separación entre lo técnico y lo político. Es muy tradicional encontrar en la administración pública una especie de conseja que permite eludir el compromiso revolucionario: “yo no me meto en política, soy un técnico”. Se trata de una pesada carga burocrática de cientos de funcionarios   que cumplen la rutina de 8 a 4, conformando la legión de “quince y último”. La expertocracia y la especialización hace que parte de este personal no pueda removerse y se perpetuán en los cargos.

5.- Síndrome del otro gobierno. Como herencia de la IV República es muy común que no exista continuidad con los planes y proyectos. El relevo en los  puestos de mando, por ejemplo,  comienza con una curva de aprendizaje y conformación de equipos de confianza, proceso este en el cual se invierte un valioso tiempo, profundizando desajustes e incertidumbres.

6.- Fallas en la coordinación entre organismos adscritos

7.-Ausencia de sistematización. Dentro de la concepción de la evaluación tradicional (calificaciones, premios-castigos) no hay balances exhaustivos ni se presentan cuentas. De tal manera, que hay siempre el riesgo de empezar de nuevo, en un círculo vicioso.

En función de tomar conciencia de esta grave situación subyacente en las diversas instancias institucionales, se hace obligante realizar un conjunto de preguntas en torno al costo político y social de   estos  problemas endemoniados, los cuales para nosotros forma parte del entramado que de la INEFICIENCIA:

• ¿Cuál es el degaste al no tener direccionalidad estratégica y no estar articulado?

• ¿Cuántos recursos  se pierden en el papeleo?

• ¿Cómo se disipa la energía por distorsiones informativas y datos  no confiables ?

• ¿Cómo influye el retardo o la dilación en el impacto de las acciones emprendidas y en el proceso  en su conjunto?

• ¿Cuáles son las razones últimas de  las demoras o parálisis por pasos, estaciones, instancias?

• ¿Cuáles son las causas de los entrabamientos: por razones técnico-jurídicas, por falta de motivación y responsabilidad, por carencia de infraestructuras adecuadas, por falta de apoyo logístico, por corruptelas?

Todos estos problemas poseen múltiples causas, siendo una realidad compleja cruzada por raíces histórico-sociales y conflictos de intereses diversos (de clase, étnico, nacionales) pero como ya reseñamos anteriormente, estamos centrado en el análisis  de la división social del trabajo: enajenación, formalismos, rutinas burocráticas.

En un estudio comparativo podemos establecer algunos criterios de evaluación o pruebas de validación del déficit o fallas en el proceso de elaboración, planificación y ejecución de políticas públicas, los cuales están vinculados con los siguientes aspectos:

  • Inconsistencia teórico-ideológica
  • Incongruencia interna
  • No Pertinencia socio-cultural
  • No Focalización social - territorial

1.- En el caso del modelo productivo socialista hemos caracterizado las bases programáticas asociadas a la SUPRESION DE LA LÓGICA DEL CAPITAL, por lo que cualquier enfoque o praxis que no esté alineado con esta perspectiva programática MINA LA CONSISTENCIA TEORICA DEL MODELO.

2.-Cuando existen vacíos y no hay nexos obligantes entre  los programas, proyectos, actividades y tareas, estamos en presencia de déficit en la congruencia y coherencia interna.

3.- Cuando no hay  legitimidad socio-cultural, existe  descontextualización y no se  apunta a la resolución de  problemas, nos enfrentamos  a un problema de  pertinencia

4.-Cuando se encuentran niveles de dispersión y atomización de las actividades y  tareas, encontramos un déficit de focalización.

Cada de uno de estos déficit o carencias, en su conjunto conforman un proceso de entropía  que afectan los resultados y anulan el impacto transformador de las propuestas programáticas.

En la implementación de planes y proyectos, podemos detectar que algunos  de estos aspectos tienen diversas valoraciones o pesos específicos.

1.- No es igual una falla de tipo teórico-conceptual que una dispersión en una tarea puntual

2.- En el proceso práctico podemos encontrar una variedad de situaciones deficitaria:

* Pueden existir casos donde existe congruencia interna entre el programa y los planes, peros fallan los proyectos, las actividades y tareas.

* En otros casos, puede estar presente la alineación entre los proyectos y las actividades pero falta la articulación programática, el horizonte estratégico.

* Existen planes y proyectos coherentes y congruentes en su estructura interna, pero están descontextualizado, no tienen sujetos, no resuelven ninguna problemática.

Este  cuadro comparativo, permite establecer un  nexo entre los déficits y  su relación causal ubicada en  la división social de trabajo capitalista: falta de correspondencia entre teoría y práctica, fragmentación del saber, parcelación de la acción.

De allí se desprende que la eficiencia por ejemplo, requiere establecer nexos, conectores, bisagras entre el SABER Y EL HACER, entre la INVESTIGACION Y LA ACCION, EXPRESADA EN  LA SIGUIENTE SECUENCIA ESTRATEGICA:

1.- Las bases programáticas contempla el enfoque general o global de lo que es necesario transformar

2.- El plan se elabora subordinado a dichas bases programáticas

3.- Le sigue un conjunto de proyectos, actividades y tareas, supeditadas al plan

En el proceso revolucionario venezolano se ha  avanzado bastante en la formulación de propuestas de planificación, que reivindican la necesidad de la articulación de políticas, como es el caso de la Ley Orgánica de Planificación Pública, donde aparecen los diversos capítulos con orientaciones para elaborar los programas de desarrollo nacional, regional, estadal, municipal  y comunal, igualmente se plantean las pautas para la formulación del Plan Operativo Anual Nacional (POAN) el POA regional, el POA Estadal, el POA Municipal y POA Comunal.

Con una pequeña muestra intencional, realicé un ejercicio de validación (Consistencia teórico-ideológica, Congruencia interna, Pertinencia socio-cultural, Focalización ) de algunos programas, planes y proyectos, encontrando  fallas en su articulación en lo que se refiere al nexo programático: Se desconocen o no se concretan las BASES PROGRAMATICAS DEL PSUV, EL PROGRAMA DE LA PATRIA, LAS LEYES DEL PODER POPULAR.

Aquí cobra relevancia citar el sentido crítico-autocrítico del Cmdt. Chávez cuando en el “GOLPE DE TIMON” exigió coherencia a los  funcionarios en  la aplicación de las leyes revolucionarias:

 “…Creo que tenemos unos nuevos códigos; creo que tenemos una nueva arquitectura legal, jurídica, empezando por la Constitución; tenemos leyes de consejos comunales, leyes de comunas, economía comunal, las leyes de los distritos motores de desarrollo; pero no le hacemos caso a ninguna de esas leyes; nosotros, que somos los primeros responsables de su cumplimiento.”

Al lado de este desacato denunciado por el Cmdt. Chávez, pueden existir problemas de concepción ideológica, enfoques burocráticos- tecnicistas, también puede haber influido el desfase en el tiempo en lo relativo al lapso legal para formalizar planes y proyectos y el momento político. En tal sentido, podemos observar que en el proceso de elaboración y aprobación del PROGRAMA DE LA PATRIA por ejemplo, se solapó con la elaboración del presupuesto, los POA, etc.

En esa dirección, si queremos alcanzar niveles de eficiencia, hay que realizar una JORNADA DE ALINEACION PROGRAMATICA  en todos los niveles del poder popular: ministerios, gobernaciones, alcaldías, comunas

Frente a esta demanda  proponemos el METODO INVEDECOR como  una ESTRATEGIA Y PROCESO DE ARTICULACION, que cumple con el mandato programático  de superar la división social del trabajo capitalista examinamos en el LEGADO ANTI-CAPITALISTA DE CHAVEZ.

II.- LA EMERGENCIA DEL METODO  INVEDECOR, COMO ARTICULACION ENTRE EL SABER Y EL HACER.

Ya hace más de 20 años que ubicamos la raíz histórico-social de la falta de correspondencia entre teoría y práctica, ubicando su origen en la división social del trabajo capitalista. Este proceso político pedagógico y de esfuerzos prácticos en una diversidad de proyectos (Proyecto Escuela Solidaria-Aragua, Proyecto Escuela Participativa-Lara, Constituyente Educativa-PEN, Misión Vuelvan Caras, PTMS, EPS-CVG ALCASA, LOE, Desburocratización del MPPE) están recogidos documentalmente en varios ensayos que permiten realizar una reconstrucción de sus implicaciones sin el pragmatismo de atacar esa situación como una problemática de última hora.

En tal sentido, vamos citar tres materiales donde esbozamos los diferentes componentes de la articulación:

a.- Algunos aspectos de fundamentación del método

b.- La experiencia de sistematización

c.- Investigación y planificación de políticas anti-burocráticas.

A continuación vamos a  realizar una exposición siguiendo ese orden lógico propuesto, donde presentaremos diversos materiales sin seguir su hilo histórico o el momento en que fueron elaborados.

A.- ALGUNOS ASPECTOS DE FUNDAMENTACION DEL METODO

En este primer aspecto vamos a apoyarnos en un material  de formación socio-política editado por el PTMS-UNELLEZ-VIPI, en cual se hace un resumen de los fundamentos y características de INVEDECOR, basado en nuestro  texto  “EL PODER EN LA ESCUELA”, publicado por  el Centro de Educación Popular Exeario Sosa Lujan.Barquisimeto.1994,

Allí se define a INVEDECOR, como un  método en construcción que está dirigido a la creación de:

a) Un nuevo modo de producción de conocimientos que impugna (va en contra) el monopolio y la jerarquía del saber, sustentando en la División social del Trabajo capitalista.

b) Una concepción del aprendizaje como interacción social constructiva.

c) Una nueva racionalidad comunicativa, centrada en el debate y en la relación dialógica.

d) Una estrategia de intervención y organización no burocrática, con procedimientos de la democracia directa y protagónica.

Desde hace mucho tiempo hemos venido detectando las limitaciones que se encuentran a la hora de hacer transformaciones en el campo social. En correspondencia con la inversión del tiempo, recursos y esfuerzos, la acumulación de fuerzas es mínima sólo por la vía burocrática, donde se ofrecen bienes materiales, y la gente se acomoda, pero no es una fuerza cualificada.

En ese sentido, no podemos hablar de la creación de una voluntad colectiva o unidad de acción consciente y racional que transforme desde la raíz esta sociedad, si se limita a algunas modalidades de participación, (movilizaciones de calle) sin traducirse en saldos organizativos para la construcción del poder popular, ya que, existe un conocimiento relativamente superficial o en algunos casos se tiene un diagnóstico de la realidad, pero no se da el salto hacia la profundización, debido a las debilidades formativas tanto teóricas como metodológicas que presentamos.

Para poder cumplir con las exigencias de acción transformadora, debemos ir más allá de los objetivos cognoscitivos (relacionados con conocer) y se hace obligante establecer puntos, bisagras, nexos internos entre:

- Conocer y educar

- Conocer-educar y comunicar

- Conocer-educar-comunicar y organizar

Si lo que se quiere es hacer un diagnóstico para tener conocimiento sobre determinados sujetos y contextos, el anterior proceso de articulación no es necesario, por lo menos de la manera como lo estamos planteando, pero si queremos, cambiar la situación a partir de su conocimiento (conocer transformando), con los sujetos y desde su cotidianidad (comprensión del contexto etnográfico), requerimos acompañar el proceso investigativo con otras acciones, las cuales en la metodologías de investigación tradicionales no se toman en cuenta: como las dimensiones Educativa, la Comunicativa y la Organizativa.

¿Por qué creemos que INVEDECOR es un método pertinente con la necesidad de construir un nuevo modelo de sociedad? Creemos que  es pertinente por lo siguiente:

a) “Construye un  consenso intersubjetivo entre los actores y autores del hecho social” (sujetos, comunidades, organizaciones sociales).

b) Facilita la integración y la unidad de acción (elaboración, discusión y ejecución de proyectos).

c) Parte de las necesidades cotidianas, respeta las especificidades y el contexto etnográfico.

d) Articula la función Investigativa con la Formativa y la Comunicativa.

e) Potencia la sistematización de las experiencias, como forma de producir nuevas teorías a partir de las reflexiones de nuestras prácticas cotidianas.

f) Combina la teoría y la práctica desde un interés emancipatorio.

g) Es un paradigma emergente y un método en construcción, no es rígido ni cerrado, pero con claridad hacia la afectación de las relaciones de producción o superación de la División Social del Trabajo.

En este orden de ideas, podemos decir que la estrategia metodológica que se emplee en la construcción del Poder Popular debe apuntar hacia la formación integral del sujeto. Por lo tanto, tiene que tocar elementos cognoscitivos (referido a los conocimientos previos de los sujetos y los nuevos conocimientos que se incorporan), pedagógicos (la formación, educación en base a lo investigado), comunicativos (es la acción de socializar los nuevos conocimientos e informaciones) y organizativos (referidos a las acumulación de fuerzas en colectivo). De eso trata INVEDECOR como articulación.

B.- EL METODO INVEDECOR COMO HERRAMIENTA DE SISTEMATIZACION

Este segundo aspecto lo abordaremos a partir de nuestra intervención en el Encuentro Internacional de Sistematización realizado  en Universidad Bolivariana de Venezuela y  publicada en la revista DIÁLOGO DE SABERES No. 2 mayo-agosto / 2009 Caracas/pp. 90-101.

En dicha intervención realicé una especie de reconstrucción histórica, narrando las condiciones que le dan origen al enfoque. En tal sentido expuse:

“El caso al que me voy a referir aquí es al de INVEDECOR, que es la perspectiva que nosotros trabajamos como método de sistematización y evaluación. INVEDECOR nace, por cierto, evaluando y sistematizando una experiencia de Educación Popular desarrollada por el Instituto Popular de Capacitación (IPC), de Medellín, Colombia.

A partir de la relación que habíamos mantenido con A Luchar y el Movimiento Pedagógico Colombiano, los dirigentes del IPC de entonces, nos invitaron a compartir esa experiencia evaluativa de 15 años de Educación Popular. Es allí donde se producen los primeros aspectos de lo que se denominó posteriormente INVEDECOR, tal como aparece en  El Poder en la Escuela, un texto elaborado hace aproximadamente 20 años, que representó para mí un insight, un destello de consciencia, en un inventario realizado por un grupo quizá tan numeroso como ustedes, tal vez unas 200 personas, que evaluaron una experiencia educativa de años del IPC.

Tuve la suerte de estar allí y escuchar las evaluaciones. Voy a repetir aquí algunas ideas que en esa ocasión se me quedaron prendidas, desde ese entonces di un salto que me condujo a lo que Bachelard llamaría una ruptura epistemológica, una ruptura en la teorización.

Ocurría que los compañeros que hacían investigación en el IPC, disponían de numerosos estudios y publicaciones pero, en una de las sesiones alguien preguntó  ¿ Cómo habían incidido esas investigaciones en la educación, en el área incluso de la capacitación? que era el nombre que tenían ellos en ese momento. Y pasaba que existía poca relación, la investigación estaba por un lado y la capacitación por otro. Los compañeros que estaban en las comunas en Medellín, organizando la comunidad en función de su vida cotidiana, preguntaban: ¿Cómo inciden las dos cosas sobre el trabajo que hacemos diariamente? Al respecto no había conexión, no había un nexo que articulara. Entonces desde ese momento se me quedó en la mente como evaluación autocrítica: la articulación y sus ausencias como fallas en la coordinación, falta de sinergia, de concurrencia, siendo las palabras que le ponemos hoy a eso. No había sinergia entre la investigación y la educación o en relación a la organización de la comuna de Medellín. Y los que estaban en el departamento de propaganda, que era más instrumental, porque lo que hacían era folletos y cosas así, no tenían una vinculación, no guardaba relación con las otras tres dimensiones, funciones, áreas de trabajo. Entonces, me empecé a preguntar ¿Qué razones encuentran los compañeros para que eso ocurra en una estructura que está en un solo edificio, están todos allí; son un grupo revolucionario vinculado al movimiento popular en Medellín, además son nacional e internacionalmente conocido. Me dije tiene que existir una razón para que exista esa fragmentación, esa dispersión del esfuerzo, esa atomización, que es cognitiva, que es organizacional, que es hasta dinámica personal y profesional. Entonces al hacerme la pregunta, se me presentó como un gusanillo de indagación, de problematización, que me condujo a una reflexión, que desde ese momento es para mí una ruptura incluso con cierto tipo de marxismo, con la cultura de la izquierda tradicional o del pensamiento crítico.

Por ella ahora voy a plantearles a ustedes el alcance de esa reflexión, una especie de meta-cognición, para que ustedes tengan un anclaje que les pueda servir para comprender este debate que hemos planteado desde hace décadas y desarrolla- do con muchos de ustedes. Pero sé también que la gente muchas veces dice: Invedecor, ¿Qué es eso, un fármaco? INVEDECOR, es una palabra que resulta de la integración de las primeras letras donde está Investigación, Educación, Comunicación y Organización; y de esa composición de letras nosotros sacamos las siglas. Alguien puede decir, eso es una suma ecléctica, o, una especie de pasticho pedagógico: uno le suma investigación, educación, le suma comunicación y organización, y esta INVEDECOR; esta es la perspectiva mecánica del asunto y debemos tener cuidado con eso, porque esa es la interpretación de la forma tradicional de asumir la producción del conocimiento.

En mi caso, formado en corrientes marxista tradicionales, en éste caso del marxismo-leninismo de inspiración soviética, me había educado en la onda de que la revolución consiste en expropiar a los ricos, quitarles la propiedad, eliminar el libre mercado. Había suscrito que ese era el marco de un proceso revolucionario, y se nos había olvidado -por lo menos a los marxista que he conocido en América Latina que se orientan por el enfoque soviético- un pequeño problema, que es lo que ustedes conocen en mi discurso monotemático, porque tengo una posición obstinada respecto a eso, de que hay un problema con la División Social del Trabajo, que el marxismo que hemos conocido subestimó las implicaciones de esta relación de producción que, es más importante a la hora de las chiquiticas en la producción de la enajenación y en la reproducción de las clases sociales.

La División Social del Trabajo capitalista,  fragmenta la mente y el cuerpo, las tareas intelectuales y las manuales, fragmenta el conocimiento en términos disciplinarios y de especialización, porque son los pedacitos del saber y de la vida, que están por allí regados. Esto no es una metáfora, al contrario, es una forma de producir la vida, eso está organizado en la fábrica, y sino que me lo digan mis hermanos vinculados al proceso formativo en Alcasa, el Taylorismo que está en la empresa. Aquí hay como 6 o 7 personas vinculados a CVG - Alcasa- y saben la pelea terrible que hemos dado en dos años con ese monstruo del taylorismo en la organización del trabajo, fragmentario, parcelario, repetitivo, enajenante, donde los trabajadores viven un verdadero calvario. Y asumimos la responsabilidad de darle duro a esto.

Ese proceso taylorista de dividir las actividades manuales e intelectuales se reproduce en la escuela. En el currículo, hago una relación de los aportes de Taylor al concepto del currículo por asignatura, por materias, por contenidos y todas esas cosas que ustedes conocen, que se viven en la escuela y se reproduce en la universidad como currículo oculto.

Lo que acabo de señalar lo conocemos de cerca, porque somos un equipo que hemos pasado 20 años realizando investigación en educación. Y he visto las dos cosas, ahora en los últimos dos años en Alcasa, he visto de cerca, y en carne propia lo pude constatar, de que esto no es una metáfora. Ese problema de la fragmentación del saber no es una exquisitez de epistemólogos o de filósofos, es una cosa tan concreta en una jornada de trabajo; en lo que allá se llama prácticas operativas, en el caso de un trabajador especializado en mantener una celda, son ocho adscripciones en su puesto de trabajo que, las ejecuta repetitivamente en 24 horas en condiciones severas de trabajo. Y esa persona pasa 25 años repitiendo 8 prácticas fragmentadas. Eso es una proyección que se expresa en el currículo, en las asignaturas, en la división escolar de los horarios, de los espacios de las escuelas, las facultades. Y si no ponemos en discusión eso, no creo que exista revolución posible.

En el último evento del Movimiento Pedagógico, que cómo hace un mes se realizó en Maracay, presenté un texto donde digo: “compañeros, aprendamos a combatir un enemigo que es invisible”. Invisible porque la División Social del Trabajo no se aparece, hay que descubrirla, hay que buscar una forma de comprender eso, hay que recrearse, hay que destruir un discurso, una forma de entender el conocimiento. Le decía a los compañeros maestros reunidos allí: a veces condenamos al ministro, o, al director de zona, pero, nos hemos preguntado: ¿cómo está la división social del trabajo en nuestro propio salón de clases?; ¿cuál es nuestra práctica pedagógica en relación: al alumno, al docente, a los directivos, a la comunidad?; ¿es que nosotros no somos reproductores de la división del trabajo?, obviamente no la conocemos y le tenemos arrechera al director, y ¿por qué no le tenemos arrechera a la división social del trabajo?

En el referido evento, convocaba a los maestros a buscar el origen de la problemática -si algo puedo señalar en mi obstinación, es que por convicción, por una actitud de compromiso frente a este problema, del combate permanente a la razón dominante como es este tipo de relación de producción-, nosotros no podemos estar destruyendo a las personas, atacando al sujeto, sin ver el conjunto de estructuras, el origen de esta problemática que va más allá del sujeto – porque a veces cambiamos de director, presidente, sustituimos al sujeto, entonces estamos otra vez criticándonos y lamentándonos, nos equivocamos el tipo se corrompió, se hizo burócrata, no dio la talla. Es que a veces nosotros en la óptica, en el enfoque podemos tener un grave error de concepción, teórico, metodológico, que es que penalizamos a las personas y no vemos lo que subyace, el soporte que está detrás de eso.

 En INVEDECOR cuando vemos la educación, investigación, comunicación, eso tiene un cemento, tiene una ligazón, tiene una articulación y exactamente es el ataque a la razón dominante que tiene como soporte la División Social del Trabajo capitalista. Por ejemplo, en la investigación, en el terreno epistemológico, ponemos en discusión: la separación entre la teoría y la práctica; la relación sujeto/objeto que debe ser distinta; reconocemos el contexto y la problemática. Entonces, en el área de la epistemología tenemos una lectura, cuyo problema fundamental es el problema de la relación entre la teoría y la práctica.

En educación la relación docente/ alumno, o docente/docente, docente/directivo, docente/comunidad, el conjunto de relaciones en la escuela y el proceso de aprendizaje. Eso está sedimentado, está cualificado por el ataque y cuestionamiento a la división social del trabajo. Y la reflexión en aquel momento junto a grupos de educación popular –porque tengo que reconocerle a los grupos cristiano, del Centro de Educación Popular Exeario Sosa Luján de Barquisimeto-, que con ellos durante tres meses estuvimos haciendo esta reflexión para producir un texto que se conoce como “El Poder en la Escuela”. Y sistematizamos cómo se expresa la División Social del Trabajo en la investigación, en la educación, en comunicación y en la organización. Luego nos planteamos una visión global, totalizadora del enfoque. Se trata de un paradigma en construcción que, implica una manera distinta de entender la investigación-acción.

Después de muchos años dando talleres de IAP me di cuenta que esta era insuficiente sino pasaba de la investigación diagnóstica a la acción, y allí hay unas demandas que tienen que ver otra vez con Invedecor. Es decir, nadie transforma sino desarrolla un proceso de conocimiento –pero, es verdad lo que decía Freire, no sólo con educación podemos cambiar el mundo- yo por experiencia puedo decir que eso es cierto, igualmente con investigación solamente no se cambia, no basta con conocer, ser un iluminado super sabio; es que solamente con comunicación podemos cambiar, la estrategia comunicativa aun teniéndola, no es suficiente; es que aun teniendo las tres bisagras investigar, educar y comunicar sin el concepto de organizar la fuerza social que produce los cambios, no son suficientes

Considero que hubo errores que tienen que ver con la forma de producir saberes, conocimientos y su nexo con la comunicación. Si los saberes de la gente, de los ciudadanos, de los hombres y mujeres, de las comunidades no son considerados constituyentes, es decir no son parte de un proceso, ya tenemos un problema en su viabilidad, es un problema de legitimidad y vamos a tener un problema de gobernabilidad. Todo proyecto, y eso es una de los rasgos del origen de los muchos fracasos de los proyectos sociales, uno se pregunta: quién los montó? un grupo de especialistas; ¿con qué técnica? ¿Con cuál metodología? Inventando? Con esto quiero decir que tecnocráticamente son unos ladrillos, pero cuando uno le busca el sujeto social, el contexto, la problemática, no lo encuentra.

Un pequeño problema que tienen es el siguiente: están súper coherentes en la fundamentación teórica y técnica. Pero uno los revisa y se pasea buscando el sujeto social, y no aparece. ¿Y el contexto? bien, gracias. La problemática: no resuelven problemas. Y entonces uno dice: ¡coño, estamos jodidos!. Puede ser un tronco de proyecto. Incluso, puede ser una tesis de grado o los trabajos de ascenso sin destino que tenemos nosotros en la universidad. Arrechísimos en la formulación de la consistencia teórica y en la forma de presentación y hasta en los kilos (aquí se miden por kilos o por número de páginas, para que sepan, para que tengan conciencia de eso). Y uno se pregunta: ¿y la pertinencia de esas tesis, trabajos de ascenso o en la producción proyectos de investigación que ustedes conocen? Entonces uno descubre que ahí faltan elementos que tienen que ver con esto.

Si las comunidades, los revolucionarios, no hacemos sistematización, no nos ubicamos en un determinado enfoque o paradigma para asumir la sistematización, es posible, muy posible, que terminemos reproduciendo; terminemos como en un ciclo vicioso de volver a empezar y podemos constatar esos riesgos, esos peligros, que los estamos alertando públicamente. Si nosotros no rectificamos a fondo, y la palanca para la rectificación es la sistematización, tal como lo planteó el compañero, doy una lectura política a eso para ser bien directo. Lo que usted planteó apliquémoslo a la gestión pública, a la práctica docente en la universidad, a la práctica de salud, al desarrollo de los Consejos Comunales, apliquémoslo, apliquémoslo, apliquémoslo y usted verá que se convierte en un acto subversivo que implosiona todas las estructuras de poder y los anacronismos…Y entonces, reivindico que desde donde estamos, la sistematización es un arma política, una herramienta de poder transformador, es un camino hacia la liberación, la emancipación, teniendo como centro el ataque a la división social del trabajo capitalista teniendo como centro ese cemento que es lo que une las bisagras de educar, comunicar, organizar, etc. Por eso somos constructores de sueños, profesionales de la esperanza.

C.- INVESTIGACION Y PLANIFICACION DE POLITICAS  ANTI- BUROCRÁTICAS CON EL METODO INVEDECOR

Este último aspecto, los vamos a describir a partir de la experiencia investigativa y anti-burocrática impulsada en el MPPE en los años 2010-1011, teniendo como soporte documental el folleto que lleva como título “RESUMEN DESCRIPTIVO DE LA JORNADA DE EVALUACION DE LA GESTION EN EL MPPE”. Junio de 2011, donde se resume la investigación, las propuestas y el plan de acción, dirigido a la desburocratización del ministerio.

A partir de ubicar algunos   nudos problemáticos que están presentes en la vida interna del MPPE, emergió la problemática de la falta de “articulación”  en el conjunto de la gestión ministerial.

En esa dirección, se acordó realizar la lectura de diversos materiales y convocar a un ciclo de  talleres con este enfoque, ampliando la invitación a todas las direcciones y organismos adscritos.

En tal sentido, el despacho el 5 de Marzo de 2010 convocó a la realización de la jornada de discusión con las siguientes orientaciones:

 1.-  Asistir a la mesa de trabajo  en el seno del MPPE, con el objeto de examinar la problemática interna en lo que tiene que ver con debilidades y amenazas de carácter administrativas, organizacionales y pedagógicas.

2.- Las direcciones  debieron presentar una breve caracterización de los indicadores más relevantes de los principales problemas que confrontan, en la siguiente perspectiva:

--Detección de problemas pedagógicos, organizativos o administrativos.

-- Origen o causas de los mismos

-- Actores institucionales o sujetos involucrados.

-- Propuestas de solución e indicadores que ubiquen las oportunidades de mejoras.

Considerando la evaluación previa de la problemática encontrada en los niveles, se desarrolló una descarnada reflexión sobre los problemas de la falta articulación, ausencia de sinergias y coordinación en el MPPE.

En las jornadas preliminares que se realizaron bajo la dirección de la Vice-ministro Yris Sánchez y donde participaron los diversos niveles y modalidades se evaluaron algunos aspectos críticos en torno a la ejecución de los distintos POA, entre los que destacan:

-- Enfoques y prácticas pedagógicas no alineadas con el PNSB y con la LOE.

-- Déficit en la coordinación de programas y proyectos.

-- Distorsiones informativas a nivel central y en las zonas educativas.

-- Trabas administrativas que obstruyen o anulan el esfuerzo educativo

Posteriormente, en las siguientes jornadas de trabajo con el conjunto de directores del MPPE, (las cuales  alcanzaron alrededor de 7 sesiones de 4 horas de duración cada una), se desarrollaron dinámicas como preguntas y lluvias de ideas para detectar la problemática. Del conjunto de las relatorías y de los documentos, surge el siguiente cuadro problemático:

DEBILIDADES EPISTEMOLOGICAS

1.- No hay producción colectiva de saberes.

2.- No se trasciende las apariencias y el dato empírico.

3.- La información es parcelada  o fragmentada.

DEBILIDADES PEDAGOGICAS

 1.- Fallas en la articulación conceptual y metodológica entre el PNSB, LOE, Plan estratégico del MPPE y los niveles y modalidades.

2.- Diferencias de enfoques pedagógicos que no han sido sincerados ni procesados, como por ejemplo, el nexo entre currículo y la educación inicial o media técnica.

3.- Intoxicación informativa y solapamiento de programas y proyectos.

4.- Pasticho pedagógico por reformas e innovaciones inconclusas y sin evaluación

5.- Burocratismo y papeleo en los PEIC y PA

 En la caracterización y sistematización de la problemática organizativa que confronta el MPPE, en el diagnóstico y las propuestas de solución a las debilidades detectadas anteriormente no nos sirven  las tradicionales   herramientas de la gerencia capitalista, entre las que están: el Marco Lógico,  la Planificación Estratégica, la Calidad Total, Reingeniería, Balanced Scorecard o Cuadro de Mando Integral, ya  que en todas estas metodologías predomina el paradigma positivista bajo la dictadura de la métrica, sin valorar adecuadamente la intersubjetividad y los conflictos de intereses   sin implicar a los actores, sin atender  los procesos integralmente desde un punto de vista político.

Las exigencias de la transformación del MPPE nos plantean unas preguntas directrices ineludibles que tienen que ver con aspectos cognoscitivos, pedagógicos, comunicativos y organizativos, donde hemos enmarcados el anterior cuadro de debilidades:

• ¿Como el conocer ayuda a la concientización sobre el rol de la educación liberadora y el papel de la nueva institucionalidad que demanda el MPPE?

• ¿Cuál es la racionalidad comunicativa que permite la interacción de los sujetos en la transformación de su cotidianidad  en las distintas dependencias del MPPE: direcciones, zonas, escuelas?

• ¿Cuál forma de intervención y organización responde a las necesidades sentidas de los equipos ministeriales y facilita su participación integral?

Si  no respondemos a tales interrogantes y no articulamos el conocer con el hacer, (superando la división del trabajo capitalista que consagra la separación de las actividades intelectuales de las manuales, la teoría va por un lado y la práctica va por otro, decimos una cosa y hacemos otra), se   perpetuarán las debilidades y amenazas en la vida interna de la organización:

• Se fracasa porque el conocimiento no se hizo conciencia colectiva, no se desarrolló un aprendizaje colectivo en torno al PNSB o la LOE por ejemplo,

• No se aplicó una estrategia comunicativa adecuada

• No se acumuló fuerzas en términos organizativos

•La resistencia al cambio y la oposición que surge de los “intereses afectados” son mayores que las fuerzas que empujan en la dirección de la transformación social.

De allí surge la urgencia de tomar partido por una opción epistemológica no positivista, que permita  dar cuenta de las  debilidades detectadas en las diversas sesiones  de trabajo: Frente a estos estragos de la división del trabajo capitalista y sus derivaciones burocráticas hemos venido desarrollando una propuesta metodológica bautizada con las siglas INVEDECOR, lo que en términos nominales resulta de la combinación de las primeras letras de INVESTIGAR, EDUCAR, COMUNICAR, ORGANIZAR. Construir el nexo, las bisagras,  el  puente, la articulación entre el saber y el hacer    ( como unidad en construcción ), demanda de mediaciones cognitivas, comunicacionales y organizativas.

Por supuesto, no se trata de la suma de funciones, entendiendo que INVEDECOR como totalidad concreta no es la suma de las partes. O sea, la estrategia de articulación del saber, aprender, comunicar y organizar en este enfoque posee como nexo orgánico el combate a la división social del trabajo capitalista, y sus derivaciones en los siguientes planos:     

- En el terreno epistemológico, enfrentar el divorcio o separación entre el investigador-investigado.

- En el ámbito pedagógico, superar la distancia docente-alumno.

- Desde el ángulo comunicativo, combatir el desencuentro emisor-receptor

- Y desde la perspectiva organizativa, resolver  el conflicto-dirigente-dirigido

Veamos las implicaciones de estas premisas teórico-metodológicas en la construcción de un nuevo paradigma como modo de producción de conocimiento, que permite construir la unidad o identidad entre la teoría y la práctica, combatiendo en tal sentido una de las derivaciones de la división social del trabajo, es decir, la separación entre las actividades intelectuales y manuales. De allí la necesidad de:

•- Empalmar el saber y el hacer, construir nexos entre la investigación y la acción.

•- Participación e implicación colectiva en la producción de conocimiento.

•- Contextualización y pertinencia del conocimiento, inserción en problemáticas específicas y en comunidades concretas.

•- Diálogo de saberes y construcción del imaginario colectivo.

•- Verdad como intersubjetividad, la praxis como criterio de validación.

Las premisas y la metódica que subyace en INVEDECOR permite la  EVALUACION DE PROCESO, SISTEMATIZANDO LAS EXPERIENCIAS Y CONSTRUYENDO LA ARTICULACION, A PARTIR DE PREGUNTAS DIRECTRICES:

• ¿En qué estamos fallando: producción de conocimiento, aprendizajes, comunicación, espacios organizativos?

• ¿Dónde están las debilidades y amenazas: en una inadecuada estrategia comunicativa, en déficit informativos, en el conflicto cognitivo?

En la ejecución del  cuerpo propositivo que surge de la investigación, desde lo epistemológico, pasando por lo pedagógico, hasta lo organizativo, proponemos emplear una nomenclatura que permita puntualizar la dirección estratégica  y el vínculo espacial-temporal con  las acciones concretas:

1.- Finalidades: se trata del logro de mayor alcance.

2.- Objetivos: es una desagregación de las finalidades

3.- Metas: es la ubicación de las  finalidades y objetivos  en términos temporales y en unidades de medidas.

4.-Tareas: son las acciones concretas, actividades  u operaciones dirigidas a alcanzar las metas-objetivos-finalidades.

En esta nomenclatura están presentes diversos conectores e inclusores, como secuenciación y desarrollo progresivo del plan. Igualmente su lectura permite valorar el grado de implicación entre uno y otro: si no se realizan las acciones no se alcanzan las metas y mucho menos  se logran los objetivos y las finalidades.

De la misma manera existe una demanda de construcción de sinergias entre acciones-metas-objetivos-finalidades, presentándose gráficamente  como una pirámide que tiene en la cúspide las finalidades, seguido de múltiples objetivos, variadas metas y en las base muchas acciones, siendo clave su eslabonamiento, enlace, amarre, condicionamientos, reciprocidades, interdependencia.  Ejemplo de esta direccionalidad estratégica:

PROBLEMÁTICA:

LA NO EXISTENCIA DE ARTICULACION ENTRE EL PNSB-LOE Y    EL CONJUNTO DE LAS PRACTICAS PEDAGOGICAS Y ADMINISTRATIVAS DEL MPPE

FINALIDAD:

En correspondencia con el aspecto 4º del PNSB  que se refiere al modelo productivo socialista, donde se señala que el trabajo tendrá significado si se elimina la división social del trabajo  capitalista y la jerarquía que lo acompaña y el Art 6, numeral 3, ordinal d, de la LOE, que establece la formación socio-cognitiva integral, armonizando el saber con el hacer, superando la separación entre las actividades manuales  e intelectuales, la educación y el trabajo liberador que supera la enajenación, deben estar presente en el desarrollo curricular, en la formación docente, en los PEIC-PA, en la estructura  y en el funcionamiento del MPPE.

OBJETIVOS

1.- Objetivo investigativo: diagnosticar las diversas implicaciones de la división social del trabajo capitalista en las prácticas educativas. 

2.- Objetivo de aprendizaje: comprensión teòrico-pràctica del impacto de la división del trabajo en los contenidos curriculares, en las formas de planificación educativa, en las estrategias metodológicas y en la evaluación.

3.- Objetivo comunicativo: difundir a través de diversos medios e instrumentos comunicativos las manifestaciones de la  enajenación del trabajo.

4.- Objetivo organizativo: promover nuevas formas de intervención y organización que supere el burocratismo y la separación entre dirigente-dirigido.

METAS

1.- Metas investigativas: realizar en el segundo trimestre del 2010 6 proyectos investigativos sobre el impacto de la división del trabajo en el currículo y en la formación docente, incorporando a los miembros de la MTAE.

2.- Metas de aprendizajes: formar en el mismo lapso a 30 miembros de la MTAE en el método INVEDECOR.

3.- Metas comunicativas: editar un texto con la crítica a la división del trabajo, realizar programas de radio y publicaciones en internet alusivos al tema.

4.- Metas organizativas: constituir en este 2º trimestre 20 círculos de estudio en las direcciones donde se están ejecutando  los planes transformadores. Formar 30 mesas de trabajo para sistematizar las experiencias.

TAREAS:

 1.- Tareas investigativas: conformar los equipos de investigación y sus respectivas líneas de trabajo en relación a los nudos programáticos consecuencia de la división del trabajo capitalista, sistema de funcionamiento, ubicar los soportes logísticos. 

2.- Tareas de aprendizajes: hacer un arqueo bibliográfico sobre la metodología de la investigación, editar materiales de apoyo,  asignar lecturas, establecer cronograma para los talleres, seleccionar facilitadores, ubicar los espacios y el apoyo logístico.

3.- Tareas comunicativas:  conversatorios y convocatoria para ubicar los voceros que participaran en los programas  de radio, elaboración de trípticos explicativos  en torno a la  problemática, llevar un registro abierto  donde se sistematicen las experiencias, constituir equipos que elaboren páginas o blog en internet,  selección de temas a publicar.

4.- Tareas organizativas: selección de los miembros de los círculos de estudio, constituir redes de los diversos equipos,  designar coordinadores de las mesas de trabajo y comisiones por áreas.

Como se observa una sola finalidad se desagrega en múltiples objetivos y estos en un sin número de metas y tareas. Aquí lo significativos es que no hay “tareismo”, sino que cada acción está encadenada con propósitos ulteriores: metas-objetivos-finalidades. De igual manera, la finalidad no es una simple postulación, sino que es un valor que guía la práctica en el día a día. De esta manera se alcanza la articulación entre  la teoría y la práctica, la unidad entre el saber y el hacer.

Debe estar claro que no basta con  definir las finalidades, objetivos, metas y tareas y colocarlas en los documentos, revistas, carteleras, si la práctica diaria no está inspirada y moldeadas por las finalidades de la educación liberadora: desde las acciones más sencillas del vigilante-portero, los directores y vice-ministros, los objetivos del POA, los programas como Todas las Manos a la Siembra y CANAIMA, hasta los PEIC-PA.

Por ello, la misión  es socializar en el conjunto de actores que hacen vida en el MPPE, las finalidades educativas y la necesaria articulación con planes y proyectos:

1.- Se trata que las acciones concretas de cada dependencia ministerial sea guiada por la finalidades político-ideológicas,  y por supuesto educativas, que están contempladas en la CRBV, en  el PNSB y  en  la LOE.

2.- Antes  de formular objetivos,  plantearnos metas  y tareas, debemos tener claras  dichas finalidades como VALORES INSTITUCIONALES.

III.- CONCLUSIONES

Como conclusiones de estas lecturas, tendríamos la obligación de interrogar si sus premisas tienen validez para evaluar y sistematizar los programas de desarrollo, los POA y su articulación con el PROGRAMA DE LA PATRIA, al calor de estas preguntas directivas:

  • ¿En el proceso de elaboración se democratizó el saber, como conocimiento colectivo?
  • ¿Se hizo conciencia colectiva, desarrollando  un proceso de  aprendizaje?
  • ¿Se aplicó una estrategia comunicativa integral, desde los medios masivos hasta la conversa?
  • ¿Se acumuló fuerzas en términos organizativos desde las bases populares ?

En la sistematización de las experiencias y en la estrategia y en el proceso de articulación del Programa de la Patria, con planes a nivel nacional regional y local las anteriores interrogantes, orientan  otra batería de preguntas en términos deficitarios:

¿En qué estamos fallando: en la producción de conocimiento, en los aprendizajes, colectivos, en los procesos de comunicación, en la falta de  espacios organizativos?

¿Dónde están las debilidades y amenazas: en una inadecuada estrategia comunicativa, en déficit informativos, en el conflicto cognitivo?

Las respuesta a estas preguntas directrices, son suficiente justificación que demanda   un proceso de EVALUACION  Y SISTEMATIZACION  de la articulación del  PROGRAMA DE LA PATRIA

16 de Enero de 2014



Esta nota ha sido leída aproximadamente 17375 veces.



Carlos Lanz Rodríguez


Visite el perfil de Carlos Lanz Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Movimiento Estudiantil, Educación


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /educacion/a180250.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO